Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El Alondras se estrella contra un Silva sólido y reconocible

Joao Paulo, delantero del Silva, cabeceó alto antes de marcar el gol de la victoria local | pedro puig
|

SILVA 1 - 0 ALONDRAS

Silva: Ríos; Brais Lema, Antonio, Nico Clouston, Parafita; Máquez, Álex Lorenzo (Geri, min.90+3); Álvaro Rey (Alfonso Santiso, min.70), Marcos Gómez (Prieto, min.88) , Antón (Souto, min. 70); Joao Paulo (Víctor Casais, min.88).
Alondras: Martín Pastoriza; Javi Pereira, Abel, Aitor Díaz, Guille Defran, Anxo Vilas (Iago Pérez, min.46); Jesús Varela, Ube (Óscar Martínez, min.77); Cacheda (Nano, min.84), Mauro; Manu Vilán (Nando, min.61).
goles: 1-0, min.75: Joao Paulo.
árbitro: García Rey (Ferrol). Amonestó a Álvaro Rey, por el Silva; y a Mauro y Óscar Martínez, por el Alondras.



Las buenas costumbres no deberían cambiar nunca. Que se lo digan al Silva, que en su primer partido de la temporada en casa volvió sacar a relucir las señas de identidad que le han llevado a encadenar ocho temporadas consecutivas en Tercera: solidez defensiva, poderío aéreo, fútbol directo y una rentabilidad máxima de las acciones a balón parado. Hoy lo sufrió el Alondras, que se estrelló una y otra vez contra un muro y no pudo evitar el gol de Joao Paulo tras un saque de banda. No por conocido es menos efectivo.

A Grela, acostumbrada a acoger en los últimos años a un Silva con defensa de tres centrales, vio como Javier Bardanca presentaba un once ordenado en un 1-4-2-3-1 con una zaga formada por Lema y Parafita en los laterales y Antonio y Nico Clouston (20 años de diferencia entre ambos) como centrales. Máquez y Álex Lorenzo se encargaron del doble pivote, Antón y Alvaro Rey ocuparon las bandas y Marcós Gómez fue el enlace con Joao Paulo.

No obstante, sí que hubo una alineación con defensa de tres centrales. Fue la del Alondras. José Tizón quiso protegerse ante el poderío del Silva en A Grela y situó a Abel, Aitor Díaz y Guille en el centro de la zaga. A pesar del ajuste, el equipo vigués no se sintió cómodo en la visita a A Coruña.

Antón y Joao Paulo probaron suerte en los primeros minutos como queriendo ganar esa pequeña batalla del primer tiro a puerta, pero Martín Pastoriza no tuvo problemas para detener los dos disparos. A partir de ahí, el duelo transcurrió como habría adivinado cualquier aficionado que hubiese visto más de dos partidos del Silva en A Grela. Mucha disputa y juego aéreo entre ambos equipos con la intención de conceder entre cero y nada.

El Silva consiguió esto último durante prácticamente todo el partido. Lema desconectó a Mauro, talentoso pero demasiado fallón hoy; los centrales Antonio y Nico no dudaron ni en un solo balón largo, y Parafita ató en corto a Pereira.

En ataque el Silva fue más intermitente. Antón intentó la de Nayim en la final de la Recopa del 95 pero en la portería se encontró a Martín Pastoriza y no a Seaman. Acto seguido, Antón dejó solo a Marcos Gómez con un toque de punterita pero el asistente levantó el banderín justo antes de que el mediapunta enviara el balón a la red con la zurda. Y más tarde, Joao Paulo llegó forzado a un centro de Álvaro Rey.



Ajustes del Alondras


En ese contexto, el Alondras decidió dar un golpe de timón porque, aun sin estar siendo superado claramente, la sensación era que el gol del Silva era cuestión de tiempo. José Tizón cambió a una defensa de cuatro pasando a Guille Fran al lateral derecho y adelantando a Javi Pereira en un 1-4-2-3-1 similar al del Silva. Además, ras el descanso metió a Iago Pérez y rehizo de nuevo la defensa sin cambiar el sistema.

El Alondras mejoró, empezó a pisar con más frecuencia el campo rival e incluso tuvo una ocasión clara en la zurda de Cacheda, pero Ríos hizo un paradón felino.

Y el otro zarpazo lo dio Joao Paulo en el 75. Saque de banda de Lema, cabezazo al larguero de Máquez, incansable durante el partido, y remate del punta casi en la línea. Gol y marcador a favor del Silva en A Grela. ¿Qué significa eso? Un suplicio para el rival. El Alondras lo intentó y tuvo una oportunidad clara en la única vez que le cogieron la espalda a la zaga local. Mauro se plantó solo en el área pero quiso rizar el rizo, primero recortando a Nico y después regateando a Ríos, y perdió el balón ante un ágil Ríos. 

El Alondras se estrella contra un Silva sólido y reconocible