Víctor Narro: “En Riazor se siente la afición, estás dentro de una caldera; nunca había vivido esto”
lll
17º-23º

Víctor Narro: “En Riazor se siente la afición, estás dentro de una caldera; nunca había vivido esto”

El futbolista balear, durante el primer partido del curso que disputó el Depor, contra la Balompédica Linense en Riazor | patricia g. fraga

Usuario

“Jugar aquí es diferente a todos los sitios en los que he estado. Ya me quedé impresionado cuando vine la temporada pasada con el Promesas, que hubo 13.000 personas, pues imagínate el pasado domingo con 18.000”. Quien habla es Víctor Narro, uno de los fichajes que ha realizado el Deportivo este verano y que tan solo ha necesitado dos partidos como local en Riazor para rendirse a la magia blanquiazul.

 

¿Isi Gómez y tú sois capaces de distinguiros, porque igual estoy entrevistando al que no es?
Sí, hombre (risas). Sí que somos parecidos y mucha gente nos lo dice porque somos rubios, con los ojos claros...

 

Y los dos tenéis tatuajes en los brazos.
Sí, aunque él tiene los dos brazos, mientras que yo solo tengo el izquierdo. Pero ya nos han dicho que nos parecemos mucho y que a veces nos confunden en el campo.

 

En tres partidos ya has jugado de lateral, carrilero y extremo.
Estoy adaptándome a donde me ponga el entrenador.

 

Si tuvieras que elegir, ¿dónde preferirías jugar?
A ver, es que depende del partido, del posicionamiento del rival, pero estoy a gusto en las dos posiciones, tanto de carrilero izquierdo, que tengo más banda para mí, como de extremo, que es más fijando arriba.

 

Empezaste los dos primeros partidos de titular, pero contra el Pontevedra te tocó salir desde el banquillo. ¿Cómo te sentó caerte del once?
Me ha sentado bien. Todos estamos trabajando bien y mis compañeros, al igual que yo, luchamos por la titularidad y jugar el fin de semana. En este caso jugó Ibai, que estuvo a un buen nivel, y el equipo jugó una buena primera parte, con ocasiones. Todos nos merecemos jugar y estamos entrenando muy bien.

 

Contra el Pontevedra fuiste un poco un revulsivo.
Sí, ya me dijo Borja que saliera de carrilero izquierdo y que fuera profundo. Lo que me pide siempre es que sea yo, que sea agresivo, que tengo buen uno para uno, y es lo que hice, coger el balón, encarar, centrar y pudimos meter un gol y casi nos llevamos el partido. Es verdad que hay que mejorar unas cuantas cosas a nivel de transiciones, pero el equipo está trabajando bien y creo que vamos a mejorar más.

 

Lleváis solo dos partidos en casa, pero el primero se ganó sufriendo y en el segundo habéis empatado. Ya se ha escuchado cierto runrún en la grada. ¿Sentís esa obligación de ganar cada partido?
Estás en el Depor y es normal que haya esa presión. Quien diga que no la hay, miente porque en un equipo tan grande hay que ganar cada partido y hay que ascender, es el único objetivo válido. A nivel de juego, no han sido de nuestros mejores partidos, aunque contra el Pontevedra sí estuvimos algo mejor, sobre todo en la primera parte, aunque la segunda fue más de ida y vuelta, pero estamos trabajando, hay jugadores nuevos, como yo, que todavía no estamos al cien por cien, pero nos tenemos que hacer al equipo y creo que cada jornada se están viendo mejoras de lo que va a ser el equipo. Estoy seguro de que vamos a estar arriba, pero al cien por cien.

 

El Córdoba ha arrancado como un tiro, con cuatro victorias. ¿Asusta?
No. Esto acaba de empezar y es muy largo. Sin ir más lejos, el Depor empezó la pasada temporada con cuatro victorias seguidas y luego no quedó primero. Puedes coger una racha buena ahora o estar un mes seguido sin ganar un partido. Es jodido y lo importante es ir sumando cada partido, ir mejorando las sensaciones y mirar para arriba.

 

Contra el Pontevedra, Villares y Soriano admitieron que atacasteis con precipitación.
Sí que hubo más precipitación en la segunda parte. Nos metieron el gol y aunque tenemos que saber gestionarlo, afecta al estado anímico del equipo, te genera ansiedad de que tenemos que ir a por la victoria y en algunos momentos atacamos con precipitación. Pero es también dependiendo del momento y del resultado.

 

¿No es porque salgáis al campo obsesionados con sumar los tres puntos cuanto antes?
No, para nada. Además, Borja nos transmite total tranquilidad, que tenemos que ser nosotros, esto acaba de empezar, es muy largo y no porque ahora ganes siete partidos seguidos, vas a ser campeón.

 

¿Valoras el empate con el Pontevedra como un aviso?
Todos los equipos de esta categoría te compiten y jugar contra el Depor es una motivación, un plus. Y venir a Riazor, ya ni te digo, ante 18.000 espectadores. Todos los rivales van a salir al máximo, a dejarse la piel. Si lo quieres llamar un tropiezo, pero yo no lo veo así. Lo veo como que de nueve puntos llevamos siete y esta es la dinámica a seguir.

 

El director deportivo del Córdoba ha dicho que el Depor tiene muy buenos jugadores, pero repetidos, que hay muchos mediapuntas.
Son opiniones de gente que a mí no me imcumbe. Yo veo que aquí somos todos polivalentes, tanto Kuki, que sí, será mediapunta, pero también puede jugar en banda. Mario puede jugar en banda también. No creo que sean repetidos, sino que tenemos varios jugadores que pueden jugar en diversas posiciones.

 

También dice que los laterales y extremos sois muy fuertes.
Bueno, pues eso es que nos habrá visto y que hablará bien de los bandas y de los laterales, pero son palabras de una persona que no nos incumbe a nosotros, que nos tenemos que centrar en lo nuestro.

 

¿Con qué te quedas de estos tres primeros partidos?
Con lo positivo, sobre todo con la entrega del equipo, que hemos luchado todos los partidos hasta el último minuto, y con el buen equipo que hay.

 

¿Dónde estáis más verdes?
No creo que estemos verdes en ningún aspecto. Sí que hay que mejorar diversas facetas, tanto defensivas como ofensivas. Las transiciones es verdad que nos están haciendo bastante daño, pero lo que es estar verde, no creo que lo podamos llamar así, sino que estamos menos precisos.

 

¿Qué compañeros te han llamado más la atención?
Todos los que estamos aquí tenemos unas cualidades tremendas. Si no, no estaríamos en un club tan grande. Aquí están los mejores o al menos de los mejores de la categoría.

 

¿Para ti qué es lo mejor de esta plantilla?
El ambiente, no solo del equipo, sino a nivel de club. El ambiente que se vive en el vestuario, la relación con los directores deportivos, con la afición, destacándola, que yo vengo del Valladolid Promesas y cómo cambia que te vayan a ver jugar 300 o 500 personas, que venir aquí y vayan 18.000 a un campo como Riazor.

 

¿Te explicas eso en un equipo que lleva tres cursos seguidos en la tercera categoría?
Es de admirar lo de la afición. Cada año están batiendo récords, pero estoy seguro de que gracias a ese apoyo, les vamos a devolver a Segunda el próximo año, aunque donde se merecen estar es en Primera.
 

Has jugado en campos de Primera como Zorrilla, pero ¿qué supone hacerlo en Riazor?
Jugar aquí es diferente a todos los sitios en los que he estado. Aquí se siente la afición, que estás dentro de un campo que es una caldera. No paran de animar, de apoyarte. Yo nunca había vivido esto. Ya me quedé impresionado cuando vine la temporada pasada con el Promesas, que hubo 13.000 personas, pues imagínate el pasado domingo con 18.000. Y seguro que durante la temporada habrá partidos con más público. Solo les pido que sigan apoyando como hasta ahora y lograremos el objetivo.

 

¿Qué le pides a este curso?
Que ascendamos, no pido otra cosa. El club se merece esa alegría de ascender. Quiero mejorar a nivel individual y crecer como jugador, pero el objetivo de todos mis compañeros y todos los que formamos el Depor es ascender.

 

¿Cuál es tu mayor virtud?
Soy veloz, con buen uno para uno, último pase también bueno y tengo que explotar esas cualidades.

 

¿Y qué te falta?
Creo que tengo que mejorar en todo, porque cada día tienes que evolucionar. No te puedes poner un límite. Creo que soy un jugador que mejora cada día y ya lo he hecho desde que viene, pero aún me falta más.

 

¿Cómo te sientes aquí?
Muy bien. El recibimiento fue sensacional tanto en el vestuario como fuera del campo, en la ciudad y todo.

 

¿Qué te gusta hacer?
Vivo con mi chica y mi día a día es entrenar, descansar por la tarde, pasear por la playa de Riazor e ir con el perrillo.

 

¿Tienes alguna afición fuera del fútbol?
Me encanta ver fútbol, estaría todo el día viéndolo. También nos gusta viajar, pero al no tener tantos días libres, intentamos visitar algún pueblo cercano, como Finisterre o Betanzos, que ya los he conocido.

 

El peligro de los filiales es que son jóvenes y atrevidos

 

¿El partido con el Celta B es especial?
Sí, bueno. Es especial, con la rivalidad que hay con Vigo siempre. Pero es un partido más, hay tres puntos en juego y vamos a salir a ganar, como cada fin de semana.

 

¿Te han contado la tensión que se vivió en la última visita a Balaídos con esa derrota y esas provocaciones e invasión de campo? ¿Hay ganas de revancha?
Me han contado un poco que hubo unos rifirrafes al final del partido. Ganas de revancha no, son ganas de sacar los tres puntos ahí. Es un partido especial, aunque no es un derbi, porque eso sería contra el primer equipo, pero es un partido especial que juegas en Balaídos, en un campo de Primera, y hay que salir a buscar los tres puntos, que estoy seguro de que los conseguiremos.

 

Has jugado en el Villarreal B y el Valladolid Promesas. ¿Qué es lo más peligroso de enfrentarse a un filial?
El mayor peligro es que los filiales son jugadores jóvenes, que son muy atrevidos. En los filiales hay mucha calidad, buenos entrenadores, es una cantera de primer equipo y es un rival que va a jugar el balón desde atrás, va a arriesgar, tiene buenos jugadores, muchas individualidades. La parte mala es que son chavales, como yo el año pasado en el Valladolid Promesas, y quieres atacar, a lo mejor te olvidas un poco de defender, te juegas pases donde no tienes que jugar, y son cosas que estando en un club grande y que no sea un filial, aprendes.

 

¿Qué pasa si llega un segundo pinchazo consecutivo?
No quiero pensar en eso, no quiero pensar en una derrota ni mucho menos. Hay que seguir por la línea que vamos, que creo que es la correcta. Todavía no hemos perdido ningún partido, que ojalá se alargue muchísimo, puntuar donde vayamos y en casa conseguir siempre los tres puntos.

Víctor Narro: “En Riazor se siente la afición, estás dentro de una caldera; nunca había vivido esto”

Te puede interesar