Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Yeferson Quintana: “En Riazor no entendía cómo Uche no sudaba y el resto nos volvíamos locos”

Yeferson Quintana protege la pelota ante la presión de Cristóbal Gil durante el partido con el Guijuelo, en el que el uruguayo fue expulsado y sancionado posteriormente con cinco encuentros | aec
|

El defensa central uruguayo Yeferson Quintana es uno de los ‘refuerzos’ del Racing de Ferrol para el tramo decisivo de la primera fase de la liga. El charrúa, que juega cedido por el Peñarol, acaba de cumplir una sanción de cinco partidos por su expulsión contra el Guijuelo el pasado 12 de diciembre. Un encuentro por la tarjeta roja y otros cuatro por insultar al árbitro. El futbolista de 24 años regresa a la competición justo a tiempo para desquitarse ante un rival que en la primera vuelta les ganó en Riazor gracias a un penalti suyo.


Estarás como loco por volver.

La verdad es que sí. Estos cinco partidos fueron duros porque vine aquí para dar lo mejor y estar con mis compañeros. Ese castigo me perjudicó y eso molesta un poco. Estoy con muchas ganas de jugar, aunque sé que hay otros compañeros que vienen entrenando igual que yo y que también pueden hacerlo bien si el míster quiere que jueguen ellos.


Te has perdido casi un tercio de la primera fase.

Sí, por eso ha sido duro porque sabía que tenía un campeonato corto y que me caigan cinco partidos cuando vengo a sumar minutos y buscar lo mejor para el día de mañana... No me esperaba un castigo de cinco partidos, pero es un aprendizaje y me lo tomo así.


La verdad es que la sanción suena un poco fuerte.

Sí, lo hablé muchas veces con mis compañeros, sigo sin entender cómo me cayeron cinco partidos por una cosa que no fue ni una agresión ni nada. Además, que cuatro fueron por lo del árbitro, pese a que al final le pedí disculpas... Después del partido, viajé unos días a Uruguay, me enteré del castigo estando allí y me quedé helado.


Regresas a tiempo para vengarte del penalti que cometiste en Riazor.

Sí, la pelota me tocó justo en la mano, a pesar de que no traté de hacer penalti. Encima, enfrentándome al Deportivo, que muchos amigos con los que jugué en Peñarol me contaron muchas cosas del club, así que yo estaba muy ilusionado con ese partido, con muchas ganas de jugarlo, y fue una pena.


¿Qué compañeros de Peñarol te hablaron del Depor?

Estoyanoff y Fede Valverde, estuve hablando con ellos en la distancia. Me contaban que Riazor era un estadio muy bonito, que la ciudad era estupenda, que habían disfrutado mucho allí y me decían que viniera tranquilo a España, que ellos habían dejado una buena marca aquí y que los uruguayos somos muy respetados aquí. También me lo dijo el ‘Cebolla’ Rodríguez, que estuviera tranquilo, que ellos ya me habían abierto el camino —se ríe—, y eso me animó a venir.


Otro histórico de Peñarol que jugó en el equipo coruñés fue el ‘Rifle’ Pandiani.

Sí, fue uno de los que me escribió enseguida, en cuanto llegué a Galicia, diciéndome que estaba a mi disposición y de mi familia para lo que necesitara y que contara con él.


Fede Valverde jugó cedido en el Depor sin demasiada fortuna en la temporada 2017-18, en la que los herculinos bajaron a Segunda. Disputó 24 partidos, la mitad como titular, pero dio muestras de su enorme calidad justo antes de regresar al Real Madrid. ¿Te sorprende el excelente rendimiento que está dando con el equipo de Zidane?

No me sorprende porque cuando lo veía jugar, que tenía 16 años, tenía una clase increíble, de llevarla pegada al pie. No es un jugador de pegar, sino de clase A, que está siempre bien perfilado, te da un respiro con la pelota y por algo ha conseguido lo que viene haciendo. Le conocí siendo un pibe, todavía sigue siéndolo y tiene mucho por delante para triunfar.


¿Crees que no has tenido demasiado tiempo para demostrar tu talento en España?

Primero de nada, sabiendo que la liga es corta, a veces el jugador necesita un tiempo para encontrar su mejor nivel. Además, el rendimiento del jugador también va ligado con lo que te brinda el equipo, y luego me toca la expulsión, que cinco partidos son muchos para jugar y demostrar cosas.


¿Cómo te sientes en la Segunda División B?

Muy cómodo. Es un fútbol con mucha intensidad, que me gusta jugar y es lindo porque se juega un poco más que en Uruguay, que allí es más agresivo, más pelotas largas. Aquí se juega un poco más. El debut con el Racing lo hice tras viajar a Uruguay a buscar la Visa un domingo, regresé para acá el miércoles, Emilio Larraz me preguntó si estaba para jugar, le dije que sí y me encuentro con que marco dos goles en mi estreno.


¿Cómo recuerdas el duelo de la primera vuelta en Riazor?

Fue un partido que sabíamos que si ganábamos, podíamos dar un paso adelante. Fue un partido bueno, interesante porque a pesar de que en el arranque tuvimos un penal que hice yo, nunca bajamos la cabeza ni lo dimos por perdido. Riazor es un campo que está muy bien para jugar al fútbol y les jugamos de igual a igual, que ambos equipos veníamos casi pegados en la clasificación.


Y seguís pegados, pero fuera de las tres primeras plazas. ¿Qué ha sucedido?

Como el campeonato es corto, sabíamos que si pierdes muchos puntos, te quedas atrás. Ganabas dos partidos y estabas arriba de nuevo, pero hemos perdido muchos puntos en casa y eso nos ha lastrado, pero ahora trataremos de revertirlo contra el Deportivo.


En Riazor tuviste que lidiar con tu compatriota Diego Rolan, que fue quien forzó y transformó el penalti. ¿Qué te marcó más de aquel encuentro?

Sí, fue un partido especial. Justo estaba con un amigo en Ferrol, que se había venido conmigo. Después del partido, cuando llegué a casa, estaban pasando la repetición en la televisión y lo primero que le dije fue que me sorprendió el que juega en el medio, Uche Agbo, que jugaba a un ritmo que yo no entendía cómo él no sudaba y el resto nos estábamos volviendo locos. No era capaz de comprender la facilidad con la que jugaba. Fue de los que más me impresionaron. También recuerdo que estuve hablando con Rolan, que le decía ‘deja de correr un poco’. Pero el que más me sorprendió fue Uche Agbo.


¿Y qué futbolista del Racing te ha sorprendido más?

El que me gusta mucho es Álex López, es un jugador muy interesante y su carrera lo respalda. Después, otro que puede dar un plus, que tiene que mejorar unas cosas, es Juan Peñaloza, el colombiano, que tiene un potencial bárbaro y siempre le digo que tiene que meterse en la cabeza que está aquí para dar un paso adelante y se tiene que tomar esto como un trampolín. Me ha sorprendido mucho.


¿Por qué no funciona el equipo en A Malata y, sin embargo, sí es solvente a domicilio?

Es lo que tratamos de entender, que en casa tenemos que ser más fuertes. Nos hemos dejado muchos puntos y eso nos está penalizando. Tenemos que darle esa vuelta de tuerca, pero todavía no hemos podido encontrarla.


Va a ser un partido de mucha intensidad; no creo que haya más de dos goles


¿Cómo os sentís con Cristóbal?

Con Emilio jugábamos con una línea defensiva de tres y Cristóbal la ha pasado a cuatro. Llegó de la mejor forma, brindándonos la confianza a todos y haciéndonos saber que la actitud no se negocia. Siempre nos pide el cien por cien en los entrenamientos, que busquemos tener el balón, que presionemos y eso refleja su manera de entender el fútbol cuando era jugador y ahora como entrenador.


¿Qué tipo de enfrentamiento esperas?

Va a ser un partido de mucha intensidad y los dos vamos a proponer. Nosotros jugamos en casa, así que vamos a dar lo mejor para quedarnos con los tres puntos y que arranque una racha de triunfos en A Malata. Para mí será un resultado apretado, no creo que vaya a haber más de dos goles en el partido, pero sí que vamos a ir a buscar lo mejor, pero creo que va a ser un partido muy cortado y de mucha intensidad.


¿Entiendes que el Depor pase tantos problemas?

Sí, porque es una liga en la que hay mucha competición. Hay equipos que no tienen buenos jugadores, pero que sí están acostumbrados a la Segunda B. Hay grupos que están formados desde hace años y, a veces, genera más un grupo que los buenos jugadores y eso lo transmiten a la hora de jugar.


¿Podéis hacerle daño al conjunto blanquiazul?

Yo creo que sí, confío en mis compañeros en que podemos hacerles daño, lo demostramos en el partido que jugamos contra ellos en Riazor, que estamos de igual a igual y tenemos un grupo humano muy bueno. Intentamos mejorar cada día y ahora que está Cristóbal, buscará las mejores armas para hacerles daño.


¿Cómo sería tu regreso soñado a la competición?

Para mí, lo más importante es quedarnos con los tres puntos. Si no juego, mis compañeros saben que voy a estar fuera apoyándolos, y si me toca estar dentro, también lo voy a hacer. El regreso soñado sería ganar porque necesitamos los puntos de casa, y más contra el Deportivo.

Yeferson Quintana: “En Riazor no entendía cómo Uche no sudaba y el resto nos volvíamos locos”