lll

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Paco Liaño: “El fracaso del Albacete dejó el nivel de exigencia si cabe más alto”

El arquero, con su hijo, en una imagen de archivo | efe
|

Exportero del Deportivo

 

Sigue al Deportivo cada fin de semana desde la distancia, al equipo que le vio alzarse como ‘Zamora’ y al que le tiene un cariño especial. La escuadra de sus amores, a la que ha visto caer hasta la tercera categoría y a la que quiere ver regresar al fútbol profesional.
 

De momento, está muy atento cada fin de semana a lo que ocurre en esta campaña que acaba de iniciar y, a pesar de los resultados conseguidos, dos victorias y un empate, cree que al equipo le queda mucho que mejorar.

 

¿Cómo estás viendo en este inicio al equipo? 
No puedo estar muy contento con el juego desplegado. Pensaba por cómo había discurrido la pretemporada que el equipo tenía un esquema de juego adquirido. Creo que tenía que haberse mejorado por futbolistas que venían para eso, la competencia y eso que no funcionó bien el año pasado. Dos victorias y un empate, los resultados no son malos, pero la sensación del juego no es tampoco buena.

 

Doce nuevas incorporaciones pero en el primero, por ejemplo, había ocho jugadores que fueron de la partida ante el Albacete, ¿te sorprendió esa continuidad de futbolistas del curso pasado?
Un poco sí, porque la pretemporada fue normal. Me sorprende porque la mayoría de los fichajes, salvo los tres últimos (Svensson, Kuki Zalazar y Pablo Martínez), llegaron con tiempo suficiente para adquirir esos mecanismos del equipo. Creo que cuando se hacen tantos fichajes, aunque en esta categoría sea habitual, no entiendo que a día de hoy sigamos sin ver por qué no juegan, por qué no juegan jugadores que han venido a mejorar lo anteriores. Es una de mis principales dudas. No hemos podido verlos, pero cuando se les ficha teniendo una base como el año es porque complementan o mejoran lo que ya había en el equipo.

 

Hablabas antes de un esquema de juego adquirido por el Depor, al que le está costando arrancar, ¿crees que la baja de Juergen, ahora en Segunda con el Racing de Santander, puede estar mermando el equipo?
No me sirve de disculpa, era un jugador importante, pero hubo fases de la pasada temporada es las que no estuvo bien y eso no justifica el no juego del equipo. Al menos para mí trataría de buscar otro tipo de explicación y no tanto la ausencia de Juergen. Creo que a día de hoy desconocemos el talento de varios fichajes, no hemos tenido la oportunidad de verlos y a partir de ahí podremos comparar si son válidos o no. Creo que la Secretaría Técnica está en buenas manos y que conoce el mercado, que no es nada sencillo. Es muy difícil de controlar sobre tantos jugadores y equipos y cuando no puedes acceder a jugadores de categoría superior.

 

¿A qué crees que obedece entonces este inicio dubitativo en lo relativo a juego y a que se esté apostando, con cuentagotas, por las nuevas incorporaciones?
El año pasado en estos inicios recuerdo que en torno al equipo había unanimidad en que los resultados eran inmejorables, ganábamos todo, no encajábamos nada y con un gol nos llegaba para ganar. Éramos efectivos en los resultados, no en el juego. Este año empezando por el entrenador y siguiendo por el resto del equipo no parten de cero, si no que parten en lo anímico por debajo de ese nivel, por el fracaso del Albacete. Eso dejó una posición de partida de mayor exigencia, si cabe. Esa responsabilidad que hay sobre el equipo no se sabe llevar, el entrenador dice que lo tiene superado, yo creo que no lo tiene superado. En cuanto a los jugadores entiendo que los que han llegado nuevos se dan cuenta de lo que pesa la camiseta del Deportivo, por historia. Quizá se necesite un buen partido que cambie esa dinámica y que recupere esa confianza en los jugadores. En Coruña no solo hacen falta victorias, también que vengan acompañadas de buen juego. De partidos en los que el equipo muestre más solvencia. Hemos estado muchas veces a expensas del rival.

 

Borja reconocía en el primer partido ante la Real Balompédica Linense que al equipo le había podido pesar un poco el escenario, el ambiente ¿es comprensible que a los jugadores les pueda, en ocasiones, mermar el entorno de Riazor de cara a su desemepeño en los partidos?
Siempre se ha dicho que hay jugadores de entrenamiento y jugadores de partido, las circunstancias alrededor condicionan que des o no ese máximo rendimiento y a eso hay que aprender. Los veteranos parten con la presión de lo ocurrido y los nuevos es la primera vez que juegan en un club de la dimensión del Deportivo, por historia. Salvo el entorno, el presente es lo que tenemos (Primera Federación). Todo el mundo te juzga, lo que haces tendrá mayor repercusión y no todos saben sobreponerse a esa presión. Creo que el principal problema que tenemos en general tiene que ver con el pasado más reciente, que ha puesto si cabe el listón más alto.

 

Teniendo en cuenta que llega el Celta B este fin de semana, ¿puede marcar una victoria un punto de inflexión?
De no ser que el que el rival es del Celta B estaría más pendiente de recuperar el nivel de juego que del resultado del partido en cuestión. Si el Deportivo es capaz de recuperar la presión alta, jugar más en campo del rival, si sale a ganar los partidos presionando a los rivales sería una buena señal de recuperación de la entidad de la temporada pasada. Y es que la campa anterior el equipo daba la sensación de superioridad. Vamos a Balaídos con el ambiente revuelto y el derbi es contra el filial. Si ganamos y mostramos superioridad sería un punto de inflexión, a cuatro días juegas un partido en casa, un teórico rival inferior (el aplazado ante el DUX, ahora con el Talavera de la Reina, recién ascendido por ese motivo desde Segunda Federación), y puedes encadenar una serie de resultados que te devuelvan la confianza. Vamos a ver cómo reaccionan.

Paco Liaño: “El fracaso del Albacete dejó el nivel de exigencia si cabe más alto”