Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Álex Boedo: “Estamos capacitados para más que la permanencia pero es mejor tener los pies en la tierra”

Álex Boedo, atacante del Bergantiños, celebra el gol del triunfo ante el Móstoles (2-1) logrado el pasado sábado en el tiempo añadido del partido disputado en As Eiroas | raúl lópez
|

Al Bergantiños se le estaba resistiendo la primera victoria de la temporada en Segunda RFEF. El pasado sábado parecía que la dinámica iba a continuar igual y que se iba a confirmar el quinto empate del equipo en seis jornadas. Era el tiempo añadido y el marcador de As Eiroas reflejaba un 1-1 ante el Móstoles. Pero en ese momento emergió la figura de Álex Boedo Varela (Carballo, 29 de marzo de 1999). El atacante fue el inicio y el fin de un contragolpe que supuso el 2-1 en el minuto 92 y el primer triunfo en la nueva categoría. Fue el primer gol en liga de Boedo, un carballés que, después de cambiar el pasado verano el Deportivo por el Bergantiños, comienza con buen pie en el equipo de su casa.


¿Cómo te sientes después de haber dado la primera victoria en Segunda RFEF al Bergantiños?

Muy contento sobre todo por la victoria, que nos hacia falta una y nos la merecíamos. También estoy contento a nivel individual por el gol, es especial marcar con la camiseta del Bergantiños para mí.


¿Cómo recuerdas la jugada?

Recuerdo que quedaba poco de partido y el partido estaba roto. Es un balón que salimos jugando hacia adelante y veo que hay espacio y no me lo pienso, directamente intento montar el contraataque. Nada más la cambié de banda, nos fuimos al área, creo que llegamos tres jugadores y tuve la suerte de meter el gol.


¿Y qué recuerdas de la celebración? ¿Qué sentiste?

No sabía donde meterme, fue una locura. Recuerdo estar todos en el córner y fue bonito.


¿Tus compañeros te felicitaron mucho después del partido? ¿Recibiste muchos mensajes tras el encuentro?

Sí. Primero estallamos todos de alegría, todo el grupo. Después, mi familia me fue a ver así que también fue muy especial que ellos estuvieran presentes. Y además después también me hablaron y felicitaron viejos amigos y es especial.


Un gol de un carballés. ¿Cómo te estás encontrando en el club de tu localidad natal?

Estoy muy contento. Desde el primer momento había interés en mí y me dieron mucha confianza, eso lo noto. Me siento cómodo y arropado por todos, por cuerpo técnico y también por los jugadores. A muchos ya los conocía pero también los que no conocía me integraron desde el primer momento. Estoy muy contento y agradecido. A lo mejor estar en casa y con mi me gente me ayuda a mí.


Estoy contento, es especial para mí marcar con la camiseta del Bergantiños


¿Era tan necesaria la victoria del Bergantiños para la confianza de la plantilla?

Sí. Sobre todo anímicamente para coger esa confianza. Una victoria te da esa confianza para desarrollar mejor el juego en todos los aspectos, para tener más el balón y atreverse más. Te ayuda a estar con más soltura.


¿Sientes que tenéis los puntos que merecéis?

Pienso que podíamos tener alguno más pero las cosas están como están y no se puede pensar en lo que dejas atrás. Tenemos ya un partido el fin de semana y tenemos que ir a ganarlo.


¿Qué está haciendo bien el Bergantiños en este inicio?

Somos un equipo que queremos proponer con balón desde atrás y creo que en ese sentido aún no encontramos nuestro mejor nivel. Entreno todos los días con el equipo y veo de lo que es capaz y creo que es capaz de mucho más en ese sentido. Eso sí, a nivel de actitud, de competición, de garra y de dar la cara, para mí, chapó. De hecho, hay muchos partidos que remontamos con situaciones adversas: marcadores en contra, expulsiones, un penalti en contra ante el Pontevedra...


¿En qué otros aspectos hay margen de mejora?

El tema de la personalidad con balón y a lo mejor, en ciertas circunstancias de juego, saber ser directos y lanzar algún contraataque más vertical para aprovechar espacios. Ser más versátil.


¿Cómo es Lemos como entrenador? ¿Es tan invariable y fiel a su propuesta de juego como parece?

Sí. Es una persona con las ideas claras. Es exigente y como a todos le gusta ganar pero va con su idea. Quiere que el equipo dé una imagen y sobre todo se vea plasmado lo que se trabaja por la semana.


¿Qué tal te has adaptado a su forma de ver el fútbol?

Muy bien. Queremos tener el balón y vengo de la cantera del Deportivo, que por suerte es un sitio en el que te inculcan esa propuesta.


Lo has tenido fácil entonces.

Intenté adaptarme lo más rápido posible. Tanto el cuerpo técnico como los jugadores me hicieron sentir uno más desde el principio como si ya llevara años con ellos.


Puedes jugar en varias posiciones del ataque e incluso has actuado alguna vez de lateral. ¿Dónde te encuentras más cómodo?

Mientras juegue en posición de ataque, estoy cómodo y es donde disfruto. Este año estuve entrando a pierna cambiada, de extremo derecho, aunque el otro día entré de extremo zurdo. Al final intento hacerlo bien en cualquier posición y me adapto a lo que el míster me pida. Pero también me gusta jugar cerca del delantero.


Desde el principio había interés en mí y me dieron mucha confianza, eso lo noto


¿Te sorprendió quedarte fuera de la lista en el partido contra el Compostela y ser suplente el pasado sábado?

Son decisiones del entrenador y el jugador lo que tiene que hacer es entrenar bien y estar preparado para lo que toque, sean diez minutos, una parte o lo que sea.


¿Estás satisfecho con tu rol en el equipo?

Sí, estoy muy contento porque veo que hay confianza en mí. Soy ambicioso y como todos los jugadores quiero jugar todos los minutos pero eso no es posible. Entonces, con lo que toque jugar, intentaré estar a tope y aportar.


¿Qué te está pareciendo el nivel de la Segunda RFEF?

Me lo esperaba así. Es como la Segunda B que había antes, aunque quitando equipos muy punteros que sobresalían antes. Es una liga muy igualada y muy competida, donde cada partido cuesta sudor y sangre ganar y al final son pequeños detalles los que pueden hacer cambiar la balanza para un equipo o para otro.


¿El Bergantiños está capacitado para algo más que para luchar por la permanencia?

Soy ambicioso y por lo que veo creo que sí. Estamos capacitados para más pero es mejor tener los pies en la tierra. Primero hay que conseguir el primero objetivo y después mirar hacia arriba.


¿Qué pensaste del equipo que había montado el Bergantiños cuando fichaste?

Eso, de hecho, fue una las cosas que me hizo decidirme por venir. Los jugadores que estaba fichando y el grupo que ya había del año pasado, que ya lo conocía y sabía que era un grupo que podía competir muy bien en la categoría.


¿Sigues pensando lo mismo?

Veo día a día el potencial de cada jugador y hay una plantilla muy competitiva donde todos pueden jugar. Así que se me reforzó la idea que ya tenía antes.


Me dolió no haber podido triunfar en el Deportivo


Álex Boedo se formó en la cantera del Deportivo, jugó en el Fabril en dos etapas y estuvo a punto de debutar con el primer equipo con Rubén de la Barrera antes de que el pasado verano finalizase su etapa como blanquiazul.


¿Por qué elegiste el Bergantiños? ¿Tenías más ofertas?

Todas las ofertas que tenía eran de la misma categoría. Y dentro de esta categoría, aposté por lo de casa. ¿Dónde mejor que aquí para crecer?


En tu despedida del Deportivo dijiste que te marchabas “dolido por no poder triunfar” en el club coruñés. ¿Esa espina todavía sigue ahí?

A día de hoy eso ya pasó y no lo tengo en la cabeza. En su día fue lo que sentí y por eso lo que dije. Llevaba años en el Depor, le tengo cariño al club, le deseo lo mejor y me dolió no haber podido triunfar ahí.


La pasada temporada llegaste a ir convocado con Rubén de la Barrera. ¿Creías que debías tener un hueco en el primer equipo o habrías seguido también en el Fabril si hubiesen apostado por ti de alguna forma?

Con la llegada de Rubén de la Barrera me veo que empiezo a entrenar con él. Parecía que estaban contentos conmigo, incluso llego a ir convocado a Salamanca. Iba a salir al campo y no tuve esa fortuna. Y a partir de ahí, como que me apartaron un poco e incluso dejé de jugar en el Fabril, no lo entendí mucho. Pero son circunstancias del fútbol que no dependen de mí y al final me quedo con lo bueno y no me voy a quedar solo con eso.

Álex Boedo: “Estamos capacitados para más que la permanencia pero es mejor tener los pies en la tierra”