Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Juan Copa: “Era muy importante jugar, pero había que pagar un precio”

Copa y sus jugadores, durante el tiempo muerto de un partido en la burbuja de Luso | Mónica Arcay/Hockey Global
|

El Deportivo Liceo se despidió el sábado de la Euroliga más atípica. En una primera fase con dos partidos en días consecutivos, el equipo coruñés se quedó fuera de la final a cuatro tras empatar contra el Barça y caer ante el Benfica. En la segunda jornada de descanso antes de volver al trabajo para afrontar el tramo final de la temporada, Juan Copa hace balance.


El técnico liceísta celebra el normal desarrollo de la competición en tiempos de pandemia, pero reconoce que el formato no era el ideal: “Fueron unos días espectaculares de hockey y convivencia con todos los equipos en el mismo hotel. Era muy importante jugar y ha sido un éxito porque no hubo problemas con el covid, pero ya sabíamos que deportivamente había que pagar un precio”.


¿Y cuál era ese precio? “Caímos en el grupo más complicado, tuvimos muy poco tiempo para recuperar de un partido a otro y con la clasificación del mejor segundo había muchas dudas desde el principio. Hubiera sido más justo jugar una segunda fase”, lamenta.

Es necesario crear una competición fuerte y con televisión

Copa recuerda que “el formato era puntual para este año tan especial y no tenemos que ser ventajistas”. La Euroliga camina hacia una nueva dimensión. O al menos eso pretende la Asociación Europea de Clubes, que quiere convertir la máxima competición continental en un gran escaparate para la promoción de su deporte a partir de la próxima campaña.


“Crear una competición fuerte y con televisión es un paso necesario si queremos que el hockey tenga más repercusión. El formato es parecido al del baloncesto: una fase regular en la que estarían los mejores de Portugal, España, Francia, Italia… Y luego una final a cuatro o a ocho. En nuestro caso podríamos disfrutar de los grandes en Riazor, al menos una vez al año”.


Del futuro al pasado más reciente, Juan se muestra “muy contento” por el comportamiento del Liceo en la burbuja de Luso. “El balance es positivo, seguimos ahí, donde se deciden los títulos y, aunque parecía que iba a ser muy complicado porque estábamos en el grupo de la muerte, competimos y generamos esa ilusión a base de insistir”, añade.

Fue un partido muy completo, pero el gasto fue terrible

El míster felicita a sus jugadores por el empate contra el Barça. “Fue un partido muy completo y pudimos llevarnos la victoria en la segunda parte, pero para competir 50 minutos a ese nivel el gasto fue terrible”. Con 2-1 en contra, los árbitros anularon un protestado gol de Oruste, pero el técnico zanja la polémica: “Es una bola que Roby (Di Benedetto) lleva al segundo palo y Maxi la mete con el patín. Desde donde estamos no se puede ver, pero si fue así no tenemos nada más que decir”.


Entre el pitido final del encuentro ante los azulgrana y el inicial contra el Benfica no pasaron ni 24 horas. “Sin el tiempo necesario para descansar y preparar el partido, se nos hizo muy cuesta arriba. Y cuando fallan las piernas, la cabeza tampoco va muy allá”, reconoce.


“El Benfica es un equipo que presiona mucho y cuando marcamos el 2-1 quedando tan poco tiempo para el descanso no lo jugamos bien. El 3-1 y el 4-1 nos mataron para la segunda parte”, insiste Juan, que se muestra asombrado por el rendimiento lisboeta: “Le salió un fin de semana perfecto y sólo nos queda felicitarles”.

Los portugueses tienen un potencial enorme

Benfica, Porto, Oliveirense y Sporting firmaron un pleno luso que ha despertado las dudas sobre la competitividad de los españoles en Europa. El entrenador coruñés reconoce que “los portugueses tienen un potencial enorme” pero matiza que “no hace mucho tiempo era al revés” y en esta ocasión le da mucha importancia a la particularidad del formato.


“Hay un cambio de tendencia por la apuesta de los grandes clubes de fútbol (Benfica, Porto y Sporting) y el Oliveirense, con un fuerte respaldo económico. El único que se le puede comparar es el Barça”, arguye el técnico coruñés que no se amilana ante la diferencia de presupuesto.


“Nos motiva más. Somos el Liceo, defendemos una camiseta histórica y por eso nos respetan. Saben que les podemos ganar”. Su equipo nunca se rinde. Y en la OK Liga sigue vivo. El Barça está avisado.

Juan Copa: “Era muy importante jugar, pero había que pagar un precio”