Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

De favorito a aspirante

|

Deesde hace unos años resulta difícil entender el deterioro deportivo e institucional del RCD. En apenas 20 años se ha pasado de ser el mejor equipo de España a navegar sin rumbo fijo por la tercera categoría del futbol nacional. De hecho es el único campeón de Liga que no milita en la división de honor.

Se han sucedido Consejos de Administración que han intentado reconducir, con honestidad y desigual acierto, la marcha del Club pero no se ha dado con la tecla. Y dentro de esa mala coyuntura, por lo menos se ha podido implicar a Abanca para asegurar la supervivencia de una institución centenaria en tiempos de crisis.

No voy a ser yo quien diga que estos últimos años no han vestido la camiseta blanquiazul buenos jugadores que ahora triunfan lejos de Riazor. Tampoco ha estado el banquillo mal provisto de técnicos, en la mayoría de los casos contrastados en otros clubes. Cierto es que ni el plantel de jugadores ni de técnicos ha sido excepcional pero si suficiente de mantener el tipo.

No creo que cese de Fernando Vázquez empeore más esta situación. El de Castrofeito fue un auténtico revulsivo en su vuelta al Depor. La temporada pasada hizo soñar a la afición con una permanencia impensable hasta ese momento. Tuvo mucho que ver en la recuperación anímica de la plantilla pero, justo es decirlo, durante los últimos partidos de la competición mostró su versión más desangelada. La crisis provocada por el partido contra el Fuenlabrada hizo mucho daño y dejó hundido al profesor. El reinicio de la competición en la B visualizó esa herida y la pérdida de esa capacidad de reacción. Reconozco que apenas tenía información sobre la trayectoria de Rubén de la Barrera, el nuevo entrenador, pero me atrae su manera de ver el fútbol. Se espera un conjunto más alegre y menos reservón. Plantilla hay para abordar el ascenso. La juventud y compromiso del técnico de Montealto debe de ser un revulsivo para cumplir esa meta.

Pero, en mi opinión, hay algo que debe de cambiar en el Club y no es otra transmitir a los jugadores el cambio de paradigma: de ser el claro favorito al ascenso hay que mentalizarse que el Depor es un aspirante más. Nada está hecho y queda mucho por hacer. En definitiva, imprimir a la plantilla el hambre de triunfos y no dar por hecho nada de lo previsto hasta ahora.    

                                                   

   @pgarcia_ramos

De favorito a aspirante