Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El primer año en Segunda B: once fichajes y Rolan

Aunque pertenecía al Deportivo, se estrenó en la temporada recién finalizada | patricia g. fraga
|

La temporada pasada, el Deportivo acudió al mercado de jugadores tras quedarse sin opción de jugar en Segunda División, opción que peleó en los despachos después del polémico descenso ante el Fuenlabrada.


Richard Barral asumió el cargo de director deportivo después de haber sido asesor del presidente en el mercado invernal de la anterior temporada y el club reforzó esa área con la incorporación de Alfonso Serrano. Fernando Vázquez, aún con dudas, decidió también quedarse al frente del equipo tras una charla con Fernando Vidal.


Fue una temporada corta, más de lo que le hubiese gustado al Deportivo, que tenía como objetivo claro el ascenso a Segunda División. Ni siquiera pudo pasar el primer corte. Necesitaba acabar entre los tres primeros de la fase inicial (18 partidos) y fue cuarto a un punto del podio. Apeado de la posibilidad de subir y sin repesca de ningún tipo, el Deportivo buscó el objetivo secundario y lo logró en la segunda fase: seguir en la categoría de bronce del fútbol nacional, la nueva Primera Federación, que estará integrada por cuarenta equipos.


El tándem Barral-Serrano firmó para el Deportivo a Carlos Abad, Lucho García, Borja Granero, Celso Borges, José Alonso Lara, Miku Fedor, Héctor Hernández, Nacho González y Rui Costa para empezar la temporada. A ellos se sumó en el último momento Diego Rolan, que no pudo debutar hasta el partido con el Racing de Ferrol. No era un fichaje como tal, pero se estrenó con la camiseta blanquiazul años después de haber cerrado su fichaje. No había jugado con el Deportivo ni en Primera ni en Segunda División y lo hizo, durante unas semanas, en Segunda B, hasta que fue cedido con opción de compra, al Pyramids de Egipto, en el que ha completado la temporada.


Para el mercado invernal, el Deportivo hizo otros movimientos. Llegó en ese momento el brasileño Raí Nascimento, que firmó solo por lo que restaba de temporada, y promocionaron al primer equipo, con ficha profesional para mayores de 23 años, los jugadores del Fabril Diego Villares y Rayco, cuyo contrato vence a finales de junio.


El Deportivo, que también había hecho de la primera plantilla a todos los efectos a Yago Gandoy y Jorge Valín en la primera ventana del mercado, salvó la temporada. Lejos del fútbol profesional, pero, al menos, evitando un desastre mayor, el que le podía haber llevado a la Segunda Federación (incluso a Tercera Federación).


A la conclusión de la temporada, el Deportivo decidió retirar su propuesta de renovación al segundo entrenador del curso, Rubén de la Barrera, y, además, separaron sus caminos del club herculino los dos máximos responsables del área deportiva: Barral y Alfonso Serrano.

   El paso adelante de la liga
   El gasto de plantilla se quedó en torno a tres ‘kilos’
El primer año en Segunda B: once fichajes y Rolan