Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Miku, ambicioso: “Tenemos un potencial tremendo”

El atacante venezolano, durante la práctica de ayer a puerta cerrada en el estadio de Riazor | patricia g. fraga
|

El delantero deportivista Nicolás Fedor ‘Miku’ apuesta por el conjunto blanquiazul en el tramo final de la temporada debido a sus sensaciones en los últimos encuentros.


Después del trabajado triunfo 1-0 frente al Pontevedra la realidad herculina se observa desde un prisma mucho menos pesimista.


“Tenemos un potencial tremendo pero no hemos sido capaces de sacarlo a flote por eso estamos donde estamos en la clasificación”, expresó, al tiempo que precisa que “enlazar dos victorias ayudaría a que los jugadores saquen más el talento interno que de algún modo está como cohibido”.

El internacional venezolano opina que en los dos encuentros que restan y particularmente en el del domingo en Barreiro (11.30 horas) el equipo debe tener “la ambición de jugar y la humildad a la hora de ponerse el mono de trabajo”.


1Otro encuentro a vida o muerte en 2ªB

Después de haber obtenido una vida extra el pasado domingo en Riazor ante otro de los considerados ‘gallitos’ del subgrupo, el Deportivo tiene la oportunidad de seguir soñando con colarse en el podio que daría acceso a la pugna por el ansiado ascenso.


Aunque la empresa no se antoja ni mucho menos sencilla, las posibilidades de éxito pasan inexorablemente por arrancar los tres puntos del campo del filial celeste.


“Cuando defiendes este escudo y en esta categoría todos los partidos tienen su dificultad y cobran importancia mayor. Tenemos siempre la ambición de hacerlo bien y ganar los partidos. Todos los partidos se convierten en vida o muerte y hay que ser conscientes de ello”, expuso en rueda de prensa telemática.


2 Cree que el colectivo está más centrado

Después de haber experimentado un duro golpe de realidad —con hasta siete jornadas seguidas sin conocer la victoria—, el club deportivista se encuentra con los cinco sentidos puestos en culminar la liguilla inicial con seis puntos ante Celta B y Zamora.


Y es que la mentalidad del vestuario coruñés sufrió una profunda metamorfosis para pasar de claro favorito al ascenso a priori a uno de los aspirantes más a este privilegio.


“Siempre he sido una persona muy ambiciosa, va en mí. Veo al grupo centrado, pero ahora no está incurriendo en lo de principio de año, en el que ya se hablaba de a ver cómo iba a ser el playoff de ascenso, cuando sería…”, dijo.


En este sentido, siempre enarbolando la bandera de la prudencia, puso en relieve la importancia de pensar única y exclusivamente en la próxima contienda, emulando al mismísimo Diego Pablo Simeone.


“Aunque suene a tópico, vamos partido a partido. Estamos viendo cómo sacar los tres puntos este domingo y el míster ha sido muy enfático en eso. Que nos dejemos de cuentas, de mirar arriba o abajo. A principios de año estábamos muy pendientes de eso y fue perjudicial”, agregó.


3 Ya olvidados sus percances físicos

Miku confesó ante los medios su frustración de inicios de curso por no poder estar ayudando tanto como le gustaría al Deportivo en su carrera por regresar al fútbol profesional.


Y es que una retahíla de lesiones truncaron su continuidad. Un lastre al que para nada estaba acostumbrado este futbolista de 35 años.


“Estoy muy triste por las lesiones; en mi carrera siempre estaba acostumbrado a jugar muchos partidos, el fin de semana y entre semana. Cuando iba con Venezuela jugaba 70 partidos al año. El curso pasado donde estuve —Omonia Nicosia chipriota— pararon la liga por el Covid muy pronto y vine aquí sin hacer nada de fútbol en seis meses. Solo entrenamientos de gimnasio, que no es lo mismo. Me lesioné y después sufrí una recaída por mi culpa, por querer volver antes de tiempo casi me rompo el tendón. Pero ahora estoy bien, pensando en ayudar al equipo”, manifestó.


4 Diplomático con Fernando y Rubén

Preguntado acerca de su adaptación táctica a los esquemas de juego adoptados por sus dos técnicos de la presente campaña, Fernando Vázquez y Rubén de la Barrera, el atacante venezolano de ascendencia húngara precisó que ambos obedecen a dos formas diferentes y respetables de entender el fútbol.


“La forma de entrenar de Fernando es más arcaica, arraigada hace mucho tiempo y le ha ido bien; Rubén es de la nueva escuela. Los dos querían lo mejor para el club, para el Depor, a los dos les duele el escudo. No podemos decir si es mejor o peor”, indicó.


5 Respeto por el Celta B y su terreno de juego

Nicolás Fedor advirtió del peligro que entraña el próximo adversario blanquiazul, un Celta B que ya en la primera vuelta en Riazor fue capaz de arrebatarle tres puntos a una escuadra como la coruñesa, con ganas de revancha en un escenario como Barreiro en el que no será sencillo sobre el papel desarrollar un juego demasiado vistoso.


“El Celta B es un equipo que nos ganó en la primera vuelta en nuestra casa y que tienen jugadores que algunos ya han debutado en Primera División. Juegan en un campo de dimensiones más pequeñas pero pasar por estos campos nos ha hecho profesionales”, apostilló. 

Miku, ambicioso: “Tenemos un potencial tremendo”