Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Los jugadores del Deportivo andan como motos

|

Como Motos Botana, efectivamente. Somos muchos los que esta semana hemos sentido una gran pena por la pérdida de una persona que, más allá de ser historia del RC Deportivo, nos conquistó a todos por su aspecto humano y, cómo olvidarlo, por sus numerosas anécdotas en los 44 años que actuó como speaker en Riazor.


Para alguien como yo, nacido en la época del baby boom (boomers nos llaman), José Luis Naya ha sido algo así como la banda sonora del Deportivo. Es la voz que escuché la primera vez que fui a Riazor a ver un España-Holanda sub20. Es la voz que escuchaba en todos los Teresa Herrera a los que he ido. Es aquella voz que se escuchaba en Riazor nombrando la alineación del equipo contrario de carrerilla y que cuando llegaba a la alineación del Deportivo se paraba al nombrar a cada jugador para que el público lo jalease. Daba igual que el jugador se llamara Silvi, Djalminha, Huapaya, Bebeto o Riki. Y, por supuesto, era la voz antes de los partidos y en los descansos. Ninguna campaña publicitaria ha conseguido convencernos de que no las hay mejores que Tintorería Mil Colores, que los mejores coches son los de Autos Brea, que la mejor cena tras el partido es en restaurante Auto Deportivo, aunque puede usted ir a Raxaría As Neves, que también está muy bien. Y, por supuesto, toda sustitución de jugadores es gentileza de Rótulos Feca Neón, faltaría más. Y así un montón de ejemplos. Todos recordamos de memoria esas cuñas publicitarias. Da igual que sea usted un boomer, o que haya nacido antes de los 60 o en los 90. Y es que 44 años de speaker dan para mucho.


Tampoco me puedo olvidar de las anécdotas que tuvo Naya con los nombres de los jugadores. Hace muchos años comentaba que en los cambios lo pasaba fatal porque toda la información que tenía era la que le daba su propia vista desde la cabina para ver la tablilla con el número del jugador sustituido y del que iba a salir. Así se le dieron situaciones como aquella del día del Getafe en el que el entrenador madrileño fue cambiando de opinión hasta volver loco al pobre Naya que salió airoso de la situación diciendo que “salen del campo dos jugadores y entran otros dos”.


En cuanto al rap que se marcó en el último partido de la temporada 2006-2007 solo hay que ver las visualizaciones que tiene en YouTube. Un fenómeno.


Y por no hablar de los problemas de pronunciación. Con los partidos de liga no había problema. Pero cuando el Depor empezó a jugar en Europa el bueno de Naya tuvo serios problemas para nombrar a ciertos jugadores. Los jugadores del Panathinaikos o los del Galatasaray aún se preguntan quien era aquel señor que les nombraba de forma tan rara.


Descansa en paz, José Luis Naya. Aunque hayan pasado ya ocho años desde que dejó las labores de speaker (siempre de forma totalmente altruista, por cierto), nadie se ha olvidado de su voz. Es una pena que su fallecimiento se haya producido en verano y no en plena temporada. Si hubiese sido así, el minuto de silencio que habría habido en Riazor habría sido de los más emotivos que se recuerdan. Y es que con José Luis Naya se nos ha ido a todos un trocito de nuestro corazón blanquiazul.

Los jugadores del Deportivo andan como motos