Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

“Un gol en contra nos mina la moral”, admite el zaguero

Reconoce que el Deportivo no tiene capacidad de reacción | aec
|

El equipo coruñés parecía haber levantado el vuelo con la victoria ante el Guijuelo en el Estadio Abanca-Riazor, con la que rompió una serie de siete partidos sin ganar y cinco sin ver portería, pero en A Malata recuperó la versión anterior, se quedó a cero y encajó una derrota por la mínima que le ha dejado contra las cuerdas. Héctor Hernández admitió que el equipo no tiene capacidad de reacción.


“Veníamos de una victoria contra el Guijuelo que anímicamente nos vino muy bien a nosotros y la afición, afrontábamos el partido de Ferrol como muy importante para nosotros. A día de hoy, ahora mismo, un gol nos hace mucho daño psicológicamente. Con 0-0 puede ser que se lo llevaran ellos o nosotros, estábamos cómodos, pero un gol, ya no te digo ahora, durante todo el año, nos mina la moral, no hay capacidad de reacción, nos lo metieron y era todo cabezas gachas, imposible la remontada”, confestó el futbolista blanquiazul.



Antes, a los contrarios les costaba un poquito más hacernos gol


Ahora, el Deportivo afronta una semana para limpiar la mente. “Creo que este parón nos va a venir bien para las cabezas, analizar lo que está pasando, mirarnos a la cara, decirnos las cosas a los ojos y afrontar de la mejor manera el partido con el Pontevedra”, arguyó.


El equipo ha intentado dar pasos al frente en ataque, pero lejos de marcar más goles (solo hizo uno) ha empeorado sus prestaciones defensivas con más tantos en contra.


“Antes, a los contrarios les costaba un poquito más hacernos gol, manteníamos más veces la portería a cero, hemos entrado en una racha negativa, cualquier ¡huy! nos hace daño, en cualquier ocasión sientes como miedo, las cabezas no están cien por cien centradas, el rival tiene ocasiones, tenemos que estar centrados en lo nuestro, un gol nos hace mucho daño a la cabeza por la situación en la que estamos, no estamos bien, somos los primeros que lo sabemos, la afición lo sabe y no queda otra que remar todos juntos”, incidió el futbolista del Deportivo con autocrítica.


Las expectativas

Héctor recordó cómo se fraguó su fichaje por el equipo herculino y las expectativas con las que llegó.

“Cuando te llama el Deportivo, miras su pasado, ves que es uno de los más grandes de España, analizas la llamada, es el Deportivo, en Segunda B, vale, pero no es un equipo cualquiera y tanto nosotros como creo que la afición pensaba que el Deportivo iba a estar un año en esta categoría e iba a subir al lugar que merece, la Liga de Fútbol Profesional, pero lo he dicho muchas veces: esta categoría es muy difícil, superficies a las que no estás acostumbrado y un rival delante que no te lo va a poner fácil”, apuntó el jugador de la entidad blanquiazul.


Tampoco nos vamos a engañar, con ocho tantos mucho más no puedes hacer


El guion, cambiado

El Deportivo miraba hacia arriba, o eso pretendía, pero no ha estado a la altura. Solo ha ganado un partido desde que se impuso al Racing de Ferrol en la primera vuelta de esta fase de la temporada en la que se encuentra el equipo. Nada que ver con el propósito inicial, con lo que esperaban los jugadores y la afición.

“Al final, gente de comunicación, jugadores, afición... lo que todos pensábamos, creíamos es: vamos a llegar frescos a las rondas eliminatorias porque la primera fase la vamos a pasar con la gorra, pero hay un rival cada domingo, campos a los que no estás habituados, superficies que no son las más cómodas. Nos hemos dado cuenta un poquito tarde, pero no hay excusas. No queda otra que intentar sumar los tres puntos ante el Pontevedra”, dijo con el punto de mira en el próximo encuentro y en llegar hasta donde se pueda, hasta donde dejen los rivales.


Sequía

Uno de los grandes problemas del equipo es la falta de gol. Solo un tanto desde la llegada de Rubén de la Barrera al banquillo en sustitución de Fernando Vázquez y han pasado ya seis jornadas. Héctor Hernández consideró que es un problema colectivo, que no es solo una cuestión de falta de puntería de los delanteros, que hay más detrás de todo eso.


“Tampoco nos vamos a engañar, con ocho goles mucho más no puedes hacer y ojo que no culpo a los delanteros, es todo el equipo. Si desde defensa sales con una posesión más limpia y luego los medios, estaremos más cerca de llegar a meter la pelotita. Estamos llegando más pero no estamos afortunados de cara gol. El otro día en Ferrol tuvimos varias ocasiones, no las metes, el contrario también juega, tiene sus ocasiones y por desgracia, mala suerte, ellos metieron y nosotros no pudimos reponernos. El gol son rachas, dinámicas y esperemos darle la vuelta a todo esto. Será fruto del trabajo de todo el equipo, del portero, de la defensa, de los centrocampistas, dar más facilidades a los delanteros para marcar, que así se liberen ellos. Es la dinámica a seguir”, recomendó.


También valoró el cambio en el Consejo. “Lleva unos cuantos presidentes en tres años, no hay una estabilidad, pero nosotros, independientemente de eso, nos tenemos que aislar, centrarnos en el día a día y jugar”, advirtió. 

“Un gol en contra nos mina la moral”, admite el zaguero