Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Acusaciones de amaño en el selectivo para los Juegos de Tokio

Saúl Craviotto, Marcus Cooper Walz, Carlos Arévalo y Rodrigo Germade | RFEP
|

Las aguas tranquilas de Trasonas, en Asturias, son bravas desde el pasado domingo, cuando estalló un escándalo de supuesto amaño en el selectivo del piragüismo español para los Juegos de Tokio.


El K4-500 metros formado por Carlos Arévalo, de Betanzos y que ya se ganó la plaza en el K1-200, Saúl Craviotto, cuádruple medallista olímpico, Marcus Cooper Waltz, campeón en Río 2016, y el cangués Rodrigo Germade marcó un tiempo de 1:20.842, el mejor registro de las tres embarcaciones que se juegan el billete para Tokio.


Carlos Garrote participó el viernes en la primera serie junto a Cristian Toro, Craviotto y Arévalo (1:24.067). Y Toro repitió el sábado con Craviotto, Cooper y Arévalo (1:24.664). Las dos combinaciones se quedaron bastante lejos del crono que marcaron el domingo y el equipo técnico decidió interrumpir el selectivo.


El ventilador

“El proceso de selección interno quedó intervenido por el técnico responsable del proyecto al detectar posibles irregularidades. El entrenador tomó esta decisión al tener sospechas de manipulación de tiempos por parte de algunos deportistas. Considero que esto se debe de saber por la gravedad del asunto”, desveló Garrote con un mensaje a la prensa, publica El País.


Ausente el domingo, Garrote parece acusar a los dos únicos palistas que tienen asiento en las tres embarcaciones y, por tanto, sitio asegurado en el K4-500 para Tokio, Craviotto y Arévalo. Y así se lo hizo creer a Toro para no participar en la serie que debía celebrarse ayer. “Si sales el martes aceptas la derrota. Si no sales, queda demostrado que nos han robado”, declaró, según El País.


De las insinuaciones también se hizo eco Juan Román Mangas, expresidente de la Federación Española: “No doy nombres, pero si el entrenador suspende el proceso es que hay algo irregular. Y si analizas los tiempos, sospechas”, dijo en declaraciones para Castilla y León TV.


La versión oficial

La Federación aportó su versión oficial cuando las acusaciones ya estaban lanzadas: “La diferencia de tiempos quizás no responde a un solo motivo, ya que existen variables como que el segundo día hizo más frío, que la salida se hace manual con pontonero y no automatizada, y la propia activación de los deportistas”, en palabras de Miguel García, responsable del K4.


"El test previsto para esta mañana no se ha disputado porque los deportistas, después de todo este maremágnum, no están en condiciones de aportar el 100 por cien en cada prueba, de manera que la información que íbamos a obtener no nos sirve", añadió el entrenador.


En medio de un ambiente hostil, la Federación anunció que el proceso selectivo continuará hoy con tres nuevas series que resolverán cuál es la embarcación que representará a España en los Juegos de Tokio esta misma semana.

Acusaciones de amaño en el selectivo para los Juegos de Tokio