Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Javi Ballesteros: “Me va a costar coger el ritmo pero mi ilusión era volver a sentirme futbolista”

Javi Ballesteros, en su etapa en el Laracha de Tercera División en la temporada 2017/18 | raúl lópez
|

Formó parte de la cantera del Atlético de Madrid y estuvo a nada de debutar con el primer equipo en Primera División. Jugó en Segunda con el Eibar. Fue campeón de Segunda B con el Lugo. Sufrió tres lesiones de rotura de ligamento cruzado. Jugó la temporada pasada en el Miño, de Primera Galicia, y esta semana fichó por el Silva, con el que empezó a entrenar ayer. A sus 36 años, el delantero zamorano Javi Ballesteros mantiene la misma ilusión de siempre y está deseando ayudar al club coruñés  a conseguir la permanencia.

 

¿Por qué se ha decantado por el Silva?

Todo surgió una vez se canceló definitivamente la Primera Galicia porque mi intención era empezar la temporada con el Miño, jugar allí. Me han llamado varios equipos, pero el Silva apostó bastante por mí y yo no quería estar la temporada entera sin jugar. Me apetecía volver a competir, me decidí por el Silva y estoy ilusionado.

 

Indica que ha recibido más llamadas de clubes.

El único de Tercera ha sido el Silva. También se han interesados por mí algunos clubes de Preferente, pero considero que en Tercera uno se siente más futbolista y competir mejor. Si un jugador puede estar en una categoría superior, es mucho mejor y no debe dejar pasar la oportunidad.

 

¿En qué estado de forma se encuentra?

Me gusta hacer deporte por mi cuenta, no soy capaz de estar parado, pero sé que voy a notar el hecho de llevar tantos meses sin competir. Llevo prácticamente desde marzo sin tocar un balón. Solo he hecho tres entrenamientos con el Miño y soy consciente de que me va a costar coger el ritmo, que es lo que demanda una categoría como la Tercera División. Trabajaré duro para estar a tono cuanto antes y ayudar al equipo.

 

¿Cree que podría contar minutos el próximo domingo ante el Bergantiños?

Si tengo que jugar, lo haré encantado, pero hasta que no me empiece a entrenar y vea realmente cómo estoy, no lo puedo decir. A lo mejor creo que llego en buena forma y es todo lo contrario o al revés.

 

¿Estará solo hasta el 30 de junio en el Silva o quiere quedarse más temporadas?

De momento no tengo pensado nada. Todo ha ocurrido muy de repente. Lo primero será jugar esta temporada, disfrutar otra vez en Tercera y luego dios dirá. De momento solo pienso en hacerlo bien en lo que resta de liga.

 

¿Se planteó tomarse un año sabático teniendo en cuenta la situación por el Covid-19?

Mi idea era seguir jugando. Tenía acordada una temporada más con el Miño y, si se llegase a disputar la liga de Primera Galicia, habría jugado allí. También tenía claro que, si no se iniciaba la competición, me gustaría jugar en otro equipo. Quiero disfrutar en el campo el tiempo que me quede antes de retirarme.

 

¿Encaja el campo de A Grela y el estilo de juego directo del Silva con las características de Javi Ballesteros?

Sí, totalmente. Es un campo que se me ha dado muy bien siempre. He jugado muchas veces allí y siempre me ha ido bien. Por mis características de juego es uno de los campos que me mejor me puede ir, pero de poco sirve decirlo si no se demuestra.

 

¿Cómo ha sido la primera toma de contacto con su nuevo equipo?

El lunes no realicé el entrenamiento por lo que mi primer día con el equipo será hoy (refiriéndose a ayer).

 

¿Tenía mono de fútbol?

Sí, está claro. Todos los futbolistas queremos jugar y competir los domingos en un campo de fútbol. Por mucho deporte que pueda hacer, mi ilusión era volver a sentirme futbolista porque no tiene nada que ver.

 

Después de jugar en Primera Galicia, ¿le motiva volver a Tercera?

Sí, es una motivación volver a jugar en un equipo de Tercera División. Hace dos o tres semanas no se me pasaba por la cabeza, pero surgió esta opción y estoy con mucha ilusión por volver a ponerme a punto.

 

¿Cómo asimila un exfutbolista de Segunda División y Segunda B jugar en Primera Autonómica?

Se hace raro porque es un cambio muy importante y ya no solo con Segunda y Segunda B sino también con Tercera División. Es totalmente diferente tanto en el juego como en aspectos que parecen insignificantes como los vestuarios. Todo es menos profesional, pero te adaptas y compites.

 

¿De dónde saca la motivación un futbolista para seguir jugando en categorías mas bajas  después de tres operaciones importantes de ligamento cruzado?

Lo hago porque el fútbol es lo que me ha gustado siempre. Por muchas lesiones que tenga, jugar al fútbol no es un trabajo para mí. Me encanta y no me cuesta nada jugar en la categoría que sea.

 

¿Cuál es el secreto para que no se resientan los ligamentos?

Una lesión te cambia totalmente como futbolista, pero tres lesiones son una locura y no te queda otra que cuidarse muchísimo, hacer mucha prevención, alimentarse bien y mucha motivación para jugar porque es muy duro estar parado un año con cada lesión y más en categorías en las que solo te dedicas al fútbol porque ocurrieron cuando estaba en Segunda y Segunda B. Sin duda, las lesiones son lo más duro para un futbolista.

 

¿Cómo están sus rodillas en la actualidad?

En los últimos tres o cuatro años no me han dado problemas. Las cuido mucho y espero seguir así de aquí a que me retire.

 

Se juega con miedo después de una operación de rodilla?

Las lesiones graves nunca se olvidan. A todo futbolista le quedan marcadas. Al principio se juega con miedo, pero con el paso de los partidos es algo que se olvida.

 

¿Es otro futbolista después de tantas lesiones?

Está claro que te cambian la forma de jugar porque te restan velocidad y tienes que convertirte en otro delantero.

 

 “Rubén de la Barrera es un entrenador

de personalidad”

Javi Ballesteros es uno de los futbolista de Tercera con una de las trayectorias más dilatadas en Segunda División B.

 

¿Qué recuerdos tiene de la Segunda A?

Esos momentos nunca se olvidan. Los tengo muy presentes incluso a día de hoy. Poder disfrutar de un equipo profesional como el Eibar y enfrentarme al Zaragoza, al Tenerife, a la Real Sociedad… Es uno de los mejores recuerdos que tengo en el fútbol.

 

Uno de los entrenadores que ha tenido en su carrera ha sido Rubén de la Barrera.

Me entrenó en el Guijuelo. Hicimos un temporadón en el que el club disputó su primera fase de ascenso de la historia a Segunda A. Nos eliminó el Leganés. Clasificar al Guijuelo para el ‘playoff’ era impensable.

 

¿Puede encajar bien en el Deportivo?

A pesar de ser muy joven, es un entrenador que tiene mucha personalidad. El Deportivo va a practicar un fútbol que va a encantar a los aficionados. Un juego ofensivo, de tocar y, con el equipazo que tiene el Depor para la categoría, va a conseguir plasmarlo, sin duda.

 

También le entrenó el antecesor de Koeman.

Es uno de los entrenadores que más me ha gustado. Fui jugador de Quique Setién en el Lugo, donde teníamos un equipazo. Hacíamos un juego increíble y ganamos la liga.

 

¿Desarrollar una idea de juego atractiva está ligada a la calidad de los futbolistas?

Si un entrenador tiene las herramientas adecuadas, es mucho más factible, y, en momentos determinados, los futbolistas de calidad son capaces de sacar las castañas del fuego.

 

¿Todavía presume de que le ha marcado un central que ha ganado el Balón de Oro?

Sí (ríe). Me quedé con las ganas de su camiseta. Fue un Atlético-Real Madrid en un homenaje a Jesús Gil. Tuve la suerte de jugar casi todo el partido. Me impresionó tener enfrente a Cannavaro.

 

¿Cuál ha sido el defensa que más le ha impresionado en toda su carrera?

Por condiciones físicas, Ayala en el Zaragoza. Yo saltaba bastante, pero lo de él era increíble. También me llamó la atención Puyol.

 

¿Ha tenido alguna pesadilla por el ‘no debut’ con el primer equipo del Atlético?

Fui convocado con el primer equipo del Atlético contra el Zaragoza en la temporada 2006/17. En el minuto 86 se adelantó el Zaragoza, yo estaba calentando y pensé “esta es mi opción para debutar”. Nos quedaba un cambio y yo era el único delantero. Estaba preparado para entrar cuando expulsaron a Seitaridis y el ‘Vasco’ Aguirre anuló mi cambio y metió a Valera, que era lateral. Me quedé en la banda con las ganas. Nunca me olvidaré de Seitaridis.

 

Javi Ballesteros: “Me va a costar coger el ritmo pero mi ilusión era volver a sentirme futbolista”