jueves 05.12.2019

Manuel Mosquera: “Ver al Deportivo ahí, con su grandeza e historia, sorprende ”

Entrenador del Extremadura
El técnico coruñés, dando instrucciones desde la banda  | laliga smartbank
El técnico coruñés, dando instrucciones desde la banda | laliga smartbank

Duelo de malas rachas este sábado en Almendralejo. El Deportivo, que lleva 14 jornadas sin ganar, visita a un Extremadura que suma cuatro derrotas seguidas. En el banquillo un exdeportivista y coruñés Manuel Mosquera (A Coruña, 1968) sorprendido por la posición en la tabla de los blanquiazules, pero que no cree que el partido sea una fácil y avisa de que aún queda mucho curso por delante para revertir las malas dinámicas.

Hace solo unos meses un gol del Extremadura ante el Cádiz metía al Depor en playoff, no lograba el ascenso y ahora estáis ambos en una situación complicada. Cómo cambia el fútbol, ¿no?

Sí y por eso es importante afrontar siempre las situaciones que vengan. Lo más importante no es el momento en el que estás sino salir de él. A nadie le gusta y en nuestro caso llevamos un mes en el que hemos perdido los cuatro partidos. Estas situaciones te ayudan a moverte de donde estás, te hacen buscar soluciones. Lo miro desde el lado positivo, si estamos así es porque hay que cambiar cosas y las tenemos que mejorar. Pero en el fútbol no podemos vivir del pasado, ni pensar que una cosa funciona para todo y hay que seguir revisando. Hay rivales, hay cambios de jugadores, nunca estás en el mismo escenario, por eso tienes que ser consciente de que no hay una fórmula mágica que valga para siempre. Cada equipo tiene que hacer sus análisis y estamos en eso, revisando el porqué, viendo cosas...

No es una final ni mucho menos, pero sí que es un partido importante

Tú llegaste en la jornada 28 el año pasado en una situación complicada, conseguiste salvar al equipo e incluso lograste sumar cinco victorias seguidas, ¿no tienen entonces por qué valer las fórmulas pasadas para esta coyuntura?

Desde luego que no valen, no pueden valer. Tú puedes tener como entrenador una idea y una propuesta y mantenerlas, pero siempre tiene que haber cambios. Primero porque no hay los mismos jugadores que había, no es que se hayan ido todos, pero no están los mismos. Estamos con futbolistas diferentes, temporadas y rivales distintos, diferentes inicios y todo al final cambia. Si hay cosas que cambian ya no puede valer lo mismo para todo. No empezamos muy bien la temporada y luego tuvimos un momento en el que ganamos tres partidos seguidos y cogimos un buen camino. Luego nos enfrentamos al Rayo, Girona y Almería, tres rivales fuertes que nos ganaron. Pero no hay quejas ni excusas, tenemos que trabajar y mejorar. 

Estamos todavía a mediados de noviembre pero teniendo en cuenta cómo está el Deportivo y vosotros ahora mismo en la tabla, ¿podemos hablar de una final?

No es una final, ni mucho menos. Desde nuestro punto de vista la situación no es alarmante, pero sí que es muy importante ganar el partido, porque de alguna forma nos reafirma. No por ser contra el Deportivo, sino porque tenemos que ganar un partido. Nosotros no estamos pensando que si ganamos dejamos al Depor más atrás, no es el planteamiento. Queremos volver a ganar para ver si somos capaces de volver a ser regulares. Y el Depor seguro que no está pensando en eso, sino en ganar su partido después de mucho tiempo sin hacerlo. El encuentro es muy importante y los tres puntos importantísimos para los dos equipos, pero no hay un abismo, ni es una final, ni el partido del siglo. Nos equivocaríamos si pensásemos así, porque entonces habría ansiedad. Podríamos pensar en ese caso que todo se acaba si te marcan un gol o si no marcas tú. 

En las fechas en las que estamos nada es definitivo, ni por arriba ni por abajo 

Hablando de ansiedad, ¿qué les pesa más ahora mismo a los jugadores: las piernas o la cabeza?

Tratamos de trabajar de partido en partido y mi experiencia me dice que esa fórmula suele restar ansiedad y nerviosismo. Tú no puedes pensar ni en el partido de la semana pasada ni en el que viene después, solo pensamos en el que nos toca, en este caso el Deportivo.  Te centras y pones todas las energías y todo en ese encuentro. Si te centras en cosas como la clasificación parece que estás arrastrando males y nuestra fórmula es el “partido a partido” y que cada partido nos dé lo que nos tenga que dar. ¿Lo peor para el jugador es la semana antes del mismo? Claro, durante la semana hay miles de opiniones y cada día pueden surgir cosas que hagan dudar, no acabas de entrar tranquilo, pero en cuanto empieza el partido los jugadores ya se ponen en “modo competir” y ya es muy diferente. Hay que pensar que en las fechas en las que estamos no hay nada definitivo. Ni los que estamos ahí ahora tenemos que ser los que estemos en marzo o en abril. 

Comentas que nada es definitivo a estas alturas del curso, ¿pero no es sorprendente ver al Deportivo colista, después de que el año pasado estuviese a punto de ascender y fuese el rival a batir?

Es evidente que aunque no seas coruñés ni hayas estado en el Depor verlo en la zona baja de la clasificación es sorprendente. Después están las valoraciones propias del sitio, de la gente que está allí y de cómo han sucedido las cosas, que ahí ya no voy a entrar yo, pero es verdad que ver al Depor ahí, con su grandeza, con su historia, sorprende. No parece muy explicable, pero uno está ahí por una suma de factores. Pero repito, para mí no es definitivo, aunque lleves muchas semanas sin ganar siempre hay un punto de inflexión para cambiar esta situación. Espero que no sea este fin de semana. Me gusta vivir el día a día y repito que para mí nadie puede asegurar quien va a estar arriba, abajo o en los puestos de playoff al final de la temporada y quien lo asegure se va a equivocar seguro.

Esperemos que el punto de inflexión del Depor no sea este fin de semana

¿Aunque tengamos, por ejemplo, un Cádiz ya lanzadísimo hacia Primera?

Lo que ha hecho el Cádiz es por méritos propios y si me apuras, con el Fuenlabrada, es el equipo más regular de la categoría en lo tocante a derrotas, empates y victorias. Lo normal es que, si el Cádiz mantiene el nivel alto, mantendrá esos puestos. Primero por la distancia que tiene y luego porque los veo muy sólidos, pero ellos saben, y el entrenador el primero, porque tiene mucha experiencia, que tampoco pueden despistarse, porque igual que estás ganando partidos entras en una racha de perder en un mes todos, empiezan las dudas y de las dudas llegan más problemas. Por eso ni el Cádiz está a salvo ni puede pensar que va a ser un paseo triunfal, para nada.

El Cádiz es un ejemplo de continuidad en el banquillo. Esa tranquilidad la tienes tú en el Extremadura, que en el cartel que anuncia el partido te llama “Un dos nosos”, ¿no?

Aquí estoy como en mi casa y el cariño que me demuestra el club todos los días es tremendo. Y poner a tu entrenador en el cartel del partido, con una frase que indica cariño, digamos que por los dos lados, creo que es muy importante. Vale, llevamos cuatro partidos seguidos perdidos, pero el club demuestra una tranquilidad y un poso que es muy importante y que yo valoro mucho. Porque aquí todos queremos ganar y no es fácil cada semana perder y seguir como estamos. Creo que estamos dando un ejemplo  de como hay que hacer las cosas y yo se lo agradezco mucho al club. Me siento muy valorado y querido aquí y estamos unidos todos juntos, club, jugadores, afición, en momentos complicados.

Vivo esta profesión con pasión
Mosquera admite que los entrenadores son un poco los catalizadores del entorno, pero se muestra conforme con ese papel.

¿Cómo lleva el entrenador esta situación?

El entrenador es como el filtro donde se concentran las opiniones, las preocupaciones, las ansiedades de todos: de los aficionados, del club, de los jugadores...

¿Y consigue filtrar el técnico todo eso?

Sí, en mi caso vivo esta profesión con pasión y acepto las situaciones buenas y malas, con equilibrio, que intento mantener tanto cuando gano como cuando pierdo. Los entrenadores somos imagen constante cada minuto y si una semana los jugadores me ven feliz y otra preocupado no doy imagen de equilibrio. Esta semana los futbolistas me van a ver como siempre, con alegría, con tranquilidad, con energía y eso es lo que un entrenador no puede dejar de hacer, al menos desde mi punto de vista. Esta semana estoy muy bien y con una energía tremenda para ganar el partido del sábado. ¿Es cierto que acumulas no buenas sensaciones? Sí, no lo voy a negar, pero esta es una profesión en la que hay que saber estar en todos los momentos.

Manuel Mosquera: “Ver al Deportivo ahí, con su grandeza e historia, sorprende ”
Comentarios