Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Giro de Italia (3ª): Lunes de Taco

Van der Hoorn cruzó la meta en solitario con cuatro segundos de ventaja sobre el pelotón | Luca Zennaro/EFE
|

El #TacoMonday es la etiqueta que usan los influencers cuando, un lunes cualquiera, comen las típicas tortillas de maíz con cosas encima. También la utilizan algunos restaurantes de fast food (no confundir con la verdadera comida mexicana) para sus ofertas del día. No fue un lunes más para Taco van der Hoorn, el insospechado ganador de etapa en el Giro.


Neerlandés, planta de rodador (1,87 metros) y discreto palmarés (dos semiclásicas y un parcial del BinkBank Tour, todas en Bélgica y todas en fuga, eran sus victorias hasta hoy), hace sólo unos meses meditó la retirada cuando el Jumbo-Visma no renovó su contrato. El 26 de diciembre encontró acomodo en el Intermarché-Wanty, equipo que debuta este año en el WorldTour. También se estrena Taco en una ‘grande’ a los 27 años. Nunca es tarde si la dicha es buena.


La tercera del Giro, 190 kilómetros entre Biella y Canale, todavía en el Piamonte del líder Ganna, estaba pensada para hombres potentes, capaces de pasar las cinco cotas del recorrido y con punta de velocidad para rematar. Sagan era el primer nombre en todas las quinielas y su equipo trabajó lo indecible para descolgar a los velocistas puros (eufemismo de culos gordos).


Hasta que el Bora-hansgrohe se puso serio, ocho fugados hicieron camino por delante sin más pretensiones que luchar por los puntos de la montaña –Albanese afianzó la maglia azzurra– y darle visibilidad a los patrocinadores de sus equipos, los más modestos del pelotón. Nadie, ni siquiera ellos, se podía imaginar que el ganador estaba en ese grupo de anónimos aventureros.


La marcha que metió el séquito de Sagan destrozó a algunos de sus rivales (Merlier, Nizzolo, Groenewegen, Ewan...) y recortó la desventaja con los escapados. La mitad se dejaron caer o se cansaron en el intento, pero otros insistieron, entre ellos Van der Hoorn y Simon Pellaud, un suizo con alma colombiana, los dos últimos supervivientes.


El dúo se marchó en la penúltima cota del día, de 2000 metros al 7% de pendiente media y con bonificación en la cima. Allí también saltaron Ciccone y Gallopin desde el pelotón, agitadores en busca de la gloria. No fue para ellos ni para el gran grupo, lanzado al final por el Emirates de Gaviria, el único esprínter de primera fila que aguantó cuesta arriba.


Faltaban unos nueve kilómetros cuando Van der Hoorn hizo su all-in. Dejó tirado a Pellaud y ya no miró para atrás hasta la recta final. En agonía, dando chepazos y con la boca abierta buscando el aire que no le llegaba al corazón, el neerlandés manejó una diferencia de unos 50 segundos, que fueron cuatro en la meta tras una persecución con suspense. El lunes de Taco los favoritos entraron de la mano pensando en la llegada de Sestola y Ganna sigue de rosa.


Clasificaciones



Giro de Italia (3ª): Lunes de Taco