Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Movimiento en Europa

|

A estas alturas ya están todos los equipos europeos preparando la temporada que se avecina y que va a estar, como todas últimamente, muy cargada de partidos. Algunos, los más fuertes, todavía no cuentan con sus principales hombres porque han tenido alta competición hasta hace poco más de dos semanas y los clubes hacen la vista gorda con las fechas de su reincorporación.


Los calendarios ya se han sorteado y serán las ligas de Francia y Portugal las primeras que tomen la salida, el primer fin de semana de agosto. A continuación, la semana siguiente iniciarán la disputa la Bundesliga, la Premier League, la Eredivisie y la Liga española. Finalmente, y como siempre, el último en arrancar será el torneo italiano, cuyo fútbol celebra todavía su victoria en la recientemente finalizada Eurocopa de Naciones. Mientras tanto, al otro lado del Atlántico, el Brasileirao –única competición viva en estas fechas- llegará al término de la primera vuelta.


Uno de los mayores atractivos de las pretemporadas son los movimientos económicos de los clubes, o sea, los traspasos.


La voz popular señala con ironía que parece que hay dos equipos que no tienen tope salarial (el Manchester City y el París Saint Germain), pero a éstos habrá que unir pronto al Manchester United, que se está dejando la cartera este verano con el fin de reverdecer viejos laureles pues lleva algunos años en blanco. La última incorporación de los ‘reds’ es Varane, si cuadran las cuentas, que lo harán.


En Portugal, Países Bajos (antes, Holanda) y Francia hay normalmente más novedades de salida que de entrada, salvo honrosas excepciones como alguna de las citadas. El país vecino del suroeste tiene muy ‘pulido’ el mercado brasileño, con numerosos ojeadores que se apropian de la pieza inmediatamente, mientas que los neerlandeses dan paso confiadamente a los elementos de su cantera. De los equipos franceses salen piezas destacadas mientras sus refuerzos no descuellan excesivamente.


Al final, todo este despliegue de seguimientos y contrataciones es lo habitual.


La ilusión va por barrios y puede ser que el fichaje de algún destacado jugador anime a su parroquia, pero lo cierto es que los favoritos para todas las competiciones vienen a ser los mismos de cada año, tanto en las ligas locales como en las competiciones continentales.


Ahora, todos preparados porque a la vuelta de la esquina está la llegada de la Supercopa europea, con sede en cualquier lugar del mundo excepto en Europa. Es el fútbol moderno de Ceferin y Rubiales, entre otros.

Movimiento en Europa