Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Los cambios de sistema que esta vez no funcionaron

Remeseiro (d), mediocentro del Bergantiños, el pasado domingo ante Cacheda | raúl lópez
|

El Bergantiños dejó escapar la primera oportunidad de certificar el ascenso a la Segunda RFEF, algo que sí consiguió el Arenteiro el pasado tras golear al Somozas en casa. El equipo de José Luis Lemos no fue capaz de ganar, ni siquiera de puntuar, en su visita a O Morrazo, donde el Alondras aprovechó dos zarpazos para marcar dos goles y ponerle el partido muy cuesta arriba a un Bergan que se quedó a medio camino: 2-1.


José Luis Lemos preparó el partido con una baja más que importante. Todas las posiciones del campo tienen dos futbolistas naturales salvo una: el lateral derecho. La expulsión de Diego Vela en el tiempo añadido del partido contra el Arenteiro en la última jornada de la primera vuelta pudo pasarse por alto en un primer momento por la euforia de haber ganado al campeón del sur después de perder ante el Arosa, pero fue mucho más importante de lo que se podía pensar. El técnico del Bergan optó por Iago López, que no había jugado en esa posición en toda la temporada y no, por ejemplo, por el canterano Diego Rodríguez o el central/lateral izquierdo Marcos; ambos sí jugaron en lateral derecho más de un partido. Y no es que Iago lo hiciese mal defensivamente, pero la proyección ofensiva de Vela es muy difícil de reemplazar. Tampoco lo habrían conseguido Diego ni Marcos.


El primer tiempo, en el que el Bergan tuvo más de una ocasión clara, se decidió con un zarpazo del Alondras. Más bien una genialidad de Luismi, que atacó el primer palo en un centro desde la izquierda de Pablo García y, anticipándose a Pablo Agulló, firmó un golazo con el exterior de su bota derecha enviando la bola al segundo palo, donde Santi Canedo no podía llegar.


Con 1-0 al descanso, Lemos realizó las primeras sustituciones, que llevaban consigo una modificación de sistema: del 1-4-1-4-1 inicial al 1-4-4-2 con Duque y Cano como delanteros, con Yelco abandonando la banda izquierda para jugar dentro y con Aarón más largo de lo habitual para intentar formar un sistema con carriles que no se llegó a ver claro.


El 2-0 fue letal, prácticamente definitivo. De una pérdida de Cano en el medio del nació un contraataque que no necesitó más que un pase interior de Adrián Cacheda para Samu Vilariño. El delantero del Alondras le ganó la posición por dentro a Marcos y, ante la salida de Santi Canedo, definió con tiro raso.


Con dos goles en contra y poco tiempo de reacción, el Bergan lo intentó metiendo un delantero más por un defensa. Provocó un partido de ida y vuelta, recortó distancias pero no le bastó para conseguir el tanto del empate.

Los cambios de sistema que esta vez no funcionaron