martes 15.10.2019

Comparten depresión

Después de haber perdido juntos la máxima categoría en la temporada 17-18, Las Palmas, Málaga y RC Deportivo no consiguieron recuperarla el pasado curso y ahora sufren las consecuencias
Comparten depresión

Tres de los equipos históricos del espectro estatal, RC Deportivo, Málaga y Las Palmas, siguen en caída libre después de haber perdido la categoría juntos en la temporada 17-18.

Ninguno de ellos ha sabido regresar a la primera de cambio a la élite y ahora mismo se están viendo lastrados por sus carencias presupuestarias, hasta el punto de que dos de ellos, Depor y Málaga, se encuentran en puestos de descenso a Segunda B tras la disputa de las diez primeras jornadas del curso 19-20.

A lo largo del pasado ejercicio 18-19, en el que la citada terna gozó del seguro de compensación por la pérdida de categoría, el que más se acercó al éxito fue el el RC Deportivo de La Coruña, que al menos se consoló con haber sido finalista en el playoff de ascenso —cayó doblegado ante el Mallorca—.

El Málaga concluyó su particular campaña en la primera fase de la promoción, donde cayó a manos precisamente del RC Deportivo, mientras que los insulares ni siquiera consiguieron un billete para esta fase, habida cuenta de que concluyeron la fase regular en duodécima posición.

Con ilusiones renovadas pero también con un mar de dudas y de deudas que solventar, Depor, Málaga y Las Palmas han tenido que ajustarse el cinturón hasta el punto de verse obligados a vender a sus mejores futbolistas para contratar a otros de menos calidad.

El club herculino ha sido el menos perjudicado por estos reajustes, ya que ha podido inscribir a los 22 jugadores profesionales que ha amarrado para su proyecto actual, si bien cinco de ellos rubricaron contrato el último día de mercado (Mollejo, Montero, Jovanovic, Beto da Silva y Salva Ruiz) después de que la salida de Diego Rolan desbloquease el apartado de contrataciones.

El cuadro de La Rosaleda ha pasado un verano de recortes constantes, inmerso en una crisis financiera sin precedentes, que le ha llevado a liberar a hombres llamados a marcar la diferencia como el japonés Okazaki, al que no pudo inscribir debido a sus estrecheces económicas. Los de Víctor Sánchez del Amo abrieron el telón liguero con solamente siete jugadores profesionales sobre el terreno de juego ante el Racing de Santander en la victoria 0-1 cosechada en El Sardinero.

Por su parte, la UD Las Palmas tampoco fue ajena al caos administrativo el pasado verano, toda vez que la Liga de Fútbol Profesional le prohibió formalizar las fichas de jugadores hasta que redujeron su tope salarial.

Los amarillos tuvieron que recurrir a argucias legales para reconfigurar un equipo que ha sorprendido al enlazar tres victorias consecutivas.

Comentarios