Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Luz en defensa y rebote, sombra en libres y triples

Gary McGhee es fundamental en el rebote: siete partidos de naranja le han bastado para auparse a la segunda plaza del ránking liguero | pedro puig
|

Aunque el Basquet Coruña es el tercer equipo que más anota de la LEB Oro, el triunfo del domingo en Valladolid dejó patente que la mejor vacuna contra la derrota es la defensa

Dejando al margen la condición de segundo conjunto que menos puntos encaja (69.0, por 67.7 del Breogán), el bloque que dirige Sergio García es letal (7 de 7) cuando deja al rival por debajo de 72 tantos. Solo dos veces ha recibido más de 79, saldadas con derrota: 67-80 ante el Real Valladolid (en su primer partido de la temporada tras ser aplazado el de la jornada inaugural en Burgos) y 83-88 frente al Tizona.

En las siete victorias (cuatro lejos de Riazor, donde continúa invicto), el conjunto herculino promedia 64.8 puntos encajados, 4.2 menos de la media de la temporada. La excepción –siempre la hay– es el derbi contra el Breogán, que los celestes se anotaron por 60-68.

Seis de diez
Otro aspecto clave, aunque no por ahora tan determinante, está siendo el rebote, apartado que la ‘marea naranja’ ha dominado en seis de los diez partidos disputados, de los cuales cinco acabaron con victoria.

En los otros dos triunfos, el Ourense le superó por la mínima (28-27) y el Palencia por dos capturas (32-34). La excepción se dio en la sorprendente derrota, en el último partido de 2020, ante el Tizona, donde el claro 34-24 en la batalla reboteadora no bastó para compensar los errores de el 6.75 y desde el 4.60.

El tiro libre es la principal asignatura pendiente, algo que necesita arreglar sí o sí un equipo tan físico, ventaja esta que en ocasiones queda anulada por los escasos miramientos del rival a la hora de hacer falta aun estando en bonus. El 65.1% (125 de 192) de (des)acierto coloca al BC como colista del ránking, con un 2.1% de margen respecto al segundo peor, el Melilla. Los 67 libres errados dan una media de 6.7 por partido, algo intolerable en un equipo de tan alto nivel. 

El pasado domingo, en el Polideportivo Pisuerga, la marca fue de 13 de 23. Ocho de los diez fallos los cometió Gary McGhee, quien llegaba a la cita con... 16 de 21 en los seis encuentros anteriores. Y tan solo es la cuarta peor. 

El punto más bajo lo marca el 11 de 24 (45.8%) en Riazor contra el Valladolid. Ante el Breogán, de haber mejorado el 10 de 20, la historia del derbi podría haber sido otra. En total son cinco partidos –la mitad de los disputados– por debajo del 65.1% que promedia un equipo capaz de firmar 12 de 13 en Ourense, 20 de 25 en Cáceres y 22 de 28 frente al Melilla. Difícil de entender desde otro punto de vista que no sea el de la falta de concentración. 

En los lanzamientos de larga distancia el Basquet Coruña ocupa el penúltimo puesto del ránking, con 78 convertidos de 242 intentados (32.2%). Un mal que podría convertirse en un importante hándicap a la hora de facilitar las evoluciones de los hombres altos. 

Más es muy poco
Cuatro días por debajo del 30% de acierto –dos con 20.6%– y tres más con eficacia inferior al 35% es un bagaje malísimo para el equipo que más triples lanza de Oro: 24.2 por choque, de los que falla 16.4. 

Dos jugadores necesitan mejorar especialmente, uno de ellos el llamado a ser el ‘francotirador’ de la plantilla, Osvaldas Matulionis, que solo acertado en 12 ocasiones de 40 (30%). El otro es Romaric Belemene, que aunque nunca ha sido un especialista en la materia está lanzando mucho (35) y acertando poquísimo (9).

Luz en defensa y rebote, sombra en libres y triples