Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Segundo fin de semana con los ríos ‘tomados’

Imagen de archivo del Mandeo. Para tentar a reos y salmones hay que esperar al primero de mayo | Trueiro
|

Cuando el río va ‘tomado’ la cosa suele presentarse bien porque las truchas tienen más dificultades para distinguir lo que es ‘de verdad’ de lo que es un señuelo o, sobre todo, porque ven menos. Y ya saben, si una trucha les ve, olvídense de poder ni tan siquiera acercar una mosca.


Aunque no demasiado, en algunos puntos, hoy algunos cauces irán con ese color que es bueno para la cucharilla, la miñoca, la ninfa de los mosqueros, y también estarán ‘tomados’, eso sí –todos y literalmente– por los pescadores, que disponen de su segundo fin de semana de pesca después de la apertura el pasado domingo.


La temporada de las restricciones pandémicas ha arrancado como se esperaba, pescando como siempre al ritmo que impone la sabia naturaleza. De hecho, estuvo marcada por el frío y parece que a partir de la fecha cambiará un poco el panorama en lo meteorológico. La esperada estabilidad entre cambios a veces bruscos, y siempre significativos, dará paso a días de pesca más cómodos.


Primeras conclusiones

Será tiempo de más conclusiones que las de los primeros días, en los que los cotos tradicionales, los libres y los embalses, circunscribieron sus capturas a determinadas horas del amanecer (cuando no a la noche cerrada al inicio de la jornada) y del ocaso.


Ya hay más permisos disponibles, pero el problemas es que muchos de ellos no se expiden, quedan ‘desiertos’ por el estado de muchos cotos. Un ejemplo, ‘al ladito de A Coruña’, lo tienen en el Mero. Un río que debería ser un jardín y que parece, en algunos tramos, una verdadera cloaca. Lo mismo que ocurre con el río que desemboca en la ría coruñesa sucede con otros cotos. Los pescadores comentan lo mismo en estos días de apertura, si no se pueden mantener dichos tramos, que sean libres.


Ha sido un inicio de curso marcado por la improvisación, en algunos casos, administrativa. Licencias gratuitas renovadas automáticamente a los mayores de 65 y menores de 18 ante la imposibilidad de hacerlo de manera telemática. Convenios con las sociedades prologados de idéntica manera después de las quejas de las mismas tras un primer borrador enviado por Medio Ambiente que, entendían los pescadores, era imposible de cumplir,. Orden de vedas con modificaciones por errores... Nada nuevo a lo que no esté acostumbrado el cañista ni protestas a las que no lo estén los gestores ‘de siempre’ de la pesca gallega. 

Segundo fin de semana con los ríos ‘tomados’