domingo 29.03.2020

“La normalidad no llegará hasta junio de 2021”

José del Olmo, vicepresidente del Centro de Investigación, Historia y Estadística del Fútbol Español considera que “el combate (contra el Covid-19) va a ser largo”
José del Olmo (d), junto al portugués José Mourinho cuando elegido como el mejor entrenador del 2004, en una encuesta organizada por la Federación Internacional de Historia y Estadística del fútbol (IFFHS)  | cedida
José del Olmo (d), junto al portugués José Mourinho cuando elegido como el mejor entrenador del 2004, en una encuesta organizada por la Federación Internacional de Historia y Estadística del fútbol (IFFHS) | cedida

La normalidad competitiva en el fútbol de alto nivel no llegará hasta junio de 2021 porque este deporte no podrá recuperarla antes de que lo hagan otras actividades, según señaló José del Olmo, vicepresidente del Centro de Investigación, Historia y Estadística del Fútbol Español (CIHEFE).

“El combate va a ser largo. La primera pregunta, todavía sin respuesta, es cuándo se va a volver a la vida normal. Hay que esperar vacunas, medicación y curaciones y solo a partir de entonces se podrá hablar de la viabilidad de una actividad masiva, con entrenamientos regulares y estadios llenos”, explicó Del Olmo en una entrevista.

“El deporte profesional, no solo el fútbol, debe aceptar su realidad. Hay sectores como el de la hostelería o la cultura que se hunden y otros que se ven reforzados porque la crisis actual los necesita. La solución está en manos del tiempo y de la ciencia”, añadió.

Como historiador del fútbol, recordó que la situación apenas tiene precedentes en Europa y muy pocos en África, donde sí se han suspendido competiciones en algunos países por el Ébola, guerras civiles o atentados importantes.

“En España el principal precedente es el de la Guerra Civil, pero la competición no se suspendió, sino que no comenzó, ya que el conflicto bélico estalló en verano, antes del inicio de la Liga. El caso fue idéntico en el inicio de la Segunda Guerra Mundial en el verano de 1939”, continuó.

Consideró que va a ser muy difícil acabar la temporada 2019-2020 con una cierta normalidad y que la 2020-2021 deberá estará más comprimida.

Según Del Olmo, las clasificaciones para las competiciones europeas y los ascensos y descensos son los dos temas más comprometidos en el panorama futbolístico español.

Al respecto, admitió que en la actualidad, las cuestiones estrictamente competitivas sobre la que trabajan tanto CIHEFE como la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol (IFFHS) están cada vez más condicionadas por la vertiente económica que marca al fútbol profesional.

Por ello, señaló que no se pueden dejar de lado las consecuencias negativas en este ámbito derivadas de la imposibilidad de competir, pero también indicó que “solo con dinero no se pueden solventar determinadas situaciones”.

Para ello puso como ejemplo cómo afectaría no subir a Primera a Cádiz o Zaragoza, los dos primeros clasificados de Segunda en estos momentos.

Una hipotética solución podría estar en una Liga con veintidós equipos el año próximo, aunque con el hándicap inevitable de disponer de menos fechas para competir, agregó.

Si no se compitiera más esta temporada, también habría que resolver el acceso a la Liga de Campeones, quizá con la clasificación de los cuatro primeros de la Liga española en la actualidad.

En este sentido, recordó que el Barcelona y el Real Madrid todavía no están en cuartos de final, pero el Atlético de Madrid sí que lo está y que aunque no se encuentra entre los cuatro primeros en España, merecería estar en la siguiente edición de la Liga de Campeones.
“Habría que ampliar la próxima Liga de Campeones, pero también con menos fechas disponibles para jugar”, puntualizó.

Otra posibilidad pasaría por acabar las competiciones cuando fuera posible, ya entrada la temporada 2020-2021, y diseñar unos torneos cortos a lo largo del primer semestre de 2021 para haber recuperado la normalidad en junio.

“Una competición intermedia simplificada podría ser una solución deportiva y también ocasionaría una pérdida menor de dinero”, añadió el experto.

Respecto a los contratos de los futbolistas profesionales, recordó que en 1939 en España se volvió a la situación de 1936. “Ante situaciones extraordinarias como aquella y esta, hay que tomar medidas extraordinarias”, señaló.

Pese a ello, recordó que la situación es diferente porque a mitad del siglo pasado no había competiciones internacionales de clubes y el calendario estaba mucho menos saturado.

Uno de los aspectos positivos de esta situación ha sido para Del Olmo la decisión de la UEFA de suspender la Eurocopa de este mes de junio.

“Además, no podemos pensar exclusivamente en fútbol de alto nivel. Hay categorías como la Segunda División B en España que requieren mucha atención”, concluyó Del Olmo, quien no encuentra la solución en la disputa de encuentros con estados vacíos.

Comentarios