Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Los Suns acarician la barrida y los Sixers recuperan el factor cancha

Joel Embiid rozó el triple-doble y se llevó un buen susto en una fea caída en el último cuarto
|

Los Suns sobrevivieron a un partido histórico de Nikola Jokic y se colocan con match ball para barrer a los Nuggets, mientras que los Sixers tomaron Atlanta (111-127) y recuperan el factor cancha.


El recientemente coronado MVP se convirtió en el tercer jugador que firma un 30-20-10 en playoffs. Los 32 puntos, 20 rebotes y 10 asistencias del serbio le sientan a una mesa donde solo comían Wilt Chamberlain y Kareem Abdul-Jabbar. Casi nada.


Pero los Nuggets son menos Nuggets sin Jamal Murray. Austin Rivers está a años luz y Facundo Campazzo volvió a sufrir al renacido Chris Paul, faro de los Suns con 27 tantos, 6 capturas, 8 pases de canasta y 3 robos. Además, Aaron Gordon anda desaparecido y los núneros de Michael Porter Jr han bajado notablemente en lo que va de eliminatoria.


Aun así, los de Michael Malone, entre los que también destacó Monté Morris (21 puntos y 5 asistencias), aguantaron el tipo en la primera mitad (57-59), pero un parcial de salida de 12-3 en el tercer cuarto los sacó de rebufo y dos triples seguidos de los Cameron, Payne y Johnson, los pusieron contra las cuerdas (74-88). No volverían a acercarse a menos de esa distancia, la misma con que acabaría el primer encuentro en Denver (102-116), donde Devin Booker (28 tantos, 6 rechaces y 4 pases letales) fue el perfecto escudero de CP3.


Los Sixers también sobrevivieron, en su caso a las lesiones y los sustos. A los cuatro minutos perdieron a Danny Green y en el último cuarto, ya con el partido más que controlado, Tobias Harris sufrió un durísimo golpe en la cabeza y poco después Joel Embiid se estampó contra Clint Capela y cayó al parqué de manera espeluznante.


Ambos pudieron seguir en un duelo donde brillaron con luz propia, el ala-pívot con 22 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias y el pívot rozzando el triple-doble: 27, 9, 8 y 3 tapones. Ben Simmons (18, 4 y 7) completó el trío de ases y Seth Curry (12 tantos), Furkan Korkmaz (14) y Dwight Howard (12 y 6 capturas) redondearon la faena.


En los Hawks, mal en defensa durante todo el partido, algo inaudito en un equipo entrenado por Nate McMillan, y negados desde el arco (6 de 23), los de siempre: Bogdan Bogdanovic (119), Danilo Gallinari (19), John Collins (23 y 7 rebotes), Trae Young (28 y 8 pases de canasta) y casi nada más.


El cuarteto local aguantó hasta el descanso (56-61), pero, al igual que los Nuggets, los Hawks volvieron de vestuarios a pie cambiado, en su caso encajando un parcial inicial de 4-15. Una canasta de Tyrese Maxey cerró el tercer cuarto con dos decenas de renta (75-95) y dejó el último como un entrenamiento para un cuarto capítulo donde el conjunto de Atlanta deberá ajustarse defensivamente para poder evitar poner una rodilla en la lona. 

Los Suns acarician la barrida y los Sixers recuperan el factor cancha