Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Bochorno

|

Ganar o perder en el deporte, muchas veces, depende de circunstancias intangibles de difícil control. Por lo que las repercusiones deben ser asumidas con cierta singularidad.


La vida se puede enfocar por cauces diversos. Uno de ellos, lo suelo utilizar con frecuencia para analizar planteamientos deportivos. Ver las cuestiones, teniendo como referencia el vaso medio lleno o medio vacío, me permite adoptar posicionamientos de análisis operativos y prácticos. En este caso recurro a ello, para exponer lo que entiendo qué pudo ser y no fue y lo que será en un futuro este Deportivo. Llevo analizando desde hace varias temporadas la oscuridad por las que discurre el camino deportivista. Un cúmulo de nefastas actuaciones que han tenido el ‘cenit’ en ésta que acabamos de finalizar. Difícil superarlo.


En mi anterior contacto con ustedes, les transmitía mi opinión sobre la importancia que tenía el partido ante el Numancia, una victoria facilitaría disputar la próxima Copa del Rey... Entendía que un Campeón debería ofrecer todo su potencial y tratar de cerrar la candidatura. Pues miren por dónde, se actuó negligentemente. No se le dio, o no se transmitió, el orgullo de dar el paso. Y van…


Por todo ello y acogiéndome al análisis de los vasos, me inclino hacia el medio vacío y por lo tanto, sitúo mi visión de la próxima temporada en una vertiente descendente. Se necesita una regeneración moral y que propicie la credibilidad necesaria. Todo lo que hay, aparenta ser un ‘bluff’ difícil de asumir.


A los máximos mandatarios no se les puede invitar a irse para casa, pues son los que dominan la cuestión económica, pero tampoco dan muchos signos de capacitación. Un proyecto deportivo no puede estar sustentado desde la ‘urbana’ de turno. La pasión brilla por su ausencia y así, poco se puede transmitir. Los fieles aficionados deportivistas están solos ante el peligro, los que tiran del carro y propician que la ‘burocracia’ económica no dé carpetazo al asunto.


Déjense de inventar planteamientos estructurales económicos. Muchas veces, todo resulta más sencillo de lo que se pretende crear. Esperemos que por bien de todos, las propuestas que se están puntualmente ofreciendo sean las correctas y todo salga a pedir de boca, a mí no me cuadra.


Analicen la complejidad de la competición la próxima temporada. La gran cantidad de equipos solventes, un entramado muy difícil de solventar. Si este año fue difícil, imagínense lo que puede venir.


Pero el fútbol es muy caprichoso y todo puede ser contrario a lo que se intuye. Es lo que queda para aferrarse al barco de la ílusión.


Finalizo con tres apuntes, el primero repetitivo. Lo del VAR no tiene nombre. Mejor dicho… los que gestionan los designios de tal instrumento. El segundo apunte va dirigido a los gestores municipales en forma de pregunta: ¿Tendrán todo planificado para que las obras en los campos Arsenio Iglesias, tengan la mejor incidencia entre los clubs coruñeses? Espero que así sea. Y el tercero va por los derroteros canteranos. ¿Se imaginan a tres o cuatro clubs, punteros de la ciudad, con acuerdos con el Celta?. Sería difícil de asumir.


Como siempre un placer.

Bochorno