María Miralles: “El descenso del Depor me dolió como si hubiera jugado yo”
lll
17º-23º

María Miralles: “El descenso del Depor me dolió como si hubiera jugado yo”

María Miralles, portero del Real Oviedo, se dispone a realizar un pase en el reciente encuentro ante el Sporting de Gijón | real oviedo

Usuario



María Miralles Gascón (Castellón, 1997) regresa mañana (19.00 horas) a Abegondo, su casa durante tres temporadas, para medirse al Deportivo Abanca. La portera, afianzada en el Real Oviedo, analiza el partido y su intensa estancia en el club coruñés, donde pasó de jugar con el filial a convertirse en pieza clave del ascenso del primer equipo a Primera Iberdrola para después quedarse sin debutar en la élite, una espina que todavía tiene clavada.



¿Qué tal estás en Oviedo?
Estoy muy bien. Me aclimaté bastante fácil porque de Coruña a Oviedo no hay mucha diferencia, un poco más de lluvia, pero quitando eso, bien. Y el resto, las compañeras y todo muy bien. Ha habido muchos fichajes este año otra pero pero ha sido muy fácil.

Desde que llegaste lo has jugado prácticamente todo. ¿Te sientes importante el Oviedo?
Sí. Este año tengo la suerte de volver a contar con minutos aunque hayamos cambiado de entrenador. Toda futbolista quiere jugar y más si eres portera, que juegas o no juegas. Estoy contenta porque a nivel personal me están saliendo bien las cosas.

El Oviedo encadena tres victorias seguidas. ¿Qué es lo que os ha llevado a esta buena racha?
Ya teníamos ganas de coger una línea ascendente, que era lo que necesitábamos. Había mucha gente nueva, hubo un cambio de entrenador forzado al principio y necesitábamos rodar, minutos y empezar a tener la idea de juego un poco más clara. Ahora estamos en esta línea porque estamos entendiendo como quiere el míster que hagamos las cosas. Además, las victorias han sido contra rivales muy duros y estamos muy contentas.



Definiría al Oviedo como un equipo que sabe sufrir



¿En qué aspecto es fuerte el Oviedo?
Definiría al Oviedo como un equipo que sabe sufrir. No ganamos los partidos sobradas, siempre es por la mínima, pero sabemos manejar los tiempos, jugar con el tiempo y sobre todo peleamos mucho y no damos un balón por perdido.

¿Y qué aspectos os faltan por mejorar?
Siempre se puede mejorar el hecho de tener más acierto de cara a puerta, que nos está fallando un poco, y a nivel defensivo, como queremos salir con el balón jugado, a base de errores es como te vas curtiendo. Es un poco lo que nos acaba de faltar. Lo hemos mejorado desde pretemporada, que ya jugamos contra el Depor y no tenemos nada que ver.

Cambio de entrenador, muchas jugadoras nuevas, balón jugado desde atrás… Parece que estés hablando del Depor en vez del Oviedo.
Somos parecidas pero creo que al Depor, con Miguel (Llorente) teniendo el ADN del Barça, le gusta tener mucho más el balón, le gusta llegar con balón y con mucha gente arriba y nosotras tenemos la capacidad de adaptarnos, no tenemos la necesidad de tener el balón. Sabemos cuando queremos jugarla en largo y cuando hay partidos que no podemos tener el balón. En eso sí que nos diferenciamos bastante. El Depor quiere sí o sí el balón y nosotras sabemos jugar sin balón y con balón.



María Miralles 3




Estáis en la séptima plaza, ahora mismo en esa zona de playoff de permanencia. ¿Cuál es el objetivo del Oviedo?
Nuestro objetivo es estar en la parte más alta de la clasificación. Obviamente queremos estar en la nueva categoría que se va a crear. ¿Y ascender? Si le preguntas a cualquier equipo, te va a decir que el objetivo es ascender pero al final solo asciende uno. Entonces es difícil. Nuestro objetivo es estar arriba.

¿Este año las expectativas del Oviedo son un poco más cautas por la dificultad del grupo Norte?
El año pasado era una categoría nueva para mí, un equipo con muchas jugadoras nuevas y el objetivo era muy claro, que era ascender, y nos quedamos a las puertas en el playoff de ascenso. Este año hay que tener también en cuenta que el grupo es muy complicado, que los que han bajado se han quedado prácticamente todos en nuestro grupo y la presión la tienen esos equipos para volver a ascender rápido.


El Depor quiere sí o sí el balón y nosotras sabemos jugar sin balón y con balón




¿Os fastidia que se haga la reestructuración de las categorías, con el peligro de descenso que eso conlleva, justo el año que el grupo Norte es tan potente?
Sí. Fastidia porque quedar entre los cinco primeros es complicado y los equipos que han descendido están todos en nuestro lado. Da rabia porque ves la liga Norte y la Sur y está superdescompensado. Pero es lo que nos ha tocado y vamos a intentarlo contra viento y marea.

El sábado pisarás Abegondo por primera vez desde que te fuiste del Deportivo. ¿Habías vuelto de visita en algún momento?
Fui el año pasado a ver algún partido porque todavía quedaban muchas de las que ascendimos. Pero pisar el césped con otra camiseta va a ser la primera vez y va a ser muy raro. Esta semana está llena de sensaciones. Cuando salí del Depor pensé que nunca más volvería a pisar Abegondo como jugadora y menos llevando otra camiseta. Volver a pisar el campo 1, donde hemos tenido tantas vivencias… Llevo soñando con ese momento desde que salió el calendario.

¿Por qué es un partido tan especial para ti?
Va a ser muy bonito porque Abegondo fue mi casa durante tres temporadas. La primera primera vez que salí de mi casa, tiré para allí sin pensármelo, y aunque no queden muchas compañeras del equipo de ascenso, cada jugadora que pasa por el Deportivo guarda un sentimiento hacia el club. Guardo muchos momentos con ese club, con ese escudo, y he vivido cosas allí que se van a quedar para siempre en mi retina como ver Abegondo repleto jugando la fase de ascenso.

¿Qué recuerdo global guardas de tu paso por el Depor?
En mi despedida puse que se me quedaba una sensación agridulce por haber conseguido todo lo que conseguimos y al final no haber podido debutar en Primera, pero siempre me quedo con las cosas buenas. Yo empecé allí en el filial, mi primer año fue totalmente en el filial, y poco a poco conseguí hacerme con el puesto en el primer equipo y me quedo con eso. Mi trabajo es el reflejo de lo que quiero conseguir, que es estar arriba. Es un poco mi ADN y se pudo ver en ese equipo.



Llevo soñando con volver a pisar Abegondo desde que salió el calendario



Lo viviste todo en el Depor. Pasaste del filial a ser clave en el ascenso a Primera y después te quedaste sin opciones.
Viví muchas cosas buenas y muchas malas Además, tuve la lesión del dedo que lo complicó todo aún más, pero prefiero quedarme con lo bueno.

El Depor fue tu primera experiencia lejos de casa. ¿Fue dura la adaptación?
Sinceramente, al clima me costó adaptarme muchísimo. Yo vengo de Castellón, que es sol todo el día y cuando llueve allí se paraliza el mundo y nadie sale de casa. Yo llegué aquí con el mismo chip y dije ‘como no empiece a salir de casa cuando llueve, estoy un poco fastidiada’. Me costó porque también estaba acostumbrada a jugar en césped artificial y meterte en Abegondo con unos campos increíbles de césped natural, barro hasta arriba. Al principio me acuerdo que llegaba a casa, llamaba a mi padre y le decía ‘papá, parece que no sé jugar al fútbol’. Poco a poco, como entrenábamos casi todos los días, me aclimaté a marchas forzadas. Lo bueno es que el club ayudó mucho a la adaptación de ser nueva en una ciudad diferentes, con los estudios y todo, pero es cierto que el clima me costó.

¿Cuál es el recuerdo que guardas con mayor cariño?
El ascenso. Toda la fase de ascenso pero en Canarias, cuando pitó el árbitro el final y de verdad fue palpable que lo habíamos conseguido, fue mágico. Nos abrazamos todas y sentimos por fin que ya era nuestro.

¿Cómo viviste la temporada en Primera con un éxito mayúsculo en el plano colectivo y tan poco protagonismo a nivel individual?
Me tocó vivir la cara B de lo que es el fútbol. Después de una temporada redonda y ser la portera menos goleada en liga y fase de ascenso, verte de repente en la grada fue muy difícil para mí a nivel individual. Pero aprendí muchas cosas positivas. Estuve más con el equipo, animando desde la grada, siempre con buena cara y trabajando más que nadie en el gimnasio. Si me decían que no iba a ir convocada, yo trabajaba más aún y así fue todo el año. También me ayudaron los servicios del club. Tuve que ir a la psicóloga deportiva que teníamos, a Marisol, y me ayudó muchísimo. A veces intentas hacer frente tú solo a estas cosas pero necesitas ayuda. Yo recurrí ahí y me vino superbien.


He vivido cosas en el Depor que se van a quedar para siempre en mi retina



¿Todavía te queda esa espina de no haber podido debutar en Primera?
No te voy a mentir, la espina la tengo clavada a fuego porque es algo que me dolió muchísimo. Pero creo que las cosas vienen cuando vienen y si no tuvo que ser ahí, será en otro momento. Eso espero.

Si no hubiese llegado la suspensión de la liga por el COVID, ¿crees que habrías debutado en Primera?
Sinceramente no lo sé. Prefiero pensar que no para no torturarme más.

¿Cómo tomaste la decisión de salir del Depor?
Tomar la decisión me costó mucho porque donde estás a gusto, no te quieres marchar. pero puse en una balanza el estar a gusto en un sitio o querer llegar a Primera. Vi que ahí ya no tenía espacio y decidí salir. En este caso fiché por el Oviedo, tuve muchas ofertas, pero me decidí por el Oviedo.


María Miralles 2




¿Cómo viviste desde Oviedo el descenso del Depor Abanca?
Me dolió como si hubiera jugado yo. Es algo que vivimos muchas personas, había mucha gente implicada y duele ver al equipo descender de una forma tan cruel. Fue una temporada un poco desastrosa y claro que duele. Yo lo hablaba con Miriam –excapitana del Deportivo, ahora en el Tacuense–, estábamos viendo los partidos y fue duro.

¿Qué te parece el equipo que ha configurado el Depor para esta temporada?
Me sorprendió muchísimo. Son fichajes con muchísima calidad. A cualquier equipo le encantaría tener a las jugadoras que están ahí, pero las tiene el Depor. Son todas muy buenas pero al principio todo el mundo pensaba ‘ a ver cómo haces para que todo funcione’. Porque hay muchos equipos que tienen jugadoras muy buenas y después les cuesta encajar, pero les ha salido muy rodado todo.



Tuve que ir a la psicóloga deportiva y me ayudó muchísimo



Es un equipo confeccionado por Pablo Pereiro y Manu Sánchez. ¿Qué te parecieron sus salidas?
Me sorprendió porque las formas no fueron las mejores. Si no quieres contar con alguien, cuanto antes se lo digas para que pueda buscarse un poco la vida, mejor. Pero son decisiones del club que hay que aceptar y no hay más.

Este Depor tiene un estilo muy definido. ¿Cómo crees que se le puede hacer daño?
No tengo ni idea, es complicado. Es un equipo que tiene tanto la pelota que es complicado hacerle daño. Cuando tiene la pelota están muy bien, es un equipo que se junta mucho y sabe mover bien el balón y cuando no lo tiene también repliega muy bien. Vamos a ver si podemos hacerle un poco de daño con algún contraataque.

De tu paso por el Depor solo quedan Cris, Alba Merino, Patri López y Carlota. ¿Tienes ganas de verlas?
Sí. Nos encontramos en pretemporada y fue muy divertido pero siempre estaba un poco la parsimonia de que era un amistoso. Ahora que nos vamos a jugar puntos de verdad, vamos a ver qué tal.

¿Ya has hablado con ellas? ¿Ya ha habido el típico pique sano de antes de los partidos?
Algún WhatsApp ha caído por ahí. Son muchas emociones juntas. Yo ya tengo bastante presión sobre mí misma porque va a ser un partido en el que voy a tener un poco la lupa encima ya que vuelvo a casa y ya les dije que no fueran muy crueles (risas).



La espina por no haber debutado en Primera la tengo clavada a fuego, me dolió muchísimo




¿Te gustaría pararle un penalti o hacerle una parada a alguna de ellas?
Yo voy a intentar hacer un buen partido. Si puedo parar algún penalti o alguna falta, lo voy a intentar obviamente. Me dolerá por una parte pero por la otra estaré muy contenta a nivel individual y colectivo.

¿Mantienes una relación cercana con alguna de tus excompañeras del Depor?
Sí. Con Miriam, Patri Díaz, Iris, Peke… Son con las que más tengo contacto, con las que mejor me llevo ahora.

Como en tus inicios en el Villarreal jugabas de centrocampista. ¿Qué prefieres? ¿Marcar en Abegondo el gol de la victoria en el 90 o parar un penalti también en el 90 para conservar la victoria?
Qué complicado, eh. Echo de menos marcar goles pero es que parar penaltis también te da un subidón muy guay. Yo creo que me quedaría con parar el penalti.

Ya que echas de menos marcar goles, ¿te han dejado tirar alguna falta o penalti desde que pasaste a jugar de portera?
Intento que me dejen tirar cosas pero no hay manera. El día del Barça B di una asistencia a Isina desde nuestra área y es lo máximo que hago. Más cerca de la portería no me dejan tirar y mira que lo intento. En el entrenamiento si hay una falta, yo chuto una falta. Si hay un penalti, chuto un penalti. Pero no hay manera.


María Miralles: “El descenso del Depor me dolió como si hubiera jugado yo”

Te puede interesar