Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Giro de Italia (1ª): Ganna, poesía en movimiento

Filippo Ganna durante la primera etapa del Giro | Alessandro di Marco/EFE
|

Filippo Ganna, 1,93 metros y 82 kilos, se acopla de forma casi perfecta a la Pinarello Bolide, la bicicleta personalizada para la ocasión (cosas del mercadeo). El gigantón de Verbania exprime sus piernas sobre la máquina, rueda con potencia y elegancia, traza cada curva al límite y cubre los 8300 metros de cronometrada por las calles de Turín en menos de nueve minutos, a casi 59km/h, una auténtica barbaridad. Nadie lo hace más rápido. Por algo es el campeón del mundo de la especialidad. Y la victoria tiene premio doble. Se viste la primera maglia rosa del Giro.


La crono, con distancia de prólogo, no arroja grandes conclusiones. Es el primer día de carrera. Si acaso confirma que Ganna es el mejor rodador del mundo. De sus 16 triunfos como profesional, trece son en formato contrarreloj. Y cinco, en el Giro. El año pasado ya ganó cuatro etapas y alguno osó compararle con Indurain. Palabras mayores. En su equipo, el Ineos Grenadiers, el rol de líder está muy caro.


El otro nombre del día es Remco Evenepoel. En su primer día de competición desde que volvió a nacer en Lombardía –el 15 de agosto del 2020 se cayó unos diez metros por encima de un puente– ya está entre los mejores. El prodigio belga que no quiere ser Merckx marcó el séptimo tiempo de la etapa, a 19 segundos de Ganna y sólo dos de su compañero Joao Almeida, el primero de los candidatos al triunfo final.


Partida de cartas


El portugués parte como líder del Deceuninck-Quick Step. Así lo confirmó su patrón, que horas antes de empezar el Giro anunció su marcha en unas declaraciones para Het Nieuwsblad: “Joao dejará el equipo el próximo año. Su mánager ha mostrado poco respeto en las negociaciones”, desveló Patrick Lefevere, que ha empezado la partida de cartas: “Es el líder. No me importa si gano con un portugués o un belga. Si Evenepoel y Almeida no quieren ayudarse, pueden irse a su casa”.


El siguiente candidato en orden clasificatorio es Aleksandr Vlasov (Astana-Premier Tech), un ruso de Leningrado que se dio a conocer en el exigente calendario italiano sub-23, pero que todavía no ha explotado en profesionales. En la meta cedió 24 segundos con Ganna, cerca de los lobos y con un interesante colchón sobre los grandes favoritos al rosa.


Landismo


Las distancias son mínimas entre los nombres señalados por las casas de apuestas. Mikel Landa (Bahrain-Victorious), sin embargo, se ha dejado un buen puñado de segundos para empezar (49 con el ganador). No es una sorpresa: la contrarreloj es su punto débil y el tiempo perdido es uno de los mandamientos del Landismo, la fe que profesan los seguidores del escalador alavés.


El primer español (13º) fue Jonathan Castroviejo (Ineos Grenadiers), compañero de Ganna, los dos escuderos de Egan Bernal. El colombiano, preocupado por su lesión en la espalda, no mostró signos de flaqueza. Tampoco Vincenzo Nibali (Trek-Segafredo), que hace dos semanas se operó de una fractura en su muñeca derecha. La contrarreloj a orillas del río Po no dio demasiadas pistas. Sólo fueron ocho kilómetros. Y faltan otros 3470 hasta Milán. Poca broma.


Clasificaciones



Giro de Italia (1ª): Ganna, poesía en movimiento