domingo 08.12.2019

“Extrañeza” en Vigo por la ciudad deportiva de Mos

El Ayuntamiento muestra su sorpresa porque en el proyecto no figura el centro comercial que sí aparece en la modificación
El presidente y máximo accionista del Celta de Vigo, Carlos Mouriño, junto a la alcaldesa de Mos, Nidia Arévalo  | efe
El presidente y máximo accionista del Celta de Vigo, Carlos Mouriño, junto a la alcaldesa de Mos, Nidia Arévalo | efe

El Ayuntamiento de Vigo trasladó ayer su “extrañeza” porque Mos esté tramitando por otra vía, la de un plan de dotación de infraestructuras y dotaciones en suelo rústico, el proyecto de ciudad deportiva del Celta en el que no figura el centro comercial que sí aparece en la modificación puntual del plan general.

La concejala de Urbanismo, María José Caride, indicó en rueda de prensa que el Ayuntamiento de Vigo ha presentado alegaciones también al documento de plan de dotación de infraestructuras y dotaciones “del que nadie sabía nada, nunca se comentó que se estuviera tramitando”.

Se quejó de que no haya sido notificado a Vigo pese a ser preceptivo por ser un municipio limítrofe afectado por esta actuación, que reduce su ámbito a una superficie de 150.000 metros cuadrados, frente a los casi 900.000 del proyecto que incluye el centro comercial y que se tramita vía modificación puntual del plan general.

Sobre esta segunda vía, denunció que el Ayuntamiento de Mos aprobó inicialmente el documento sin contar con un informe favorable de la Dirección General de Carreteras, que es “preceptivo y vinculante”, al precisar de un acceso directo desde la A-55 en su tramo con mayores índices de siniestralidad.

También criticó que el pasado sábado se colocara la primera piedra de la ciudad deportiva del Celta sin contar al menos con un plan de dotación de infraestructuras y dotaciones para poder actuar en un terreno que sigue siendo rústico de especial protección forestal, y cuya tramitación “acaba de comenzar”.

Caride concretó también que en sus alegaciones, los técnicos del Ayuntamiento de Vigo se muestran “sorprendidos” por los movimientos de tierras ya realizados “sin autorización”, aunque luego admitió que lo tienen para hacer “un campo de fútbol”, y que “no cumplen pendientes ni alturas máximas”.

Comentarios