sábado 14.12.2019

Si no traemos puntos de Almendralejo, ¿a qué espera para acftuar el presidente?

No sé por dónde empezar después del desaguisado vivido por el deportivismo el  mediodía del domingo frente al Elche en el Abanca-Riazor que, desde hace unas semanas, ha dejado de ser el fortín blanquiazul. Por supuesto que no quiero parecer el verdugo, ni tampoco el rompedor del ambiente, pero sí dejar bien clara la situación de nuestro querido Deportivo, uno de los pocos históricos que ostenta en sus vitrinas varios títulos de la máxima categoría del fútbol español.

Primero quiero aclarar esas dos situaciones del equipo en su desenvolvimiento en el terreno de juego. Y conste que no es de ahora pero lo vengo leyendo y escuchando, además de exponerlo y censurándolo por mí parte, casi desde que empezó la temporada, mencionando actitud y aptitud sin hacer caso de lo que realmente significan. La actitud es disposición y estado de ánimo, en tanto que la aptitud es bien distinta, ya que se refiere a ser capaz, trabajo, servicio o función. Menos palabrería de unos y otros, técnicos y jugadores, y más, mucho más, cumplir con la realidad del fútbol..

De lo contrario y si no hay un cambio total y absoluto, ya sabemos lo que nos espera. Sí, faltan muchos partidos hasta llegar al final de la Liga, pero estamos viendo que no somos capaces de tirar por los suelos el farolillo rojo que de momento ostentamos y que la caída de la LaLigaSmartBank amenaza seriamente. ¿No le preocupa al presidente?, pues a cortar por lo sano. Es lo que está pidiendo y exigiendo el deportivismo.

Es que inicialmente, frente al Elche, se exhibió cierta mejora y que el once presentado, con ligeros, muy ligeros cambios podría enmendar la plana, pero el árbitro de turno ´ayudó´ a los Ilicitanos en la segunda parte, comiéndose un claro penalti por mano de un defensa visitante en el área, y señalar otro en contra rodeado de dudas. Ahí, minuto 56 de partido, el Dépor se vino abajo pese a los cambios locales, que al menos en dos de ellos fallaron ante la portería contraria y colaboraron en el 1-3 final. Podía profundizar más en las carencias deportivistas, pero no cabe duda que en el mercado de invierno es preciso desprenderse de más de uno, pero sin cubrir plazas que no ofrezcan garantías, y por supuesto echar mano del Fabril después del acierto que incluir en la defensa ante el Elche al defensa Mujaid, habitual central que bien que cumplió como lateral, al igual que el incansable Mollejo, que marcó un gol y rondó otro de cabeza. Menudo ejemplo para el resto del equipo. .

Y el sábado visita a Almendralejo, para verse las caras con el Extremadura que está dirigiendo el ex deportivista Manuel Mosquera y entre sus titulares están otros dos jugadores que le cedió el Dépor, el lateral Caballo y el delantero coruñés Pinchí.  

Un partido que exige mucho y que el cuadro herculino no puede ni debe perder. Hay que traer, como sea, los tres puntos en juego. Adelante muchachos y...¡Forza Dépor

Si no traemos puntos de Almendralejo, ¿a qué espera para acftuar el presidente?
Comentarios