Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Los goles se celebraron con rabia en el test blanquiazul

El internacional nigeriano Uche Agbo golpea el cuero durante la sesión preparatoria de ayer miércoles. | p.g.f.
|

En una campaña en la que el Deportivo solo ha sido capaz de perforar el marco contrario en nueve ocasiones a lo largo de las primeras 16 jornadas, el gol se paga a precio de oro en el entorno blanquiazul.


Los futbolistas herculinos intentan afinar su punto de mira en los entrenamientos, donde cada diana se celebra como un síntoma de alivio y confianza.


Arietes como Miku o Beauvue hasta el momento no han dado la talla en la finalización pero ello no es óbice para que se empleen a fondo en cada acción del juego.


Durante el partidillo final del entrenamiento de ayer, en espacios reducidos, hubo oportunidad de presenciar tantos de bella factura; dicha pachanga concluyó, paradójicamente, con un autogol de Nacho. 

Los goles se celebraron con rabia en el test blanquiazul