Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

“Pase lo que pase”, el club seguirá

El dirigente, en el Estadio Abanca Riazor, desde donde dio la rueda de prensa | rcd
|

Después de tres semanas de profundo análisis del club, el nuevo presidente del Deportivo, Antonio Couceiro, abordó casi una treintena de preguntas en hora y cuarto delante del micrófono para esbozar las líneas del proyecto que tiene su Consejo de Administración y quien lo ha designado, la entidad financiera Abanca, para el centenario club blanquiazul.


El presidente de la Cámara de Comercio de A Coruña, que compaginará ese cargo con el que ostenta desde el 8 de febrero en el Deportivo, indicó que se han “entrevistado con multitud de responsables” del equipo herculino para conocer la situación de las distintas áreas de la entidad y conocer sus “preocupaciones”. A eso ha sumado “informes” del club. Todo ello para “conocer en profundidad la situación” en que se encuentra.


“Eso nos permite vislumbrar las decisiones a tomar”, indicó Couceiro, quien definió el momento que atraviesa el Deportivo como “la situación más delicada y compleja en sus casi 115 años” de historia.

En este sentido, reconoció que “ascender a Segunda se antoja casi un milagro” a estas alturas de la temporada.


Así que el objetivo principal ha pasado a ser “luchar por mantener la categoría y como mínimo estar en la Primera Federación”.


“Nos lo vamos a jugar absolutamente todo en los próximos tres partidos”, admitió Couceiro, que mandó un mensaje de tranquilidad: “Pase lo que pase, el deportivismo tiene que tener la tranquilidad y garantía de la continuidad del proyecto”, advirtió al recordar que cuenta “con el respaldo del principal accionista del Deportivo”.


La pretensión del Consejo es “un Deportivo estable, solvente y fuerte”. Un equipo que se construirá, dijo, partiendo de “unos cimientos sólidos”. Será un “modelo basado en la cantera”. “Un proyecto realista, pero ambicioso, a la altura de nuestro club”, incidió.


A la afición, de la que dijo que “nunca ha dado la espalda” al Deportivo, le pidió que ayude a “recuperar la tranquilidad, un clima de estabilidad institucional para desarrollar el proyecto”.


“El futuro económico y social está garantizado. Nuestro principal reto es que sea fiable”, afirmó Couceiro. El objetivo es un “Deportivo sostenible deportiva, económica y socialmente”.


Para eso también pidió el apoyo de las “empresas e instituciones” de la ciudad. La unión es la fuerza. “Lo único que nos tiene que preocupar es la situación deportiva, apoyar todos como un solo deportivista al equipo técnico y jugadores hasta el final” para mantener “las opciones de ascenso” e iniciar la “reconstrucción”.


Respecto a la situación económica, explicó que es “muy delicada”.


“Si no hubiera un primer accionista que apuesta decididamente por el club y esta dispuesto a aportar recursos financieros, el Deportivo no tendría viabilidad económica”, precisó.


También apuntó que se ha “valorado la capitalización de la deuda” que todavía hay contraida con Abanca, pero es “algo que compete al accionista”. “Estoy convencido de que en el plan de futuro se tendrá muy en cuenta esa opción si se considera importante para el club”, sostuvo. Couceiro se mostró convencido de que habrá un “diálogo fluido” con Abanca, pero eso no lo “calificaría como injerencias”.

“Pase lo que pase”, el club seguirá