miércoles 13.11.2019

Un voto de confianza

Un Deportivo último en la clasificación pero que llega tras haber enlazado dos empates seguidos a domicilio precisa regresar al triunfo después de trece jornadas sin sumar de tres en tres
Con más pragmatismo que buen juego el Deportivo viene de enlazar dos salidas consecutivas con empate, ante Racing y ‘Fuenla’  | alfaquí
Con más pragmatismo que buen juego el Deportivo viene de enlazar dos salidas consecutivas con empate, ante Racing y ‘Fuenla’ | alfaquí

Después de una serie interminable de trece encuentros consecutivos sin vencer y último en la clasificación, el RC Deportivo debe reaccionar este mediodía frente a un Elche mucho más desahogado en la tabla, con 19 puntos.

En plena jornada electoral el equipo coruñés precisa urgentemente un voto de confianza de su entorno para retornar a sumar de tres en tres —no lo hace desde la jornada inaugural en agosto ante el Oviedo— y de este modo soñar con lograr una mayor prosperidad en el futuro inmediato —con un calendario sobre el papel asequible—.

Incrementar la autoestima del grupo herculino, desde la llegada de Luis César al banquillo, ha sido una de las prioridades del míster arousano, que se ha aferrado al pragmatismo para al menos hilvanar dos empates a domicilio consecutivos ante Racing de Santander y Fuenlabrada que deben ser refrendados por un triunfo.

El preparador deportivista tiene un problema de primera magnitud para cubrir el ‘carril del 2’, toda vez que Eneko Bóveda deberá cumplir un partido de sanción por acumulación, mientras que David Simón es víctima de una dolencia de pubis que le obligará al paso por el quirófano.

 

Además, el técnico tendrá que haber devuelto al vestuario el sentimiento de unidad necesario para capear situaciones de crisis como la actual; mucho más después de una ‘rajada’ como la de Christian Santos entre semana, que dejó entrever fisuras entre los futbolistas blanquiazules.

DUDA EN EL ‘2’
Con Bóveda sancionado
y Simón KO, el míster duda
entre Mujaid y Galán

En el plano meramente deportivo, siempre con Dani Giménez bajo palos —en Fuenlabrada cometió uno de los escasos errores que rubrica cada temporada—, el eje de la defensa estará integrado por un renacido Lampropoulos y por Francisco Montero, que virirá otra reválida personal en Riazor.

El costado diestro se lo disputarán el defensa central canterano Mujaid y el extremo madrileño Borja Galán, mientras que la izquierda le corresponderá a un Salva Ruiz que va a más en el club.

El doble pivote en la medular no diferirá del conformado por Peru Nolaskoain y Álex Bergantiños, que a buen seguro que estará ansioso por brindarle una victoria a su recién nacido hijo Teo, que ha sido alumbrado esta semana.

En la línea de trescuartistas, el técnico podría apostar por la electricidad de Sasa Jovanovic y Víctor Mollejo en los carriles, mientras que como enganche regresaría al equipo Ager Aketxe después de no haber participado en el Fernando Torres la semana pasada.

Como referente más avanzado el marfileño Mamadou Koné intentará aportar su calidad y dinamismo a una demarcación en la que Samuele Longo apenas ha dejado sensación de hambre de gol en sus últimas apariciones y en donde Christian Santos no parece conformarse con las migajas.

Para el banquillo de la suplencia, el Depor se reservará mucha pólvora, con los citados Santos y Longo, además de jugadores con llegada como Borja Valle o Gaku.

Enfrente, el Deportivo se topará con un Elche que ha caído en sus seis últimas visitas a Riazor (el pasado curso 4-0) y que aterrizará pensando en sacar petróleo de la ansiedad local. Pacheta diseñará una alineación ofensiva, con cuatro artilleros como Iván Sánchez, Nino, Fidel y Yacine.
 



La respuesta de la afición herculina será esta mañana toda una incógnita, con recelo a que las gradas del estadio de Riazor puedan presentar demasiado cemento debido a los condicionantes de la jornada.

Hastiados por los malos resultados y el decepcionante puesto que ostenta el club en la tabla, sus hinchas pondrán todo de su parte para impulsar al Depor hacia el segundo triunfo del presente ejercicio.

Todo lo que no pase por tumbar al Elche supondría aumentar la desconfianza de equipo y entorno.
 

      El Deportivo ha encajado pocas dianas en sus últimos dos encuentros, en sendas igualadas a domicilio. Recupera a futbolistas con experiencia.  
  Aliviado en la clasificación después de haber doblegado al Mirandés por 4-2, el Elche llegará con mucha menos presión que el propio Deportivo.  
  LO MEJOR  
   
   
  LO PEOR  
  Los herculinos acumulan la friolera de 13 jornadas sin vencer, un dato que los convierte en psicológicamente endebles. Problemas en el lateral diestro.  
  El cuadro alicantino suele atragantarse en el estadio de Riazor; no en vano ha caído en sus seis últimas visitas. Ha puntuado en cuatro salidas este curso.  
           

Comentarios