Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

La magia está de vuelta

|

Un genial Zach Monaghan guio al Basquet Coruña a su primera victoria a domicilio de la segunda fase, ante un Castelló al que iguala en balance (8-5).


Amaneció frió el equipo de Sergio García. Errático en ataque y demasiado contemplativo en defensa. No funcionó la táctica de surtir de balones a Zyle en poste bajo contra el atlético JJ García. Sí funcionó la dirección de Alvarado –5 asistencias en 7 minutos–, de la que se benefició el enorme Pavelka (2.17 metros), que en cinco minutos había superado en dos su media de 6 puntos por encuentro. Cuatro tiros libres fue lo único que se echó al coleto el BC en los cinco primeros minutos (9-4).


La entrada de Nwogbo desperezó a los visitantes, aunque se fueron al primer parón (20-17) sin haber conseguido un parcial de más de 0-2 y sin haber metido ninguno de los cinco triples que lanzaron.


Sí pasó por el aro el primer intento lejano, de Peña, en el segundo corte. Mano de santo. El ataque empezó a carburar. El ritmo que había marcado Alvarado lo manejaba ahora la dupla Maiza-Monaghan, un acierto de Sergio García. El mago de Palatine, liberado de las tareas de dirección, vio el aro como una piscina en dos minutos que nivelaron el marcador (29-29) con seis puntos consecutivos de don Zach.


Toni Ten paró el partido, y el parcial de 0-6 mutó en 9-0. Y su homólogo hizo lo propio apenas tres minutos después, también con resultado satisfactorio; parcial de vuelta de 4-10, cerrado con un triple de Monaghan que acabaría siendo la última anotación de la primera mitad (40-39).


‘Déjà vu’ inicial

El segundo capítulo repitió escenas iniciales del primero: Pavelka campando a sus anchas por el poste bajo. Y aportó una nueva, la irrupción de Belemene, ausente desde el minuto 3:20, que fue lo que tardó en cometer dos faltas.


El congoleño se encargó de uno de los peligros locales, Adala, al que superó a ambos lados de la pista. Y el BC alcanzó su máxima renta (46-54), justo antes de que Belemene cometiera la tercera y retornase al banquillo, abriendo el cielo al camerunés, que inició, con un triple, un parcial de 10-0.


De ahí al final del periodo, atasco visitante: 12-3 sin Belemene, parcial al que colaboraron un increíble error de Monaghan solo bajo el aro y tres libres errados por McGhee.


El acto final fue tenso, duro, nervioso. Ataques largos, más contactos, peores tiros. Y una igualdad total. Marcador columpio: uno arriba-uno abajo, empates y rentas máximas de dos puntos. Rompió la dinámica Monaghan, que tras enroscar un triplazo, a la media vuelta y sobre la bocina de posesión, convirtió otro que dio tres puntos de ventaja a la marea naranja (73-76).


El Castelló se alimentó de los libres de Alvarado... y de una absurda falta en ataque de Peña sobre el propio base local. Adala firmó el 77-76 a la contra, lanzada por un taponazo de Pavelka a Belemene, con 14 segundos en el crono.


Suficiente para que Monaghan penetrase y asistiese a Nwogbo, que con un mate en la cara del gigante eslovaco vengó su compañero a 1.9 del final. La defensa de Jasktas al intento final de JJ García completó el trabajo y certificó una victoria de enorme valor.


77 - Amics Castelló (20+20+18+19): Adala (14), JJ García (8), Sabaté (7), Alvarado (6), Pavelka (16) –cinco inicial– Durán (11), Faner (4), Dukan (7), Edwards (4).


78 - Basquet Coruña (17+22+18+21): McGhee (6), Matulionis (10), Monaghan (23), Zyle (-), Belemene (4) –cinco inicial– Peña (5), Badmus (-), Vega (3), Maiza (11), Jakstas (5), Nwogbo (11).


Árbitros: De Lucas, Checa, Cervantes. Eliminaron por cinco faltas a Dukan.


Incidencias: Partido de la 13ª jornada de Oro-Clasificación, disputado en el Ciutat Castelló ante 150 espectadores.

La magia está de vuelta