miércoles 11.12.2019

Promedia un remate a puerta cada 41 minutos

Ha mejorado en defensa, aunque con un ligero repunte ante el Elche, pero su producción ofensiva es escasa y apenas prueba a los rivales
Mollejo marcó un gol ante el Elche y rozó el segundo con un cabezazo que desvió Badía  | patricia g. fraga
Mollejo marcó un gol ante el Elche y rozó el segundo con un cabezazo que desvió Badía | patricia g. fraga

Los números reflejan que el Deportivo de Luis César ha ganado en solidez defensiva, con un ligero repunte de ocasiones rivales ante el Elche, y tiene un enorme déficit de producción ofensiva, algo muy palpable. 

En los cinco partidos con el preparador de Vilagarcía de Arousa en el banquillo blanquiazul, el Deportivo ha mejorado, principalmente, en defensa, pero ha pagado muy caro lo poco que ha concedido a sus adversarios. 

Las Palmas, con siete remates le hizo tres goles y el Málaga, con nueve, le endosó dos. La progresión en la retaguardia comenzó en la visita al Racing de Santander, que solo remató dos veces entre los tres palos y una al poste (un gol), y en el Fernando Torres de Fuenlabrada, donde únicamente fue a puerta el disparo de Hugo Fraile que acabó en el fondo de la red de la meta que defiende Dani Giménez. 

Esa inercia positiva en defensa se quebró en el partido con el Elche en Riazor. Los ilicitanos, con cinco remates a puerta lograron tres goles y se llevaron el triunfo.

En el caso del Deportivo aplica la teoría de la manta: cubre los pies (aunque no está siendo suficiente) y deja al descubierto la cabeza (el ataque).

Ataque
Y es que en esa parcela se concentran los problemas. Desde la llegada de Luis César, el Deportivo promedia un disparo a puerta cada 41 minutos de juego.

En Las Palmas, tuvo siete remates entre los tres palos, uno al poste, y no vio puerta; frente al Málaga generó nueve y tampoco anotó y, en cambio, tuvo mayor precisión en las salidas a Santander y Fuenlabrada.

En ambos escenarios, el Deportivo encontró el premio del gol en su único remate a puerta. Mientras, en el partido más reciente, ante el Elche, de cinco remates entre los tres palos solo uno acabó en la red.

Sin embargo, en intentos totales (a puerta y fuera), el Deportivo fue el sexto equipo de los 42 del fútbol profesional que más produjo, solo superado por el Athletic, Villarreal, Atlético, Betis y Girona.

Edgar Badía, portero del Elche, fue, con cuatro intervenciones, el cuarto guardameta que más paró en Segunda División.

Comentarios