Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Demasiado fácil

Kevin Durant encabezó el ataque de unos Nets que batieron dos récords de la franquicia
|

Los Nets firmaron un paliza de récord contra los Bucks (125-86) y se colocan con 2-0 en la semifinal de la parte baja del cuadro del Este, mientras que los Suns abrieron la de la parte baja del Oeste con una trabajada victoria (122-105) contra los Nuggets.


El Nº2 del Este no tuvo a James Harden. Ni rival. Kevin Durant (32 puntos, 4 rebotes y 6 asistencias) abrió el partido con un triple y no permitió que los visitantes gozaran de una sola ventaja en los 48 minutos. Una canasta de Giannis Antetokounmpo (18, 11 y 4) puso el 8-7, la última vez que los de Mike Budenholzer estarían cerca. Tres triples seguidos, de Joe Harris (13 tantos), Landry Shamet y Kyrie Irving (22, 5 y 6), iniciaron el principio del fin para los Bucks, que al final del primer cuarto ya estaban lejos (36-19).


La diferencia siguió aumentando. Nueve puntos al descanso (65-41), otros seis al final del tercer cuarto (95-65) y nueve más al final, con los reservas locales manteniendo el nivel defensivo y la intensidad de los titulares y llevando la renta, tras un triple de Timothe Luwawu-Cabarrot, al borde del medio centenar (123-74).


El maquillaje final no evitó la victoria más amplia en playoffs de la historia de los Nets, que lograron otro récord de la franquicia, el de triples anotados en un encuentro, 21, además con un excelente acierto del 50%, por un triste 29.6% (8 de 27) de su rival, que afrontará con muchas dudas y presión los dos partidos que jugará ahora en casa.


Un parcial de 19-2 cambió el rumbo de un partido que hasta ese momento habían dominado los Nuggets, aunque con rentas cortas. La más amplia, 60-70, la logró justo antes de encajar la demoledora secuencia, que no se detuvo ahí: los locales anotaron 28 puntos en los últimos ocho minutos del acto, por solo 9 los visitantes.


Un revolcón que, pese a la espectacularidad, no resultó del todo decisivo. Lo fue el recital de Chris Paul en los últimos 12 minutos, donde firmó 14 de sus 21 puntos, 10 de ellos de manera consecutiva para, ahora sí, poner la puntilla al partido (100-84).


CP3, que además registró 6 rebotes y 11 asistencias, fue uno de los cuatro jugadores de Monty Williams que alcanzaron la doble decena, un póker que completaron Deandre Ayton (20 y 10 capturas), Mikal Bridges (23, 5 y 5 pases de canasta) y Devin Booker (21, 4 y 8). Nikola Jokic (22, 9, 3, 2 robos y 3 tapones) fue el único que lo logró en las filas de los Nuggets.

Demasiado fácil