Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Muralla en el Anxo Carro

Nafti espera comenzar el año con buen pie y que el Lugo sea más regular, para eso trabaja el técnico | efe
|

El Lugo finalizó 2020 con una derrota en Zaragoza (1-0) que ha supuesto también cortar la serie de partidos sin perder en que estaba inmerso hasta su visita a La Romareda y que ha corroborado, de paso, que el equipo de Mehdi Nafti, invicto en casa, es más flojo a domicilio.

Los rojiblancos habían enlazado seis encuentros sin perder, cinco en Liga (cuatro empates y una derrota) y uno en la Copa del Rey antes de acudir al campo del Zaragoza, donde les condenó un error en la salida del balón.

La victoria maña cortó la racha del Lugo en el campeonato doméstico pero además le privó de haberse acercado a los puestos altos de la clasificación, zona con la que coqueteó un par de jorndas cuando el entrenador de la entidad lucense se hizo cargo del equipo tras el cese del anterior técnico, Juanfran.

El conjunto gallego, que está en la parte media de la tabla aunque ha perdido algo de colchón respecto a las posiciones de descenso, solo ha caído fuera de casa con Nafti.

Desde que el franco-tunecino se hizo cargo del banquillo en la sexta jornada, los lucenses ganaron seis partidos de Liga, empataron cinco y perdieron tres.

 

El estreno en la banda

Nafti se estrenó en el Lugo con una serie de cinco partidos sin perder que se truncó ante el Espanyol y, en Liga, sin contar el partido de Copa del Rey con el Pulpileño (1-2) la semana pasada, repitió racha hasta caer en La Romareda ante un equipo que necesitaba la victoria para no meterse de lleno en la zona baja de la clasificación.

Las derrotas tienen algo en común: todas fueron lejos del Anxo Carro; como local, Nafti se mantiene invicto y ha hecho del feudo lucense un veradero fortín, contrastando así lo que venía ocurriendo con el anterior entrenador, quien no encontraba la fórmula para que su equipo se fortaleciese en los compromisos en los que jugaba como local.

Fuera de casa, además de caer tres veces (2-1 con el Espanyol y 1-0 con Alcorcón y Zaragoza), el Lugo sumó con su actual entrenador dos victorias (en sus dos primeros partidos a domicilio, ante Castellón y Logroñés) y tres empates (frente a Tenerife, Málaga y Mirandés).

Los lucenses no se imponen como visitantes en LaLiga SmartBank desde que ganaron al Logroñés hace casi dos meses y ya son seis los encuentros que han enlazado sin sumar los tres puntos lejos de su feudo.

Es la asignatura pendiente si los gallegos quieren pensar en estar un poco más arriba en la clasificación, aunque el objetivo del Lugo, un club humilde, es permanecer en el fútbol profesional el mayor número de años posible. No obstante siempre se puede soñar. También el Eibar lleva años en Primera. Todo es posible.

Muralla en el Anxo Carro