Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El más difícil todavía

En la primera vuelta, el Basquet Coruña se impuso por 62-60 al Oviedo gracias a una increíble remontada final: parcial de 9-0 en poco más de 30 segundos ya dentro del último minuto | pedro puig
|

El Basquet Coruña encara el más difícil todavía en la jornada final de la fase regular, donde a la maldición de Pumarín se une la ausencia de Augustas Peciukevicius.


El fortín del Oviedo es, después de nueve visitas (entre Oro y Plata), la única pista donde todavía no ha ganado el equipo herculino, que también presenta balance negativo (4-7) contra el conjunto carbayón en los cara a cara en Riazor.


Pero nunca una victoria ha sido tan importante como la que está en juego esta tarde. Para los de Sergio García, conseguirla supondría avanzar con seis (de ocho posibles) a la segunda fase, en tanto que para los de Natxo Lezcano sería la tercera contra los otros cuatro integrantes del top-5 definitivo del Grupo A.


El Oviedo viene de ganar en Burgos (71-78) después de salir escaldado de Valladolid (102-84), donde pagó cara su mala primera mitad, en tanto que el BC lo hace tras perder a Pecius en la cómoda victoria (68-46) contra el Cáceres.


Perímetro poderoso

La baja del base lituano, muy relevante ya de por sí, cobra un plus de importancia ante un rival con dos terceras partes de se máximo potencial anotador procedentes del perímetro, el base Micah Speight (12.9 puntos, con 46.7% de acierto en triples) y el escolta Elijah Brown (12.1). La otra parte está ubicada en el poste alto, el territorio de Marc Eddy Norelia (12.4, con 50% desde el arco).


El cuarto poder es su compañero de ‘frontcourt’, el veterano pívot Óliver Arteaga, que aporta 9.8 tantos y 5.1 capturas por encuentro. Una batería interior reforzada por otro clásico de la LEB Oro, Massine Fall, quien debutó de azul la semana pasada.


También presenta novedades en la pintura el Basquet Coruña. Hoy se estrenará con la ‘marea naranja’ el nigeriano Lottana Nwogbo, fichado la pasada semana para cubrir una nueva baja por lesión de Abdou Thiam.


El rebote, faceta en que el BC lidera los ránkings de totales y de ofensivos, y la defensa exterior (el Oviedo es el segundo equipo que mejor tira desde la larga distancia) se postulan como las principales claves para romper la maldición de Pumarín, donde también hará falta recuperar la puntería desde el arco perdida la jornada pasada (4 de 23) tras unas semanas precedentes donde los porcentajes de acierto habían mejorado notablemente.


Las circunstancias no son las mejores, pero el premio de un sexto triunfo –uno menos que los que arrastrará el Breogán–, bien vale un esfuerzo extra y un paso adelante de algunos jugadores que pueden –y deben– ofrecer más.

El más difícil todavía