Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

La ecuación en el arco

De izquierda a derecha, Lucho García y Carlos Abad, durante un entrenamiento con el Deportivo en el pasado curso liguero en Segunda B | quintana
|

La portería del Deportivo puede vivir una nueva revolución en este mercado estival con la llegada del guardameta coruñés Ian Mackay, que viviría su segunda etapa en la entidad en la que debutó.


Su fichaje, que si nada se tuerce, está a punto de oficializarse, provocará cambios en el arco blanquiazul, en el que el año pasado ejercieron Carlos Abad, primero y posteriormente Lucho García, ambos actualmente con contrato en vigor en el Deportivo.


Contratos actuales

En el caso del meta tinerfeño su vinculación era hasta 2022 y en lo tocante al cancerbero de Barranquilla hasta 2023. La precaria economía del club obliga a desprenderse de activos que puedan suponer inyecciones económicas para las arcas del Deportivo.


Es el caso de Lucho, tras su buen papel al asumir la titularidad en la jornada 14, en el choque contra el Guijuelo, ya bajo las órdenes de Rubén de la Barrera.


Una buena disposición bajo palos que le ha abierto las puertas en el mercado y con el que el club, como en el caso de Mujaid Sadick, podría ‘hacer caja’ si llega una buena oferta por el cancerbero. Lucho, por su parte, siempre ha manifestado que su intención pasaba por continuar en la entidad blanquiazul.


Buenas actuaciones

El portero colombiano, que jugó 900 minutos, encajó solo un gol en diez partidos disputados, ante el Numancia en el Abanca Riazor. Asimismo, el arquero jugó varios encuentros con una protección facial, tras romperse en un lance de un entrenamiento los huesos propios de la nariz. Hasta esa jornada había sido el guardián del arco el meta tinerfeño, que fue el escogido por Fernando Vázquez como titular. El portero isleño en las primeras siete jornadas solo había encajado dos goles, en la jornada inicial ante el Salamanca UDS (2-1) en el Abanca Riazor y ante el Pontevedra, en Pasarón (1-1).


El mal momento del equipo, que acumuló seis jornadas sin ganar, con cuatro derrotas (Celta B, Zamora, SD Compostela, y Coruxo), encuentro tras el cual fue relegado al banquillo.


Una decisión a la que Rubén de la Barrera quiso dar normalidad, como si de un cambio en cualquier otra demarcación se tratase.


Carlos Abad volvió a ser titular en la última jornada de la segunda fase de la competición ante el Numancia, con el Deportivo ya confirmado como equipo de la Primera RFEF.


El isleño, que salió de Tenerife tras tener escasa continuidad y de haber acumulado muchas cesiones y pocas oportunidades, puede volver ahora a decir adiós al Deportivo, tras una temporada con presencia intermitente.

La ecuación en el arco