Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Vísperas olímpicas

|

Debido a las circunstancias no es que se note en la sociedad un especial ambiente olímpico. Contribuye a ello, primordialmente, la inseguridad que hay a estas alturas –a 75 días del comienzo- sobre si los Juegos Olímpicos de Tokio van a ser una realidad o seguirán los pasos de los programados para el pasado año.


Hay muchos deportistas que están ya clasificados para el gran evento desde el año pasado y otros están logrando su clasificación a lo largo de estos últimos meses. Sin embargo, el movimiento de los sanitarios japoneses de los últimos días ha hecho peligrar el evento nuevamente. En un reciente comunicado han dicho que sienten “una fuerte rabia contra las insistencias por organizar los Juegos pese al riesgo que representan para las vidas y la salud de los pacientes y de los profesionales sanitarios”.


El Gobierno japonés, mientras tanto, ha declarado el estado de emergencia en Tokio y tres regiones más, pero da por segura la celebración de los Juegos Olímpicos y dice que intentará que los trabajadores sanitarios “colaboren con horarios flexibles y condiciones cómodas”. También contemplan compensar a centros médicos para que aporten personal suficiente. Por su parte, el COI está dispuesto a sacar adelante el desafío como sea y ya ha dicho que los Juegos “serán seguros” y que “se harán pruebas diarias a los deportistas”.


La participación española ya supera los 230 atletas y se espera que, al final, la cifra se vaya por encima de los trescientos. El Comité Olímpico Español parece ser que ya acordó con el Gobierno de España la inmunización del grupo, que posiblemente se hará en este mes de mayo para cumplir todos los plazos médicos. Por cierto, esperamos con verdadero interés quién va a ser el arquero que ocupará la única plaza que la Federación Española de Tiro con Arco tiene para un representante suyo.


Al respecto, hay que recordar que había un litigio abierto entre el deportista coruñés Miguel Alvariño y la propia Federación, al considerar el primero que ya había obtenido su plaza y no tenía por qué jugársela de nuevo en las previas de este año.


En caso de fallo judicial favorable a Alvariño –que ignoramos si se produjo o no-, y si se produce una clasificación que no sea la suya, este año podría haber un doble problema que alguien tendría que resolver. Pero de momento no anticipemos acontecimientos y dejemos que los hechos discurran por su cauce normal.

Vísperas olímpicas