Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

La progresión de un “líder”

A la izquierda, Diego Villares en Infantiles con el Racing Villalbés durante la campaña 10-11; en el centro, con los Juveniles de dicho equipo, y a la derecha, con el Depor este curso 20-21 | javi ferreiro/j.f./quintana
|

Desde su aparición en las alineaciones del RC Deportivo hace cinco jornadas (en la segunda parte ante el Coruxo) la escuadra entrenada por Rubén de la Barrera ha experimentado una metamorfosis radical de la mano de un joven talento que se desloma en cada partido en la medular: Diego Villares.


Sacrificio constante, presencia, potencia y criterio caracterizan el desempeño de un chaval de 24 años criado en las categorías inferiores del Racing Villalbés.


Uno de sus descubridores en el club enseña del fútbol en A Terra Chá, Simón Lamas, no se sorprende lo más mínimo por la irrupción del ‘22’ en el cuadro blanquiazul.


“Como coordinador de la cantera lo tuve varios años, así como también uno en Juveniles y media temporada en la que estuvo cedido por el Deportivo en la temporada 18-19. Es un chico humilde e introvertido pero en el campo se transforma hasta convertirse en un líder total”, precisa su exentrenador.


Preguntado por las virtudes que le hicieron despuntar desde su más tierna infancia, Lamas precisa que Villares amalgama numerosas virtudes. “Se trata de un centrocampista muy completo, que puede jugar en bandas o por el centro. Posee un cambio de ritmo espectacular, es muy explosivo y conduce el balón bien. Es el típico centrocampista que puede superar líneas con facilidad. Además, su ritmo de juego no decae con los minutos sino todo lo contrario, lo mantiene todo el partido o incluso lo incrementa. Esto lo convierte en un jugador muy bueno”, subraya un técnico que tal vez observa un aspecto a mejorar en sus prestaciones.


“En mi opinión puede perfeccionar el juego de espaldas a portería rival; sería un factor que incrementase más si cabe su versatilidad como jugador en la parcela ancha”, agregó.


Simón Lamas deja constancia de que Diego posee aún por delante un amplio margen para seguir creciendo como profesional.


“La gente que lo conocemos no nos extrañamos cuando subió al primer equipo del Deportivo, es un chaval muy maduro para la edad que tiene y su implicación en el campo da buena fe de ello. Cuando estaba con nosotros en Juveniles ya iba a muchos partidos con el primer equipo y destacaba tanto o más que con los chicos de su edad. Es muy constante y nunca se estancó en su trayectoria como futbolista, siempre ha dado pasos hacia adelante, hasta que por méritos propios se convirtió en capitán del Fabril y en uno de los hombres más fuertes y constantes de este equipo. En el Deportivo auguro que puede ser también relevante en la lucha por el ascenso”, finalizó.

La progresión de un “líder”