Un balón parado en ERTE
lll
17º-23º

Un balón parado en ERTE

Atacantes deportivistas como Claudio Beauvue o Borja Granero intentan cabecear un balón colgado durante el enfrentamiento en Liga en casa ante el Salamanca UDS | quintana

Usuario

El RC Deportivo apenas ha obtenido rédito en el presente ejercicio de uno de los lances que marcan la diferencia en el fútbol moderno: las acciones a balón parado.


Aunque dispone de centradores de exquisita calidad como Héctor Hernández, Keko Gontán o incluso José Alonso Lara, así como de potenciales rematadores de cabeza efectivos como Borja Granero, Celso Borges, Eneko Bóveda, Miku o Claudio Beauvue, el club coruñés no ha logrado sacar petróleo a una estrategia que a lo largo del año suma muchos puntos en cualquier equipo.


Aunque tanto Fernando Vázquez como Rubén de la Barrera miman las jugadas ensayadas, el Depor no ha encontrado el camino al gol desde lanzamientos de esquina o faltas laterales —por supuesto, en lanzamientos de libre directo tampoco ha habido fortuna—.


El que más se ha acercado a celebrar una diana producto de laboratorio ha sido el lateral izquierdo pucelano Héctor Hernández, que anotó el 0-1 del triunfo en el estadio Reina Sofía desde el pico del área grande tras un servicio de saque de esquina botado por Keko.


Aunque la intención del ‘17’ dio la impresión de querer ser más trazar un centro-chut que un propio remate a gol, su zurdazo ‘tocado’ se incrustó en el marco de Unionistas. Ocurrió en la tercera jornada.

Desde entonces, los blanquiazules no han podido trasladar al marcador el talento que atesoran en acciones a balón parado.


Si bien en defensa el cuadro de Riazor tampoco se ha mostrado vulnerable en este tipo de lances, el Depor echa mucho de menos la pegada de especialistas en las finalizaciones de estrategia.


Un mediocampista con mucho poderío desde segunda línea como Celso Borges —un consumado cabeceador— no ha tenido su temporada; en efecto, no ha podido inaugurar su casillero realizador en un curso en el que estaba llamado a marcar la diferencia, también como llegador.


Eficacia 0 en Langreo

La falta de contundencia deportivista en infracciones laterales y córners quedó de manifiesto el pasado fin de semana en Ganzábal, en un choque en el que el club coruñés gozó de cinco lanzamientos de esquina, así como de un nutrido ramillete de infracciones cercanas al área local.


Diego Rolan, Miku (2) y Borja Galán

La escuadra herculina transformó en tanto las cuatro penas máximas de las que dispuso esta temporada

El Deportivo 20-21 ha logrado materializar cuatro de sus quince dianas este año desde los once metros gracias al acierto de sus lanzadores, Diego Rolan, Miku (en dos ocasiones) y Borja Galán.

El primer futbolista blanquiazul en disponer de una pena máxima ha sido el internacional uruguayo Rolan, que en enero hizo las maletas rumbo al Pyramids FC egipcio. El ‘charrúa’ no titubeó frente al Racing de Ferrol y, en su estreno con el club herculino, rubricó el 1-0 en los compases iniciales.

Tras su marcha, el venezolano Miku retomó su testigo, con dos dianas desde el punto fatídico; la primera de ellas supuso el 0-2 ante el Celta B, en una victoria clave para soñar con la fase de ascenso, mientras que la segunda aseguró el triunfo ante el Marino de Luanco en la segunda fase (1-0). Borja Galán, por su parte, tampoco erró su penalti ante el Zamora (2-0).


Ni siquiera en los minutos finales y con el marcador en contra fue suficiente la intentona de ‘heroica’ por parte del meta colombiano Lucho García, que se sumó al ataque en el añadido.


Esta tarde ante el Numancia, el conjunto de Rubén de la Barrera deberá afinar su concentración en la pizarra, tanto en ataque como en defensa. 

Un balón parado en ERTE

Te puede interesar