Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El Celta B y Onésimo separan sus caminos

El preparador, durante un partido con el cuadro celeste | aec
|

El Celta B y Onésimo Sánchez se dicen adiós y el míster vallisoletano dejará el filial celeste, después de dos campañas y media en las que ha cumplido con los objetivos marcados a su llegada a la escuadra.
 

El preparador y la plantilla ya eran conocedores de la posibilidad de su cese antes incluso de disputar la última jornada y la entidad celeste tomó esta decisión después de la debacle del equipo vigués en los últimos encuentros, lo que llevó al filial olívico a quedarse fuera del playoff de ascenso, tras el varapalo sufrido en el choque en Las Gaunas.
 

A pesar de que todavía le restaba un año de contrato, el Celta ha optado por rescindir el contrato de Onésimo. Con esta determinación, la entidad olívica da un paso para cambiar su política de cantera. 
 

Los motivos son varios, por una parte de la inexistente relación con el técnico del primer equipo, Eduardo Coudet, las tiranteces que surgieron con jugadores que subían con el Celta y que posteriormente desaparecían de los onces del filial, entre otras razones.
 

El club, como comentaba el responsable de cantera, Carlos Hugo García Bayón en Radio Vigo, quiere perpetuar la formación de sus futbolistas y que estos estén al servicio del primer equipo siempre que sea necesario. 
 

Con esa idea, se apostará por un hombre de la casa para ocupar la banqueta, que podría ser el entrenador del Juvenil Claudio Giráldez, que el curso pasado se metió en semifinales de la Copa de Campeones (perdió ante el Barcelona) y en semis de Copa (ante el Espanyol).
 

Un técnico que conoce la entidad para seguir dando formación a la cantera y al filial.

 

Metas alcanzadas

Con esta decisión, se pone fin al periplo de Onésimo, después de dos cursos y medio, en los que pasó de eludir el descenso a clasificar al equipo para una fase de ascenso como la que disputaron en la temporada 2020-21. En ella, con el Deportivo dirigido desde enero por De la Barrera, los blanquiazules se quedaban a un punto de disputar la misma.
 

Esta campaña, el filial celeste cayó goleado en la jornada inaugural en el Abanca Riazor por un incontestable 5-0, pero los olívicos se cobraron la venganza en Balaídos, ganando 2-1, en un duelo marcado por la posterior invasión de campo que perpetró la hinchada viguesa.

El Celta B y Onésimo separan sus caminos