miércoles 08.04.2020

A competir en Zaragoza

Una pena la forma en que se escaparon dos puntos de Riazor la semana pasada. Después de ganar siete partidos seguidos por la mínima, parecía que con dos goles a cero a falta de veinte minutos podíamos contar una nueva victoria pero no pudo ser al no ver el árbitro una falta al portero en el primer gol y señalar un penalti riguroso en la línea de área para hacer el empate. En cualquier caso este empate no empaña el fenomenal comportamiento del equipo en esta segunda vuelta. 

El siguiente reto será intentar conseguir algo positivo en Zaragoza. Los maños, al igual que los coruñeses, son dos clubes con solera llamados a militar en la máxima categoría. Incomprensiblemente –o por errores deportivos y de gestión- lleva unas temporadas en el infierno de la división de plata si bien este año con Víctor Fernández –un hombre de la casa- en el banquillo tiene serias opciones de ascender.  No lo va a tener fácil el cuadro blanquiazul en la Romareda. 

La baja de Somma con una lesión que le obliga a decir adiós a la temporada será difícil de cubrir en el esquema de tres centrales que impuso con éxito Fernando Vázquez a su llegada al banquillo. Máximo si el defensa izquierdo Moreno se retiró del entrenamiento de ayer con molestias físicas. A fecha de hoy se desconoce si la baja del italiano va a permitir al Depor acudir al mercado para reforzar la retaguardia. El propio Consejo hizo esfuerzos por fortalecer esa posición en el mercado de invierno pero se truncó la contratación de Insua y no apareció nada interesante a la vista. Las posibilidades se cifran en que la lesión de Michele se prevea dure más de cinco meses -que permitirían fichar a un jugador en activo- o echarle el guante a un pelotero en paro.  La realidad es que la baja de Lampropoulos unida a las lesiones ha dejado cojo el eje central de la defensa. Queda esperar si Peru o Bergantiños ocupan su plaza o el técnico se anima a modificar un sistema que le ha dado grandes resultados.

Lo mejor es que el Depor ha salido milagrosamente de la zona de descenso directo y mira con optimismo hacia arriba. Quizás sea prematuro albergar esperanzas de alcanzar la promoción pero volver a ver el estadio lleno y a los aficionados enganchados de nuevo al equipo que se desplazan para arroparlo, bien vale la pena. Competir contra el Zaragoza volverá a demostrar que esta pequeña –o grande- revolución en el Depor no es sólo el sueño de una noche de verano.

@pgarcia_ramos

A competir en Zaragoza
Comentarios