domingo 08.12.2019

Un gran sector del deportivismo confiesa que ha perdido la fe

Cada vez son menos los adeptos herculinos que confían en que su club no acabe descendiendo a Segunda B a fin de curso
Seguidores blanquiazules de la grada de Marathón Inferior, intentando insuflar su ánimo a la escuadra blanquiazul en la presente campaña 19-20  | javier alborés
Seguidores blanquiazules de la grada de Marathón Inferior, intentando insuflar su ánimo a la escuadra blanquiazul en la presente campaña 19-20 | javier alborés

Cabizbajos y desconcertados por el inesperado declive experimentado por su equipo en la presente campaña 19-20; con el sexto tope salarial el RC Deportivo está naufragando, instalado en la última posición de la clasificación, tras haber enlazado 17 jornadas sin vencer y situado ahora mismo a seis puntos de los puestos de permanencia.

La fiel afición herculina, que acompaña a los suyos obviamente de manera masiva en Riazor —a pesar del lógico descenso de afluencia paulatino— y también a domicilio comienza a no tenerlas todas consigo a la hora de reflexionar acerca de las opciones para aferrarse a Segunda División.

La mayor parte de los fieles consultados por este diario reconocen, muy a su pesar, que el objetivo de la salvación se antoja cada jornada más lejano en función de las sensaciones esbozadas por la plantilla y el cuerpo técnico actual.

Pese a la leve mejoría experimentada en las dos últimas citas, ante Alcorcón y Lugo, el Depor prolongó sus tropiezos y no pudo pasar de dos exiguos empates sin tantos.

Un joven peñista de ‘Noroeste Turco’, de los que nunca fallan como Adrián Valcárcel, y directivo de la Federación de Peñas, destaca lo complicado de la empresa.

“Lo veo muy negro, llevamos muy pocos puntos y está muy complicado”, afirmó.

En una línea de pensamiento semejante se mostró un veterano blanquiazul como Carlos Carballal, que encabeza la agrupación ‘Torcida da Cabaña’, precisa que la meta “está ahora mismo muy lejana”.
Luis Lourido, exdirectivo de la Federación, tampoco ve demasiado factible la clasificación entre los 18 primeros de la tabla a fin de campaña.

“Está muy complicado porque cada partido lo hacen peor que en el anterior”, expresa.

Emilio Obelleiro, cabeza visible de la asociación deportivista ‘La Unión’ se muestra especialmente crítico con el rendimiento ofrecido por los blanquiazules este año.

“No veo ninguna posibilidad de salvarnos porque nos vamos de cabeza a Segunda B”, admite resignado.

Excepciones optimistas
De entre los incondicionales deportivistas encuestados por este diario destacaron también voces esperanzadas con una reacción anhelada por toda la parroquia herculina.

En este sentido, el joven Basilio Freán, presidente de ‘Míticos de Riazor’ asume que “la situación es muy compleja, esto está claro, pero tenemos la obligación como afición de pensar que podemos salvarnos, debemos contagiar este espíritu al equipo”.

Noelia Díaz, líder de la peña ‘Rebumbio’ coincide en la mirada al horizonte positiva. “Aún confiamos, queda tiempo para enganchar victorias”, dijo. 

“Nos salvamos fijo”, apunta desde Alemania Laura Quintás, de la peña ‘Miau-Miau’.

Obligatorio fichar
Interrogados acerca de la idoneidad de reforzar el equipo blanquiazul en el próximo mercado de invierno, que se abre el mes de enero, todos y cada uno de los adeptos deportivistas afirman que es imprescindible apurar hasta la última bala, a pesar de ser conscientes de que en caja no existe ni mucho menos un dineral.

Los ‘fans’ herculinos creen perentorio la contratación de un delantero que sea capaz de transformar las escasas ocasiones generadas por una escuadra que suele encasquillarse en los metros finales en el presente ejercicio. 

Además del reclamado ‘9’, los hinchas blanquiazules también precisan que sería interesante el fichaje de un defensa central curtido en la categoría y un mediocentro con capacidad para generar un mayor caudal de juego ofensivo.

Comentarios