Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Hay tiempo

|

Semana cargada de acontecimientos en el RCD. En la parte deportiva el equipo no pasó del empate ante el Unionistas pero mostró una cara más combativa y ofensiva que en anteriores citas. Falta gol y el cuerpo técnico es consciente de ello. El guión está marcado y obliga a ser disciplinado en su seguimiento para remontar en el tramo de competición que queda por disputar. Todavía hay tiempo para atacar el ascenso.

También compareció en rueda de prensa el presidente del Consejo de Administración para explicar, entre otras cosas, las sorpresas –que llama huevos Kinder- que se encontró en el Club. Después de oírle un discurso algo desordenado, no sé si el problema es si se pagaba la luz en Abegondo o si las lesiones musculares de los jugadores son los motivos del bajo rendimiento de la plantilla.

Lo cierto es que la situación es delicada. Como se dice popularmente el Club está “colgado de la brocha”. Apremia olvidar los tejemanejes internos, evitar rendir cuentas con el pasado y lanzar mensajes positivos al deportivismo. La actual posición del Depor es complicada pero quedan partidos para reaccionar, meterse entre los tres primeros y pelar por el ascenso.

Otra de las voces autorizadas es Abanca –ahora llamada La Propiedad- se manifestó ayer por boca del Presidente Escotet. En la presentación de resultados de la entidad bancaria anunció que en los próximos días acometerían cambios destinados a profesionalizar la estructura del Club. Aviso a navegantes para quien quiera entender que la sensibilidad de un banquero dista bastante de la visión tradicional de los distintos Consejos de Administración que pasaron por la plaza de Pontevedra.

Por último se pronunció el director deportivo, Richard Barral, sobre la confección de la plantilla. Explicó su punto de vista en los fichajes (sujetos al presupuesto en el que se movía), explicó los movimientos de bajas y altas, la destitución de Vázquez y asumió sus responsabilidades.

Si algo hay que agradecer al responsable deportivo en su comparecencia ante los medios es la que pidiese calma y apoyo para empujar el Depor porque hay tiempo y capacidad de reacción.

Parece que en este enmarañado piano que es el RCD son muchas las teclas que cada uno de los actores tocan de manera descoordinada y que finalmente distorsionan el mensaje de optimismo que precisa el delicado momento del Depor.

Agarrémonos a lo positivo. Hay motivos: el equipo ha demostrado una mejoría palpable, quedan partidos para llegar al objetivo y, que narices, es el RC DEPORTIVO de La Coruña.

@pgarcia_ramos

Hay tiempo