Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Giro de Italia (15ª): Transición pasada por agua

Egan Bernal sigue con la maglia rosa | EFE/EPA/LUCA ZENNARO
|

El belga Víctor Campenaerts ganó bajo un aguacero la 15ª etapa del Giro, con final en Gorizia, territorio esloveno, tras superar en la llegada al neerlandés Oscar Riesebeek, con quien se marchó en los últimos kilómetros tras una numerosa fuga.


Por detrás, el pelotón se lo tomó con calma chicha y cruzó la línea de meta a más de 17 minutos sin novedad alguna, de tal forma que Egan Bernal sigue líder y llegará de rosa al tappone de los Dolomitas.


La jornada estuvo marcada por una caída masiva en los primeros kilómetros que obligó al abandono del alemán Emanuel Buchmann, sexto en la general hasta el accidente, el eritreo Natnael Berhane, el neerlandés Jos Van Emden y el portugués Rubén Guerreiro.


El choque se produjo tres kilómetros después de la salida, en un puente a las afueras de la localidad italiana de Grado, y la organización de la prueba decidió parar la carrera por seguridad mientras las asistencias y las ambulancias asistían a los numerosos heridos. El nerviosismo se apoderó de los ciclistas durante unos minutos, pero media hora después se reanudó la marcha sin problemas.


Bora renuncia


Se fue un grupo de quince ciclistas por delante y el Bora, que tenía en Peter Sagan a una gran baza para ganar, no quiso saber nada tras la herida del abandono de Buchmann, quien peleaba por estar en el podio final de Milán.


El numeroso grupo de escapados se marchó con el permiso del pelotón. Entre los fugados, varios sospechosos habituales: el neerlandés Mollema, el italiano Cataldo o los belgas Vanhoucke y De Bondt, pero ninguno de ellos supo leer a tiempo el movimiento ganador de los dos que se jugaron la etapa bajo la lluvia, arriesgando en cada curva del circuito final en Gorizia.


Triunfó el contrarrelojista Campenaerts, más rápido en la llegada final, y Riesebeek se quedó con la miel en los labios, como Albert Torres, medallista mundial y europeo en el velódromo que corre su segundo Giro. El balear del Movistar acertó con el corte bueno, pero no aguantó el cambio de ritmo de Campenaerts en el repecho más duro del circuito.


La tercera de Qhubeka


El belga, gran ciclista de palmarés menor, ha elegido el camino más difícil para ganar: meterse en las fugas casi cada día desde que empezó la temporada. Tras dejar tirado a Torres, martirizó a Riesebeek en los últimos kilómetros para remacharlo con comodidad en un esprint a dos.


Es la primera victoria de Campenaerts en una gran vuelta. Y la tercera en el Giro para el Qhubeka (Schmid en Montalcino y Nizzolo en Verona), un equipo que estuvo a punto de desaparecer en 2020 y en el Giro se quedó pronto sin su líder, Pozzovivo. Nadie ha ganado tanto como ellos.


La reina de los Dolomitas


La calma de hoy avecina tempestad mañana, 212 kilómetros con salida en Sacile y final en Cortina d'Ampezzo, estación de esquí que acogerá los Juegos de Invierno 2026. El tappone del Giro escala hasta la reina de los Dolomitas, la Marmolada: así le llaman al pico más alto (3.342 metros) de la cadena montañosa más emblemática de la carrera. O casi, porque la carretera no sube hasta arriba, sólo hasta el Paso Fedaia.


Los terribles 14 kilómetros al 7,6% de pendiente media del Fedaia se encadenan con el Pordoi, techo del Giro (2.239m) y el puerto más repetido en la historia de la carrera. Con 11,8km al 6,8%, no es la última dificultad. Todavía espera el Giau, plato fuerte con 9,9km al 9,3%, que se corona a 18km de un vertiginoso descenso hacia Cortina d'Ampezzo en un día grande para escaladores y aficionados.


Clasificaciones



Giro de Italia (15ª): Transición pasada por agua