Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Emergencia sanitaria a tres meses del inicio de los Juegos

Tokio es una de las cuatro prefecturas de Japón más afectadas por la cuarta ola de contagios | KIMIMASA MAYAMA
|

Tokio afronta la cuenta atrás de tres meses para los Juegos Olímpicos de nuevo bajo emergencia sanitaria por el repunte de contagios de Covid, pero también con deberes pendientes, como definir si habrá público en las gradas y recuperar el apoyo de los ciudadanos japoneses al evento.


La fecha que marca justo 91 días antes de los Juegos, cuya inauguración está prevista para el 23 de julio, coincide con la decisión del Gobierno japonés de volver a declarar el estado de emergencia sanitaria en Tokio y otras tres prefecturas, las más afectadas por la cuarta ola de contagios que afecta a Japón.


Se trata de la tercera vez en que Japón recurre a esta medida excepcional, que conllevará el cierre temporal de negocios como bares, restaurantes, centros comerciales o parques de atracciones, además de la prohibición de celebrar eventos multitudinarios como competiciones deportivas con público.


El primer ministro nipón, Yoshihide Suga, reafirmó que el nuevo estado de emergencia, que en principio estará een vigor en Tokio hasta el 11 de mayo no alterará los preparativos de los Juegos y señaló que se enmarca en su compromiso de organizar un evento “seguro”.


El presidente del COI, Thomas Bach, restó importancia a la declaración, que calificó de dirigida a prevenir el avance del virus durante el período vacacional de de mayo en Japón.


Pero tanto los organizadores como el COI tienen difícil convencer a los japoneses. Un 39% considera que los Juegos deberían cancelarse, mientras que un 32% cree que tendrían que ser pospuestos de nuevo, según una reciente encuesta de la agencia de noticias Kyodo.


El apoyo popular a los Juegos, uno de los mayores activos de los que presumían los responsables de Tokio 2020, se ha desplomado durante la pandemia debido al temor a que la cita sea una fuente de contagios, así como a su presupuesto disparado.


Vacunación lenta

Este escenario, unido a la lentitud con la que avanza la vacunación en Japón –en torno al 1% de su población ha sido inoculada con al menos una dosis–, llevó a los organizadores a vetar la entrada al país de visitantes extranjeros.


Ante lo complicado de la situación, los anfitriones han optado por aparcar temporalmente la decisión sobre si habrá público en las gradas de las competiciones, algo que en estos momentos se antoja improbable.


La organización también tiene pendiente definir detalles sobre protocolos sanitarios para los atletas.


Además, se recomienda –aunque no se obligará– a los atletas extranjeros vacunarse antes de viajar a Japón, mientras que para los deportistas japoneses las autoridades niponas han barajado inocularlos de forma prioritaria de cara a los Juegos, según publicaron los medios nipones. 

Emergencia sanitaria a tres meses del inicio de los Juegos