Ainhoa Marín: “Mi rol es el de enganchar a la gente para llevar a este equipo a lo máximo”
lll
17º-23º

Ainhoa Marín: “Mi rol es el de enganchar a la gente para llevar a este equipo a lo máximo”

Ainhoa Marín, jugadora del Deportivo Abanca, conduce el balón durante el último partido de la pasada temporada disputado en Riazor | Foto: Patricia G. Fraga

Usuario

Ainhoa Marín Martín (Badalona, 2001), recientemente elegida por la AFE como la mejor jugadora de la pasada temporada en Reto Iberdrola, es el desequilibrio del Deportivo Abanca. La extremo, que asume que su rol es el “de enganchar a la gente para llevar a este equipo a lo máximo”, ha comenzado esta campaña con el mismo protagonismo que se ganó en la anterior gracias a sus goles, asistencias y gambeteos. Renovada hasta 2025, Ainhoa se sincera y asegura que sueña con llevar al equipo blanquiazul a Primera División, volver a vestir la camiseta de la selección española y provocar el orgullo de su familia tras un año difícil en el plano personal debido al fallecimiento de su abuela.

 

Contra el Barça B fuiste suplente por primera vez en liga con el Depor. ¿Estabas tocada o fue decisión técnica?

La semana del parón tuve un percance en el entrenamiento en el empeine y no pude entrenar hasta el viernes. Viajé pero no salí de inicio por decisión técnica.

 

¿Cómo viviste el partido desde el banquillo?

Estaba bastante nerviosa aunque ayudar desde otro lado también es bonito y hay que saber vivirlo porque de vez en cuando puede pasar. Hay muchas jugadoras y pueden pasar estas cosas. Puede que no haya lesión y me toque estar ahí en otro momento. Lo viví bastante nerviosa y tuve que ayudar de otra forma. Me gustó tener esos minutos que me dio Irene (Ferreras) pero estoy descontenta por el resultado.

 

¿Fue justo el resultado?

En los últimos minutos estábamos tentando un poco a la suerte con algún error que otro. También hay que decir que tuvimos varias ocasiones claras de gol. Lo justo hubiese sido un empate, aunque al final el fútbol poco justo es.

 

Os sigue costando sacar buenos resultados lejos de Abegondo. ¿El Depor tiene dos caras, una en casa y otra fuera?

Está costando ganar fuera de casa pero estamos dando otros pasitos que puede ser que no se vean porque la gente solo puede ver el resultado. Por temas de retransmisiones, que suele haber pocas, no se ve el trabajo que ha habido durante el partido. Hubo bastantes cosas muy buenas en el partido, me quedó con esa sensación. No sé si hubiésemos merecido ganar, pero sí fue un buen partido. Mejoramos en muchas cosas, sobre todo defensivas, y puede ser que ese gol no entrase por falta de ideas y claridad arriba pero fue un buen partido.

 

Dividís la liga en bloques. ¿Qué objetivos tenéis para este hasta el parón navideño?

La idea de dividir la liga en bloques es para que no se haga tan larga y podamos centrarnos en X partidos para así llevarnos otro tipo de sensación durante ese periodo marcado. Realmente no se habla de ningún objetivo en los bloques pero es obvio que una de las cosas que tenemos marcadas es poder sumar puntos fuera de casa, que es lo que más nos está costando. Y también acabar el bloque con los máximos puntos posibles y no permitirnos perder partidos.

 

Somos un equipo muy competitivo y no vamos a permitir descolgarnos

 

¿Está el Depor en el primer escalón de favoritos?

Veo que vamos por buen camino y que tenemos las cosas bastante claras. Evidentemente queremos estar en la zona de arriba siempre porque somos un equipo muy competitivo y no vamos a permitir descolgarnos. La clave va a estar en ganar los partidos que crees que igual no son partidos contra rivales directos. Ir ganando poco a poco partidos y no dejarnos engañar por no haber conseguido lo que queríamos, que era ganar, en partidos como el del Eibar. Que eso no nos desanime porque donde se va a marcar esa diferencia de estar más arriba o más abajo es contra todo tipo de equipos. Esa es nuestra idea. Vamos a estar ahí y vamos a pelearlo hasta el final.

 

¿Qué supone para ti recibir el premio AFE a mejor jugadora de Reo Iberdrola 2021/22?

Es un reconocimiento muy bonito porque realmente quien me lo ha reconocido han sido las propias rivales. Que reconozcan el trabajo que han visto en mí es, por supuesto, el reconocimiento al trabajo que hicimos toda la plantilla del año pasado del Depor Abanca. No creo que hubiese sido votada sin las jugadoras que me rodeaban. En todas las situaciones que encaraba y me iba en ese uno contra uno, no tendría esa confianza para hacerlo si mis compañeras no me hubiesen creado ese entorno. Me lo hacían muy fácil. Recibía muchas veces con mucha ventaja y eso hacía que se me pudiese ver más. Que ese trabajo te lo reconozcan es algo superbonito. Tiene mucho valor.
 

No creo que hubiese sido votada sin las jugadoras que me rodeaban el año pasado

 

Una pena la lluvia del domingo, que ensombreció el acto con la afición en Riazor.

Estaba lloviendo bastante y tampoco tenía muy claro lo que tenía que hacer (ríe). Yo disfruté del campo y de la gente y no estaba ni notando que estaba lloviendo. Estando delante de tantas personas, se te olvida todo. Coges el premio, te haces la foto y se te pasa volando.

 

¿A quién se lo habrías dado?

No sé si por toda la temporada pero sí por como llegó en los últimos partidos y toda la segunda vuelta, se lo habría dado a Elena Julve (Levante Las Planas). Hizo una segunda vuelta escandalosa y se lo habría dado a ella.

 

¿Por qué Ainhoa ha explotado en el Deportivo Abanca?

En eso entran tres factores. El primero, por crearme un cambio. Eso te hace tener motivación y exigencia. El segundo,  evidentemente, por la ciudad y el entorno. Aquí me han cuidado, me han arropado mucho y ese cariño hace que tu rendimiento sea más gustoso. Y como tercer factor, lo tengo clarísimo, por el sistema de juego del año pasado. Propiciaba que tuviese más ventaja en ese uno contra uno. Cuando recibía el balón tenía a mucha gente cerca y a veces no hacía falta ni jugarme el uno para uno porque podía jugar con las mediocentros, la punta que venía a apoyar... Eso hacía que perdiese pocos balones y me equivocara menos. El margen de error era menor. Esas tres cosas hicieron que pudiese estar a un nivel bastante bueno en el que no me veía desde hace tiempo.
 

El año pasado falleció mi abuela y fue algo que me costó gestionar sobre todo por la distancia

 

¿Cuánta importancia tiene en tu juego el aspecto mental?

Es algo muy importante. Es evidente que en una temporada tu cabeza no va a estar bien absolutamente en todos los partidos de liga y en todos los entrenamientos. Siempre hay momentos que bajas un poco y luego vuelves a subir. En esas bajadas es importante que tu cabeza no se rinda, aunque sucedan cosas externas. Por ejemplo, el año pasado falleció mi abuela y fue algo que me costó gestionar sobre todo por la distancia. Pensaba que había perdido tiempo con ella estando en Coruña. Pero pasa el tiempo y luego lo llevas a otro terreno en el sentido de que puedes disfrutar dedicándole muchas cosas y consiguiendo cosas para que ese orgullo que sientes por ti misma también lo puedan sentir en cierta parte otras personas. Te lo llevas a ese terreno, te lo llevas a exigirte más y a encararlo de esa manera desde el trabajo. Tienes ese privilegio de que puedes hacer lo que te gusta, mientras que hay gente que se va o lo deja o lo que sea. Tienes la oportunidad de poder las cosas que tú quieres y decides hacerlo por ti y también por esa gente que ya no puede verte.

 

Renovaste hasta 2025, has ganado el premio AFE, lo has jugado casi todo… ¿Te sientes la líder del Depor Abanca?

No sé si líder y no sé si es un rol que me han asignado o lo he hecho yo misma, pero el rol que considero que tengo es el de enganchar a la gente a que hay que llevar a este equipo a lo máximo. Y ese máximo evidentemente es estar en Primera. No sé si el año que viene o dentro de dos, pero quiero enganchar a la gente para que año tras año tenga esa ilusión. Es el rol que quiero tener con mi juego y mis ideas y me gusta tenerlo porque nunca lo había tenido y nunca me lo habían dejado tener. Es un paso más en mi crecimiento. Ojalá que me vaya bien con este rol y si no, a otra cosa. A seguir intentando crecer igualmente.
 

Es bonito que alguien confíe en ti no solo con palabras, sino con actos

 

¿Miguel Llorente influyó en tu mejoría como jugadora durante la pasada temporada? ¿Cómo era tu relación con él?

Era bastante buena. Aunque no te diga ‘Ainhoa, confío en ti, reflejó esa confianza dándome minutos. Yo he tenido fallos durante la temporada pasada pero él me siguió manteniendo y siguió confiando. Eso fue clave. Hace tiempo que ningún entrenador confiaba en mí de esa manera. Este año con Irene también me está pasando. Es algo que agradezco. Es bonito que alguien confíe en ti de esa manera, no solo con palabras, sino también con actos. Podía permitirme fallar porque me daban ese margen y tenía esa tranquilidad para atreverme y probar cosas. Evidentemente sin excederme, los excesos tampoco son buenos, pero me hizo mucho bien.

 

¿Qué relación tienes ahora con Irene Ferreras y qué tipo de entrenadora es?

Es una relación muy buena. Es una entrenadora muy cercana que crea un ambiente para que participes con tus ideas. Evidentemente ella tiene su criterio y después hará y deshará lo que ella crea, pero te da ese ambiente. Cuando se hace el repaso del partido anterior con cortes de video, te da ese margen para decir ‘yo veo esto’, ‘pues yo veo esto otro’... Y es un gusto para todas las jugadoras estar en ese clima en el que se puede debatir y expresarse. La relación es bastante buena por parte de todas. Hablo mucho con ella de fútbol y de cómo veo al equipo. Cuando se hacen los planteamientos le suelo expresar mis sensaciones y agradezco que me escuche.

 

Ante errores que tengo, me cuesta confiar en la siguiente acción

 

¿Qué te pide en el campo?

He hablado con ellas varias veces y lo que busca conmigo principalmente es un tema de cabeza. Es verdad que es un tema que me cuesta porque me considero bastante exigente y eso hace que ante errores que tengo, me cueste confiar en la siguiente acción. Y eso me hace a veces sacarme del partido. Es algo que ella ha detectado y lo quiere trabajar conmigo. Por ejemplo, durante algún partido de entrenamiento o en tareas de conservación de balón, cuando quedan segundos para acabar esa secuencia, ella la para justo cuando tengo el balón y puedo encarar. Eso a mí me cabrea y le digo ‘¿cómo puedes parar eso en una contra?’ Esas pequeñas cosas las está trabajando conmigo para que baje esas pulsaciones. Se lo agradezco porque me va a hacer ser mejor.

 

¿De dónde te viene tu tendencia al uno para uno y a encarar a las rivales?

Sinceramente no lo sé. Creo que lo hago porque me gusta la sensación que me da el tener ese uno contra uno. No hay superioridad, no hay nada y me gratifica ver que puedo, que me supero y que genero esa superioridad haciendo esa diferencia al irme de mi rival. Es algo que me encanta, me divierte y me veo capaz de hacerlo. Incluso alguna vez aunque no me vea capaz, lo hago.
 

Me gusta la sensación que me da el tener ese uno contra uno, me divierte

 

¿Has tenido problemas en alguna ocasión por hacer ese tipo de juego?

No. Soy una jugadora que sobre todo este año le gusta meterse hacia dentro y hacer esa conducción, aunque a veces me excedo con esa conducción. En esos momentos me lo dice Irene, igual que el año pasado lo hacía Miguel. O como cuando estaba en el Seagull, que mi entrenadora Ana me decía ‘un pelín antes’. Ellos me dan la libertad en función del plan de partido, pero en esas conducciones quizá me dicen que suelte antes el balón y que lo haga sobre un soporte, tanto algo como bajo, para crear ese giro de banda y que no sea tan directo.

 

Eres muy explosiva en tu juego con arrancadas y frenadas en seco. ¿Qué importancia tiene el trabajo físico para ti?

Ahí es donde se empiezan a crear las diferencias. Tienes que trabajar para poder ser diferencial respecto a lo que ya hay. Si quieres llegar a las máximas categorías, tienes que empezar por trabajarte tanto físicamente como a nivel de juego. El físico cada vez está siendo más importante. En mi caso, a veces esa diferencia de ser más rápida que la lateral hace que puedas meter un centro antes o que ese pase atrás sea con más ventaja. Es algo importante.

 

Cada día estoy deseando que el equipo esté ahí arriba jugando contra las mejores

 

El año pasado fuiste a la selección española sub-23. ¿Sueñas con volver?

Me encantaría que me convocasen, claro. Este año hay jugadoras muy buenas que están en Primera División y la selección mira un poco a jugadoras que estén rindiendo en esa máxima categoría. En ese sentido esta siendo más difícil poder ir. Hay gente muy buena compitiendo día a día con jugadoras de Primera División y es normal que vayan a ir antes que alguna jugadora de Segunda, aunque el año pasado hubo varias como yo o María Pérez, a las que acaban recompensando el trabajo. Me encantaría poder ir. Sería un premio muy grande.

 

El Depor ya sabe lo que es jugar en Primera y tener a jugadoras en la selección absoluta. ¿Te gustaría tomar el relevo en ese sentido?

Cada día que voy a entrenar a Abegondo estoy deseando que el equipo esté ahí arriba jugando contra las mejores. Este club me hace tener sentimiento de pertenencia y me identifico con los valores que mueve y son los que mi familia me ha inculcado. Si he firmado tantos años es por alguna razón. Porque me encantaría tener ese margen para poder estar ahí arriba con el Depor. Y evidentemente si estoy ahí arriba y me llama la selección, sería la gota que colma el vaso. Sería un orgullo.

Ainhoa Marín: “Mi rol es el de enganchar a la gente para llevar a este equipo a lo máximo”

Te puede interesar