Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Aquellos Teresa Herrera

|

Este veterano trofeo nace en nuestra ciudad en el año 1946, recién estrenado el nuevo Estadio de Riazor, por iniciativa del concejal Cristino Álvarez y el periodista Francisco Jiménez de Llano. El objetivo era obtener fondos para la paupérrima beneficencia municipal de la época. Gobernaba el Ayuntamiento el militar Eduardo Ozores Arrainz que aceptó la propuesta, bautizándolo con el nombre de la filántropa coruñesa Teresa Herrera, que había donado sus bienes para la construcción de un hospital.


La artística copa sería diseñada por el asesor artístico Rafael Barros Merino, quien, a lo largo de los años fue cambiando el diseño para que todos los trofeos fuesen singulares. Con el paso del tiempo, en el año 1970, el trofeo pasó a convertirse en una Torre de Hércules, emblema de nuestra ciudad.


El 30 de junio de 1946, con treinta mil aficionados en las gradas, se celebra la primera edición entre el Athletic de Bilbao y el Sevilla, venciendo los sevillistas por 3 a 2. El primer trofeo que me viene a la memoria es de la edición de 1955, que si bien no he presenciado, recuerdo ver pasar por Carral al autobús que llevaba de regreso al Athletic de Bilbao al aeropuerto de Santiago. Aquel fue el primer año en el que participó nuestro Deportivo y que contra todo pronostico se alzó con el trofeo. Recordemos a los contendientes: Por el Deportivo: Otero; Rodolfo, Manín, Irusquieta; Botana, Juananco (Cuenca); Arsenio, Pahiño, Juan, Lechuga (Bazán) y Polo. El Bilbao alineó a: Carmelo; Orúe, Garay, Canito; Mauri, Maguregui; Arteche, Marcaida, Arieta, Uribe y Gaínza. Ya no estaban en la alineación los Iriondo, Venancio, o Zarra, que los niños nos sabíamos de memoria.


Pero el primer trofeo al que sí pude asistir fue el mítico Santos-Botafogo de la XIV edición, celebrado el 21 de junio de 1959, en el que participaron repartidos entre los dos equipos los seis jugadores que habían sido campeones del Mundo con Brasil: Nilton Santos, Zico, Garrincha, Pelé, Pepe, Didí y Zagalo. Otro trofeo de recuerdo agridulce sería el del año 1962, que el Deportivo gana al Benfica de los Eusebio, Germano, Costa Pereira, Caven, Columha y Simóes, pero que también sería una de las temporadas en las que el club descendería a Segunda División.


Como puede observarse, la organización elegía los mejores clubes del momento y así en 1974 lo juegan el Peñarol, Borussia de Dortmund, Barcelona y Atlético de Madrid; o el de 1989 con el Real Madrid, Steaua de Bucarest, Bayern de Múnich y PSV Eindhoven, partidos que recuerdo ver desde Preferencia inferior. No sería menos brillante el de 1995, año del 50 aniversario, con la participación de los equipos del Benfica, Flamengo, Real Madrid y RC Deportivo. También recuerdo un partido entre el Athletic y el Peñarol, en el que mis vecinos de asiento venían de Bilbao viajando de noche para volver a casa al finalizar el partido. 


Eran tiempos en los que las gradas se abarrotaban de peñas con sus empanadas y bocadillos, dando un ambiente festivo muy bonito.


Por Riazor desfilaron los mejores jugadores del mundo, como Cruyff, Futre, Schuster, Hugo Sánchez, Koeman, Hagi, por citar solo a los que después triunfaron en la Liga española.


Todo un acontecimiento del verano coruñés que merecía reactivarse, ahora que nuestro querido Real Club Deportivo pasa por un mal momento, y sería la única forma de que pudiésemos seguir disfrutando en directo de los mejores equipos y jugadores del fútbol mundial.

Aquellos Teresa Herrera