Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Hilo directo y frecuente con el director general

El Consejo de Administración, con Villasuso, en el vestuario de Abegondo el pasado mes de febrero | rcd
|

El técnico deportivista admitió que tiene una comunicación fluida con el director general corporativo del club, David Villasuso, que también es consejero de la entidad herculina.


“Hay comunicación. La novedad sería que no nos hablásemos. Es síntoma de que el club tiene una estructuración y dentro de las vías de comunicación, se trata de algo tan sencillo como la naturalidad. Es muy bueno para todos. Ya no hablo de David, sino de toda la gente. Esa distancia y ruidos, el yo aquí y tu allá, no lo concibo. Hay que naturalizar la comunicación. No sé si es novedoso, parece que sí por la pregunta que se me formula, pero yo lo concibo así. La comunicación para mí es con ojos, no con guasap ni historias raras”, reveló el míster.


De la Barrera precisó, en todo caso, que sobre su futuro “no hay novedades”. “Esto es lo de siempre. Cuando ganas eres un fenómeno y cuando no, nos tiramos de los pelos. Estamos centrados en lo importante, el Langreo. Vamos despacito y con buena letra”, zanjó.


A balón parado

También versó la comparecencia del técnico sobre el balón parado. “En cuanto a posibilidades de remate, los números han aumentado claramente, pero a nivel de eficacia, no. No hemos encontrado los mejores puntos de partida, recorridos y posiciones finales para que el remate sea lo más limpio posible”, dijo.


La estrategia también tiene matices en césped artificial. “Es un campo amplio, de buenas dimensiones, no una caja de cerillas, pero los botes van a generar segundos y terceros balones y hay que evitar que sucedan cosas en ellos”, alertó De la Barrera, quien recordó que, aunque hay buenos lanzadores en el equipo, algunos en el banquillo, no puede optar como en otros deportes por hacer cambios para que salgan jugadores solo para ejecutar el balón parado: “Esto, desafortunadamente, tampoco es balonmano para ir moviendo el personal, sacando y metiendo gente”.


En cuanto al once, el míster ha encontrado un once de referencia y no le condiciona el terreno de juego. “Me planteo que, si la gente está rindiendo, tiene que participar. Lo importante es la predisposicion mental para disputar estos partidos. Cuando uno de los equipos en teoría llamados importantes lo afronta, es determinante si te apetece o no competir, dejarte lo que te tienes que dejar para ganar. No pierdes por jugar en un campo artificial, sino porque tu predisposición mental no sea la misma. Si eso sucede, pierdes fijo”, arguyó el estratega deportivista.


Del rival, el entrenador del conjunto coruñés señaló que le “gusta” el Langreo.


“Es un equipo que asume la iniciativa, juega, acumula gente por dentro, suma pases para llegar por fuera con ventajas, amenaza con la última línea, dispone de gente con presencia física y lideró su grupo en la primera fase un tiempo”, recordó.

Hilo directo y frecuente con el director general