Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

La Primera RFEF, un formato para equipos diesel

Bergantiños es uno de los integrantes del plantel que ya ha confirmado que continuará | quintana
|

Rubén de la Barrera admitió que al Deportivo le había faltado “medio segundo” para meterse en la fase de ascenso a Segunda. El formato, que ya era conocido antes de empezar el curso, le jugó al equipo una mala pasada y llegó tarde a la competición. El año que viene la Primera RFEF, más parecida a la Segunda, dará una nueva oportunidad a los blanquiazules de volver al fútbol profesional, con un sistema de competición que, a priori, les puede favorecer.


Un campeonato del que se han ido desvelando detalles, pero que aún no tiene fecha de inicio, aunque se baraja que pueda arrancar a mediados del mes de agosto.


Nueva organización

La Primera RFEF estará formada por 40 equipos divididos en dos grupos de 20 por criterio geográfico (como ya ocurría en Segunda B, aunque aún no se ha determinado si será norte-sur o de otra forma). La competición constará de dos fases. La primera será en formato liga, donde se jugarán 38 jornadas (ida y vuelta) entre los equipos de cada grupo.


Los dos primeros de cada grupo ascenderán de forma directa a Segunda División, mientras los que finalicen entre el segundo puesto y el quinto, ambos inclusive, pasarán a jugar una promoción de ascenso. Asimismo, los cinco últimos de cada grupo (del 16 al 20) descenderán a la Segunda RFEF.


Los ‘playoff’

En cuanto a esta fase de acenso, los ocho equipos pugnarán por las dos plazas restantes en unas eliminatorias a partido y en sede única.


En estos ‘playoff’ habrá únicamente tres rondas y los emparejamientos se realizarán enfrentando al segundo de un grupo con el quinto del otro y el tercero contra el cuarto.


Los encuentros tendrán prórrogas pero, al igual que pasa en Segunda, no penaltis. En caso de empate pasará el que mejor puesto haya obtenido en la primera fase.


Frentes abiertos

Hay cuestiones que están aún por dirimir entre la Federación y los clubes que integrarán la Primera RFEF en los próximos meses.


Una de ellas es la venta centralizada de los derechos de televisión, ya que no todos están de acuerdo en hacerlo.


Se estudia de si el reparto de ingresos puede ir en función de las audiencias, algo que podría favorecer a 

equipos como el Deportivo.


Una opción sería destinar el 25% de dichos ingresos según ese criterio, otro 25% según clasificación y un 50% restante sería de manera solidaria. La competición llevará también en su nombre el de su patrocinador, como pasa en Primera y Segunda, y también falta por tratar asuntos como el balón oficial o la posible pérdida de subvenciones que sufrirán los clubes el curso que viene.


16 profesionales y hasta ocho fichas sub-23 en la plantilla

Se hablaba de profesionalizar la categoría y pasará por una negociación entre sindicato y clubes, donde se determine si se establece un límite salarial, como en Primera y Segunda. Además, la idea es que cada plantilla tenga un mínimo de 16 licencias profesionales y ocho de jugadores Sub-23. En total, 23 fichas por equipo. Muchos equipos no considera justo el aumento de estas fichas (hasta ahora eran solo seis). El motivo que esgrimen es que supone un agravio comparativo con los equipos filiales, que coparán esta competición.

La Primera RFEF, un formato para equipos diesel