Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

La guerra fría frustró el canje de Vladimir Gutsaev por Juanito o Santillana

El exfutbolista georgiano Vladímir Gutsáev, delantero del Dinamo Tiflis/ EFE / Misha Vignanski.
|

 La política y un Volga impidieron que se consumara en 1981 un trueque entre el futbolista georgiano Vladímir Gutsáev, delantero del Dinamo Tiflis, y estrellas del Real Madrid como Juanito o Santillana.


"Estaba asombrado y, al mismo tiempo, feliz, pero sabía que era algo imposible. Así funcionaban las cosas en la Unión Soviética", relata Efe Gutsáev durante una entrevista en la capital georgiana.


En vísperas del 40 aniversario de la victoria del Dinamo en la Recopa de 1981, Gutsáev, que marcó un gol en esa final, no olvida los meses que transcurrieron entre esa hazaña y la invitación para participar en el torneo Santiago Bernabeu.


Intento de fichaje

El Dinamo perdió ante el equipo blanco (2-4), pero el pequeño delantero georgiano causó una gran impresión. Cuentan las crónicas que Gutsáev dejó impronta de su gran clase ante Stielike y Camacho

"Considero que lo hice muy bien. Aún recuerdo qué bien jugaron también Del Bosque y Stielike, pero nosotros dimos la talla. Por algo los exigentes españoles vieron algo en mí", asegura.


Al término del encuentro, el entrenador del equipo georgiano, Nodar Ajalkali, comunicó al jugador que el Madrid estaba interesado en sus servicios. "Me dijo que estaban dispuestos a pagar cualquier suma", señala.


Miedo a las represalias

Gutsáev, que también era internacional con la Unión Soviética, era muy consciente de las consecuencias que su fichaje por un club occidental habrían tenido para él y su familia.


"Si aceptaba la oferta y me quedaba en España, el Dinamo y mis familiares en Georgia afrontarían graves problemas. Me podían haber tachado incluso de traidor a la patria", explica.


El jugador agradeció la propuesta, pero la rechazó amistosamente, aduciendo que su amor por su país y los aficionados georgianos le impedían abandonar la entonces república soviética.


Antes, las autoridades soviéticas ya habían rechazado la propuesta de Santiago Bernabeu para fichar a destacados jugadores soviéticos, como el legendario portero Lev Yashin.


El Volga y el trueque con Juanito y Santillana

Gutsáev reconoce que también tuvo que inventarse una "curiosa" excusa, aunque los directivos madridistas no quedaron muy convencidos.


"Les dije que en mi patria no sólo tengo familia, sino mi querido coche (un Volga). Los españoles intentaron durante mucho tiempo entender cuál es el coche del que no me puedo separar", señala.


El Volga, el mejor coche soviético, costaba 16.000 rublos, una fortuna para su época. Gutsáev ganaba 360 rublos al mes, aunque recibía premios en metálico de manos de los aficionados cuando marcaba goles importantes, como cuando eliminó al Liverpool en la Copa de Europa de 1979 (3-0).


El único privilegio del que disponían los futbolistas soviéticos era no tener que entrar en la lista de espera para la compra del automóvil.


Desesperados, los directivos blancos plantearon otra posibilidad. "Un trueque con sus delanteros, Santillana o Juanito", apunta. "Nosotros rechazamos tal opción, aunque los españoles no podían entender el porqué", añade.


Sin Mundial de España

Gutsáev seguiría jugando hasta su retirada en el Dinamo, con el que había sido campeón de la liga soviética en 1979, pero no sería convocado para el Mundial 82 que se disputaría en España.


"Los españoles se sorprendieron. Qué buenos deben ser los futbolistas soviéticos si Gutsáev ni siquiera es convocado. Yo mismo sufrí mucho por no acudir al Mundial", confiesa.


Explica que entonces la liga soviética era muy fuerte y destaca sobre todo al Dinamo Kiev de Valeri Lobanovski. Lo que ocurre es que nadie en Europa veía los partidos de la URSS por televisión, explica.


"De lo contrario, el Dinamo Kiev no habría ganado importantes trofeos en Europa. Yo aún siento orgullo por la Recopa. Mostramos al mundo cómo unos chicos de la pequeña Georgia podían jugar al fútbol. A mí aún me siguen parando en la calle 40 años después para darme las gracias", subraya.


Otro georgiano sueña con el Madrid

Gutsáev ve con optimismo el futuro del fútbol georgiano, en gran parte porque el nuevo seleccionador, el francés Willy Sagnol, apuesta por un "futbol de ataque", algo que "está en la sangre" de los futbolistas georgianos.


"Con la misma España, que ahora está creando una nueva selección, jugamos de manera pareja durante casi todo el partido", resalta sobre el reciente partido de clasificación mundialista disputado en Tiflis y ganado por los visitantes en el descuento (1-2).


Confía en la que nueva estrella georgiana, Khvicha Kvaratskhelia, de 19 años y que milita en el Rubín ruso, dé el salto a un equipo grande, como el Real Madrid.


"Me recuerda a mí. Tiene un gran potencial. Tiene velocidad, intuición e inteligencia táctica. Y lo que es más importante, vive para el fútbol. Se levanta y se acuesta con el balón", explica.

Khvicha dejó claro ante España al marcar el primer gol del encuentro que está preparado para jugar en una de las principales ligas del continente.



Como él mismo ha reconocido, Khvicha, que es pretendido por varios equipos europeos, según ha confirmado su agente, es aficionado del equipo blanco.

La guerra fría frustró el canje de Vladimir Gutsaev por Juanito o Santillana